Corazones sincronizados: cómo se unen nuestros latidos con una historia que cautiva
  1. Alma, Corazón, Vida
reaccionamos muy parecido

Corazones sincronizados: cómo se unen nuestros latidos con una historia que cautiva

Un nuevo estudio ha demostrado que si una persona y tú escucháis un cuento (por ejemplo) a la vez, vuestros corazones latirán al unísono. Eso sí, tenéis que estar atentos

Foto: Fuente: iStock
Fuente: iStock

A veces, dos corazones que se conectan parecen ir acompasados, laten a la vez, se entienden. Quizá suene a libertad poética, pero a veces la poesía tiene más conocimiento de la realidad que la poca vida. Aunque parezca increíble, las personas a menudo sincronizan inconscientemente funciones corporales como puede ser los latidos del corazón o la respiración cuando comparten una experiencia (ya sea una actuación en vivo o una conversación personal).

De hecho, según un estudio publicado recientemente en la revista 'Cell Reports', la frecuencia cardíaca se sincroniza incluso si los sujetos en cuestión solo están escuchando una historia (y están prestando atención a la misma, como es lógico). Según Lucas Parra, profesor del City College de Nueva York: "Hay mucha literatura que demuestra que las personas sincronizan su fisiología. Lo que hemos descubierto es que el fenónemo es muy amplio y que incluso seguir una historia y procesar un estímulo provoca fluctuaciones similares en la frecuencia cardíaca".

Los voluntarios tuvieron que escuchar un audiolibro de 'Veinte mil leguas de viajes submarinos'. Su frecuencia cardíaca cambió según transcurría la historia

Lo importante, eso sí, es que el oyente esté prestando atención a la historia. Se trata de estar comprometido y atento, y pensar en lo que sucederá a continuación, tu corazón responde entonces a esas señales del cerebro. Para la investigación, se llevaron a cabo una serie de cuatro experimentos que pretendían explorar el papel de la conciencia y la atención en la sincronización de la frecuencia cardíaca de los participantes. En el primero, voluntarios sanos escucharon un audiolibro de 'Veinte mil leguas de viaje submarino' de Julio Verne. Mientras escuchaban, su frecuencia cardíaca cambió en función de lo que estaba sucediendo en la historia, según lo medido por electrocardiograma (EKG). Los investigadores descubrieron que la mayoría de los sujetos mostraron aumentos y disminuciones en su frecuencia cardíaca en los mismos puntos de la narrativa.

En el segundo experimento los voluntarios vieron varios vídeos educativos de carácter muy breve. Como no había variaciones emocionales subyacentes en la narrativa, el experimento confirmó que la participación emocional de la historia no estaba influyendo. La primera vez que vieron los videos, la frecuencia cardíaca de todos los sujetos mostró fluctuaciones similares. Luego, los participantes los vieron por segunda vez mientras tenían que contar hacia atrás mentalmente. En ese momento, la falta de atención produjo una caída en la sincronización de la frecuencia cardíaca, lo que confirma que la atención era importante.

En el tercer experimento tuvieron que escuchar cuentos infantiles, algunos mientras estaban atentos y otros mientras andaban distraídos, y luego se les pidió que recordaban determinados hechos contados en las historias. Los investigadores descubrieron entonces que las fluctuaciones observadas en la frecuencia cardíaca de los participantes predecían cuánto de bien respondían preguntas sobre la historia; una mayor sincronización predecía mejores puntuaciones en las pruebas. Esto indicó que los cambios en la frecuencia cardíaca eran una señal de procesamiento consciente de la narrativa.

Las personas a menudo sincronizan inconscientemente funciones corporales como puede ser los latidos del corazón o la respiración cuando comparten una experiencia

Sin embargo, cuando los investigadores observaron los cambios en la frecuencia respiratoria, no vieron la misma sincronización entre los individuos. Es sorprendente, ya que se sabe que la respiración afecta la frecuencia cardíaca.

El cuarto experimento fue similar al primero, pero incluyendo voluntarios sanos y pacientes con trastornos (en coma o en estado vegetativo). Se les presentó entonces un audiolibro de un cuento infantil. Como es lógico, los pacientes con trastornos tenían tasas más bajas de sincronización cardíaca que los sanos, y cuando fueron examinados seis meses después, algunos de ellos con mayor sincronización habían recuperado algo de conciencia.

Según fuentes del estudio, aunque todavía se necesita una investigación más profunda, podría ser una prueba fácil que podría implementarse para medir la función cerebral. También aseguran que la investigación es importante para comprender la atención plena y la conexión entre el cerebro y el cuerpo. "Lo importante para el oyente es que preste atención a la historia. Estando comprometido y atento, y pensando en lo que sucederá a continuación. El corazón responde a señales del cerebro".

"La gente cree que reacciona al mundo de su manera particular. Pero incluso nuestros corazones reaccionan de una manera muy similar cuando escuchamos cuentos"

"La gente cree que reacciona al mundo de su manera particular", indicó el ingeniero biomédico Jens Madsen del City College de Nueva York. "Pero incluso nuestros corazones reaccionan de una manera muy similar cuando escuchamos cuentos, lo que me hace sonreír. Todos somos, al final, humanos".

Vídeo Submarinos
El redactor recomienda