El 'efecto animadora': ¿somos más guapos cuando salimos en fotos con mucha gente?
  1. Alma, Corazón, Vida
¿qué es mejor para ligar?

El 'efecto animadora': ¿somos más guapos cuando salimos en fotos con mucha gente?

¿Es verdad eso de que cuando estamos rodeados de gente tendemos a parecer más atractivos? Sí y no, te explicamos cómo funciona (también en marketing)

Foto: Fuente: iStock
Fuente: iStock

Si alguna vez has visto 'Cómo conocí a vuestra madre' es probable que recuerdes uno de los 'gags' más famosos de la serie: el llamado efecto animadora. Cuando los protagonistas se encuentran en un bar, Barney Stinson explica que un grupo de chicas parecen guapas, pero en realidad no lo son: si se mira su rostro una a una y por separado, uno se dará cuenta de que en realidad no es solo que no sean bellas desde un punto de vista normativo, sino que parecen criaturas del Averno. El encontrarse en grupo (es decir, el efecto animadora) es lo que hace que parezcan guapas.

La broma podrá haber envejecido mejor o peor y ser más o menos cuestionable, pero plantea algunas dudas: ¿podría funcionar realmente el efecto animadora en la vida real? Y, más importante, ¿podría funcionarnos a nosotros y ayudarnos a sacar nuestro potencial?

No es algo nuevo. Marcel Proust escribió sobre el efecto que cuatro muchachas producían en el personaje de 'En busca del tiempo perdido' al verlas por primera vez, hasta el punto de enamorarse del conjunto de ellas sin fijarse en ninguna en concreto. El marketing también lo hace: utiliza la tendencia de las personas a percibir los productos de manera diferente cuando se presentan por separado en comparación con cuando se presentan uno al lado del otro.

A larga es posible que un rostro atractivo pueda beneficiarse de la presencia de otros igualmente atractivos, pero en las primeras impresiones es mejor estar rodeado de caras más feas (que la tuya)

Explica el psiquiatra Claude Messner en 'Psychology Today' que, del mismo modo, al evaluar un rostro de manera individual solo tenemos nuestros estándares internos para orientarnos. En la mayoría de los rostros que no son Scarlett Johansson o Chris Hemsworth, el atractivo es ambiguo. Por ello mismo, las caras se suelen evaluar en contraste con otros rostros que la acompañan. En otras palabras, los estándares de comparación ya no se basan en criterios internos, ya que ahora los observadores también utilizan criterios externos. Ahora aumente el atractivo de los rostros cuando se comparan con rostros menos atractivos. Sin embargo, un rostro en el contexto de rostros hermosos corre el riesgo de parecer menos atractivo en comparación.

Las investigaciones que se han llevado a cabo para analizar el efecto animadora se han centrado en evaluar rostros desconocidos flanqueados por rostros conocidos, para hablar de primeras impresiones. Los investigadores señalan que es posible que en otras situaciones el atractivo de un rostro pueda beneficiarse de la presencia de otros atractivos (es decir, a largo plazo uno puede beneficiarse de tener amigos muy guapos). Sin embargo, cuando se trata de primeras impresiones (por ejemplo, al ver a alguien mediante una aplicación), las caras se benefician si están flanqueadas por otras menos atractivas. Cuanto menos atractivo es un rostro, más se beneficia de la presencia de otros rostros. Y algo más: la posición no importa, las caras del medio se benefician tanto como las de la izquierda o derecha. Y esto sucede incluso con las caras generadas por ordenador.

Cuanto menos atractivo es un rostro, más se beneficia de la presencia de otros rostros en fotos

En resumen: el efecto animadora es una práctica de marketing bien conocida que se suele usar con productos de bajo presupuesto y se presentan juntos, frente a los artículos de lujo que se presenta por separado. Estas prácticas se pueden extrapolar para el 'automarketing' en las redes sociales. Pareces más atractivo en un selfie con otras personas, siempre que sean igual de agraciados que tú o un poco menos. Cuanto más atractivo seas, sin embargo, menos ganarás con este efecto.

Fotografía
El redactor recomienda