Es noticia
Menú
La relación inesperada entre la ideología y la ansiedad
  1. Alma, Corazón, Vida
¿conservador o liberal?

La relación inesperada entre la ideología y la ansiedad

Un estudio reciente decidió evaluar si las opiniones políticas más conservadoras estaban relacionadas con tener un trastorno de ansiedad y... la respuesta les sorprendió

Foto: Fuente: iStock.
Fuente: iStock.

¿Son tan diferentes las personas de izquierdas o derechas? Podríamos decir que, en algunos puntos que afectan a todos los individuos que viven en sociedades organizadas, y que van desde la inmigración a la economía, sí podrían tener ciertas fricciones. Lo que se nos dice desde que tenemos uso de razón: mejor no hablar de política o religión si no queremos tener problemas. Más de alguna cena familiar ha acabado en tragedia por culpa de esos dos temas. Ahora bien, todos estamos de acuerdo en que, en lo que se refiere al físico (y dejando a un lado la vestimenta), una persona no difiere mucho de otra, independientemente de su ideología.

Sin embargo, a veces las diferencias entre ideologías pueden sorprender. Por ejemplo, hace un tiempo Michael Kosinski (psicólogo de la Universidad de Sranford) presentó una aplicación no políticamente correcta que decía predecir con un simple 'selfi' si alguien es de izquierdas o derechas. En 2017, Kosinski ya aseguró que había inventado un 'radar gay' con IA que le permitía "descubrir si una persona era homosexual observando su rostro con un 81% de precisión". Las aplicaciones del psicólogo se basan en pequeñas y aparentes intrascendencias para predecir algo tan personal: la forma en que el individuo coloca la cabeza para la foto puede dar un 58% de precisión a la hora de determinar la política (según indica, las personas de derechas miran a la cámara con más frecuencia). La expresión que mostraba una persona da un 57% de precisión (las personas de derechas "expresan menos disgusto", aparentemente).

Una teoría llamada 'cognición social motivada' sostiene que las creencias políticas de corte más conservador están motivadas por la sensibilidad a la amenaza

Quizá parezcan paparruchas, pero algunas teorías de la psicología social pretenden dar explicación al hecho, aparentemente casual, de nuestra ideología. Una teoría llamada 'cognición social motivada' sostiene que las creencias políticas de corte más conservador están motivadas por la sensibilidad a la amenaza. Altos niveles de ansiedad ante la muerte o las percepciones de un mundo peligroso podrían contribuir al conservadurismo. De hecho, y basándose en esta teoría, un estudio reciente decidió evaluar si las opiniones políticas más conservadoras estaban relacionadas con tener un trastorno de ansiedad. Según informa un reciente artículo publicado en 'Psychology Today', la investigación tenía como objetivo probar cómo la sensibilidad a la amenaza podría estar relacionada con varios aspectos de las creencias políticas, como las actitudes sociales (por ejemplo, valores familiares, aborto, etc.) y puntos de vista económicos (por ejemplo, preocupación por la desigualdad o ambientalismo).

Resultados sorprendentes

Y, contrariamente a lo que se creía, se descubrió que en gran medida las personas con puntos de vista de izquierdas tenían probabilidad de sufrir más trastornos de ansiedad que sus contrapartes conservadoras. Por tanto, parece que la teoría de la cognición social motivada podría percibir las cosas al revés. El estudio utilizó datos de una encuesta de Gran Bretaña, realizada a personas que nacieron en la misma semana en 1958, y ha durado muchos años. Se les hicieron 21 preguntas sobre una amplia gama de problemas relacionados con la política: desigualdad económica, racismo, actitudes en relación con la autoridad, protección del medioambiente, valores familiares, ética laboral, etcétera, durante varios años.

Se descubrió así que las personas con creencias político-económicas de izquierdas tenían tasas más altas de síntomas relacionados con el trastorno de ansiedad

Se descubrió así que las personas con creencias político-económicas de izquierdas tenían tasas más altas de síntomas relacionados con el trastorno de ansiedad. Específicamente, a largo plazo se asociaron de manera más consistente con una mayor preocupación por la desigualdad en particular y la desconfianza política (y en menor medida con la ética laboral y el medio ambiente). Van, por tanto, en contra de lo que se esperaría de la teoría de la cognición social motivada porque las preocupaciones por la desigualdad y el medioambiente parecen (históricamente) estar asociadas con la izquierda, mientras que el énfasis en la ética del trabajo se asocia con la derecha. La desconfianza en la política no parece tener ideología.

Otro estudio, esta vez con datos estadounidenses, descubrió que las personas que se movían en el espectro de la izquierda en política informaron tasas más altas de trastornos mentales que las de derecha. A pesar de que la teoría de la cognición social motivada parece estar ampliamente aceptada en psicología, podría ser demasiado simplista para describir el conservadurismo adecuadamente. Un estudio reciente sugiere que la relación entre las creencias políticas y la sensibilidad a las amenazas podría depender del tipo de amenaza que se esté considerando y del país específico. Lo único que está claro es que la relación entre la sensibilidad a las amenazas y la ideología política podría ser más compleja de lo que se pensaba, y los estereotipos no son suficientes.

¿Son tan diferentes las personas de izquierdas o derechas? Podríamos decir que, en algunos puntos que afectan a todos los individuos que viven en sociedades organizadas, y que van desde la inmigración a la economía, sí podrían tener ciertas fricciones. Lo que se nos dice desde que tenemos uso de razón: mejor no hablar de política o religión si no queremos tener problemas. Más de alguna cena familiar ha acabado en tragedia por culpa de esos dos temas. Ahora bien, todos estamos de acuerdo en que, en lo que se refiere al físico (y dejando a un lado la vestimenta), una persona no difiere mucho de otra, independientemente de su ideología.

Ansiedad
El redactor recomienda