Heroína para niños y coñac para maltratadores: los anuncios más polémicos de la historia
  1. Alma, Corazón, Vida
campañas sorprendentes

Heroína para niños y coñac para maltratadores: los anuncios más polémicos de la historia

Campañas que, o bien no han envejecido bien, o bien siempre fueron muy polémicas, ¿en qué pensaban exactamente los publicistas?

Foto: Un viejo 'remedio' para la tos
Un viejo 'remedio' para la tos

La sobreexposición de imágenes publicitarias es algo con lo que nos hemos acostumbrado a vivir, hasta el punto de que en muchas ocasiones nos es imposible recordar todas las campañas que pasan ante nuestros ojos día a día. Antes no era así, por supuesto, y aunque las técnicas de publicidad no han cambiado mucho desde que esta surgió, y los principios siguen siendo los mismos (atención, interés, deseo, acción), la sociedad sí ha cambiado, y los anuncios con ella.

Por eso, quizá, nos sorprenden algunas campañas que, o bien no han envejecido bien, o bien siempre fueron polémicas. Hacemos un recorrido por algunos de los anuncios más sorprendentes de la historia, aunque quizá lo más sorprendente es que muchos de ellos siguen funcionando a día de hoy, aunque con algún pequeño cambio (pero la misma esencia).

¿Drogas para los niños? Sí, por favor

La compañía de Bayer comenzó a comercializar a la vez la aspirina y la heroína, que (según la propia información de la empresa) había sido sintetizada en el verano de 1897 por Felix Hoffmann. Fue así hasta el punto de que se convirtió en una especie de marca de medicamento, que en un principio fue bien recibida por la comunidad médica que no había observado efectos adversos en ella. Se usaba para aliviar la tos o las enfermedades pulmonares y, aunque nos cueste creerlo, también se utilizaba con los niños. El conocimiento de que era peligroso e increíblemente adictivo llegaría después.

Anuncios machistas

Lo cierto es que el público objetivo al que iban dirigidos los anuncios ha cambiado sobremanera en cuestión de décadas, y en la actualidad muchos anuncios que en el pasado se veían como algo totalmente normal no pasarían la censura de lo políticamente correcto y harían sonrojar a más de uno. Probablemente uno de los más delirantes es el anuncio del coñac Soberano, en el que la solución para que una pobre mujer desesperada deje de sufrir malos tratos es mantener la copa de su marido siempre llena (de coñac, por supuesto).

Los anuncios de esta clase eran bastante frecuentes entre los años 50 y 60 del pasado siglo, también en Estados Unidos. Hace unos años, el fotógrafo Eli Rezkallah decidió recopilarlos y hacer un montaje en el que se cambiaban los roles de género. El resultado lo presentó en su trabajo 'In a Paralell Universe'.

Dolce & Gabanna también se ha visto envuelta en más de una ocasión en la polémica. En 2007, una de sus campañas fue prohibida en varios países. En el nuestro concretamente, el Observatorio de la Imagen del Instituto español de la Mujer acusó a la marca de incitar a la violencia sexual.

placeholder

Y racistas...

Otra clara demostración de que las cosas han cambiado bastante. O quizá no. Hace unos pocos años la marca Dove se vio envuelta en polémica por un anuncio en el que una mujer negra se quitaba una camisa marrón y ¡voilà! Debajo había una mujer blanca con una camiseta (blanca también). Muy parecido a los anuncios de finales del siglo XIX, en los que un niño blanco le preguntaba a otro chaval negro: "¿Es que tu mamá no te lava con jabón Fairy?" de N.K. Fairbank Company.

Los chinos tampoco se quedan atrás.

La polémica camiseta de Zara

Todo comenzó con un artículo del diario israelí Haaretz en 2014, con el titular 'Un polo de Zara se parece al atuendo del Holocausto'. La prenda, según explicaban, hería muchas sensibilidades por parecerse al uniforme que debían llevar los judíos en los campos de concentración y exterminio. Al final la marca española tuvo que pedir perdón en redes sociales y retirar la camiseta, aunque insistieron en que la estrella amarilla estaba inspirada en las placas de los sheriffs del lejano Oeste y no en la estrella de David.

placeholder Captura de pantalla de la prenda.
Captura de pantalla de la prenda.


Snickers, la última polémica (por homofobia)

Hace cosa de dos meses, la marca Snickers retiró un polémico anuncio en el que participaba Aless Gibaja y pedir perdón mediante un comunicado. En el anuncio, el 'influencer' pide un zumo de naranja "con vitaminas A, B y C", lo que provoca la hilaridad y la extrañeza tanto de su acompañante como del camarero que los sirve. Este último decide darle una barra de Snickers, lo que servirá para que el 'influencer' se convierta... en una persona normal, se supone.

El redactor recomienda