Los colores son emociones, no propiedades de la luz, según la evidencia científica
  1. Alma, Corazón, Vida
experiencias únicas

Los colores son emociones, no propiedades de la luz, según la evidencia científica

Para los humanos (y algunos animales) la experiencia visual del color es completamente única, arraigada en nuestra conciencia de manera profunda. ¿Por qué es así?

Foto: Fuente: iStock.
Fuente: iStock.

¿Qué son el verde o el azul? Quizá es una pregunta tonta, pero la respuesta desde luego no lo es y nos involucra a nosotros mismos. Pensemos, por ejemplo, en un semáforo: todos estamos de acuerdo de manera universal en qué representa el rojo, aunque no podemos saber si la experiencia visual que experimentamos al verlo es la misma o diferente. Quizá no sea igual, pero hay algo claro: fue lo suficientemente consistente como para poder darle un nombre.

Un rompecabezas de la conciencia es el por qué experimentamos algo que podemos definir como rojo: para entendernos, considera el hecho de que la luz visible es parte del espectro electromagnético, que es un gradiente de radiación electromagnética que va de longitudes de onda más cortas a más largas, e incluye rayos gamma, radar, radio y microondas (ninguna de las cuales percibimos como "color").

En 1965 los investigadores descubrieron tres tipos de células en forma de cono en el ojo que, cuando se estimulan, se asocian con las sensaciones visuales únicas de rojo, verde y azul

Tales campos no son responsables de la percepción del color, pues ellos mismos son totalmente invisibles. En el mejor de los casos, deberíamos experimentar el espectro visual como un continuo en escala de grises que va de la oscuridad a la luz―una experiencia cuantitativa simple. Pero, para los humanos y algunos otros animales, no lo es. Tenemos una experiencia cualitativa única.

Y es que los colores están asociados con patrones profundos internos de emociones. Como explica un reciente artículo publicado en 'Psychology Today', en 1965 los investigadores descubrieron tres tipos de células en forma de cono en el ojo que, cuando se estimulan, se asocian con las sensaciones visuales únicas de rojo, verde y azul. La estimulación de cada tipo de cono se asocia con una experiencia única. ¿Pero cómo y por qué? Una pista proviene del hecho de que dos tercios de estas células en forma de cono son el "tipo L" responsable de la sensación de rojo. Esta mayoría desequilibrada sugiere que percibir la luz en ese rango del espectro visual es de mayor prioridad que percibir otras longitudes de onda de luz.

Obviamente, la experiencia cualitativamente llamativa que llamamos "roja" está asociada con un patrón profundo incorporado de emociones y conexiones neuronales

El rojo probablemente recibe atención adicional del cerebro porque está asociado con eventos alarmantes e importantes como lesiones y sangre. En la vida, la presencia repentina de ese color en tu conciencia generalmente significa algo malo como que la sangre se derrama por tu brazo y necesitas atención inmediata. Esta posibilidad de una situación potencialmente mortal hizo del rojo la señal tradicional de 'malas noticias', y quizá por ello nadie pintaría su habitación de rojo si quiere dormir tranquilo. Por eso volvemos al principio: universalmente se acordó que este color fuera la señal de advertencia. Obviamente, la experiencia cualitativamente llamativa que llamamos "roja" está asociada con un patrón profundo incorporado de emociones y conexiones neuronales.

Un circuito similarmente distinto que comprende grupos laberínticos de células está conectado con los otros colores y conos, cada uno asociado con áreas separadas del cerebro. Cuando estas arquitecturas celulares se estimulan a través de sus respectivos conos en la retina, tenemos experiencias distintivas: el azul evoca la inmensidad del cielo y produce una sensación mucho más tranquila que el rojo, y el verde transmite innumerables siglos pasados de plantas y vegetación y es una invocación reconfortante de la vida.

Cuando la compleja lógica relacional asociada con estos distintos grupos de células se introduce en la región activamente conectada del cerebro asociada con la conciencia, tenemos sensaciones discretas

Estos tres colores más básicos y sus diversas combinaciones deben haber tenido un valor de supervivencia único durante la evolución temprana, y por lo tanto están asociados con sus propias vías funcionales en el cerebro. Cuando la compleja lógica relacional asociada con estos distintos grupos de células se introduce en la región activamente conectada del cerebro asociada con la conciencia, tenemos sensaciones discretas, incluso si rara vez nos detenemos a pensar en los componentes que componen cada uno de estos colores.

La realidad incuestionable es que los colores no podrían estar presentes sin nuestra conciencia. De hecho, en un nivel más fundamental, los fotones de luz en sí mismos solo surgen tras la observación y el colapso de la función de onda; los experimentos muestran claramente que las partículas de luz en sí no existen con propiedades reales hasta que se observan realmente.

Al contemplar los colores, es difícil no considerar los colores del arcoíris. La aparición repentina de esos colores prismáticos yuxtapuestos entre montañas puede quitarnos el aliento. Al igual que los colores, el arcoíris ocurre completamente dentro de nuestro cerebro. Pero a diferencia de otros objetos, no tienen tangibilidad compartida con otros observadores.

Tres componentes son necesarios para un arcoíris. Debe haber sol, debe haber gotas de lluvia, y debe haber un ojo

De hecho, tres componentes son necesarios para un arcoíris. Debe haber sol, debe haber gotas de lluvia, y debe haber un ojo (o su película sustituta) en la ubicación geométrica correcta. Si tus ojos miran directamente de frente al sol, las gotas de agua iluminadas por el sol producirán un arco iris que rodea ese punto preciso a una distancia de 42 grados. Pero tus ojos deben estar ubicados en ese punto donde converge la luz refractada de la gotita iluminada por el sol, para completar la geometría requerida. Una persona a tu lado completará su propia geometría y estará en el ápice de un cono para un conjunto completamente diferente de gotitas y, por lo tanto, verá un arco iris separado. Es muy probable que su arco iris se parezca al tuyo, pero no tiene por qué ser así. Entonces, también, si las gotitas iluminadas por el sol están muy cerca, como de un rociador de césped, la persona a tu lado puede no ver un arco iris en absoluto. Tu arco iris es solo tuyo.

Pero ahora llegamos al punto: ¿y si no hay nadie allí como sucede con los árboles que se caen en el bosque y nadie puede oír? Respuesta: no hay arco iris. Un sistema ojo-cerebro (o su sustituto, una cámara, cuyos resultados solo serán vistos más tarde por un observador consciente) debe estar presente para completar la geometría. Tan real como el arco iris parece ser, requiere tu presencia tanto como requiere sol y lluvia.

Pocos disputarían la naturaleza subjetiva de los arcoíris, que figuran tan prominentemente en los cuentos de hadas que parecen pertenecer solo marginalmente a nuestro mundo en primer lugar. Pero es cuando comprendemos plenamente que la visión de un rascacielos es igual de dependiente del observador, que hemos dado el primer salto requerido a la verdadera naturaleza de las cosas.

Curiosidades
El redactor recomienda