La vida de los asesinos múltiples más famosos de la historia
  1. Alma, Corazón, Vida
el hombre es un lobo para el hombre

La vida de los asesinos múltiples más famosos de la historia

Durante mucho tiempo, se ha tratado de averiguar qué hay en la mente del asesino y por qué algunas personas deciden arrebatarle la vida a otras, sin ningún remordimiento

placeholder Foto: Fuente: iStock.
Fuente: iStock.

¿Es la maldad congénita o adquirida? ¿El hombre es un lobo para el hombre o las circunstancias le llevan a cometer los más terribles crímenes? Durante mucho tiempo, se ha tratado de averiguar qué hay en la mente del asesino y por qué algunas personas deciden arrebatarle la vida a otras, sin ningún remordimiento. Son muchas las teorías que intentan explicarlo, algunas hablan del elevado cociente intelectual de estos criminales, y otras se atreven a señalar que son más hombres que mujeres los que cometen esta clase de crímenes porque la testosterona les lleva a ello.

Sea como fuere, a lo largo de la historia no solo ha habido hombres, también mujeres e incluso grupos que se han dedicado a la matanza indiscriminada sin un objetivo muy claro. En muchas ocasiones se trata de lobos esteparios, personajes que parecen vivir en los extremos o alejados de la sociedad, y que guardan un profundo rencor a sus congéneres.

Algunos son famosos, como Erzsébet Báthory, que según la leyenda se bañaba en la sangre de sus enemigos para conservar su juventud. Otros jamás han sido reconocidos y siguen siendo un rompecabezas en el que falta una pieza, como Jack el Destripador. Sea como fuere, quizá por su crueldad, sus crímenes atroces o su peculiar historia, algunos formarán parte del imaginario colectivo para siempre.

Foto: Fotografía de archivo cedida por Tom O'Neill y Roca Editorial donde se muestra a Charles Manson (c) sentado frente a su abogado. EFE

El vampiro de Düsseldorf

Nació en Alemania y se llamaba Peter Kürten, aunque pasó a ser más famoso por su sobrenombre: el vampiro de Düsseldorf y se convirtió en uno de los criminales más atroces de Europa en el periodo de entreguerras. Violaba, golpeaba los cuerpos de sus víctimas con un martillo, los desmembraba, mutilaba y después bebía su sangre, la particularidad que le daría el nombre, también violaba y maltrataba animales.

Violaba, golpeaba los cuerpos de sus víctimas con un martillo, los desmembraba, mutilaba y después bebía su sangre, la particularidad que le daría el nombre, también violaba y maltrataba animales

Su infancia no fue fácil: su padre era alcohólico y maltrataba a su mujer y a sus hijos, y Peter a los nueve años cometió su primer asesinando ahogando a un amigo en el Rin, mientras se bañaban. Desde 1925 a 1929 cometió varios asesinatos especialmente crueles en Düsseldorf, llevando a la ciudad a un estado de histeria tal que prácticamente nadie se atrevía a caminar solo por la calle. Los motivos por los que llevó a cabo sus asesinatos todavía son objeto de estudio, pero su caso tiene gran importancia para la criminología, pues muchos asesinos posteriores han imitado su conducta.

Harold Shipman, el Doctor Muerte

El médico británico fue acusado de matar a más de 200 pacientes, aunque en un primer momento solo pudieron corroborarse 15. Parecía el perfecto médico de familia, pero tras esa imagen afable se escondía uno de los peores asesinos en serie de la historia moderna. Cuando tenía 17 años, Harold vio morir a su madre de manera lenta y dolorosa a causa de un cáncer de pulmón. La teoría apunta que, al ver que el médico le inyectaba morfina para paliar los dolores, asociaría de manera dramática la morfina y la muerte.

Al ver que el médico le inyectaba morfina a su madre para paliar los dolores, asociaría de manera dramática la morfina y la muerte

Su manera de llevar a cabo los asesinatos era siempre la misma: acudía a ver a sus pacientes (que generalmente eran personas de avanzada edad, puesto que la coartada era más fácil) y les administraba la inyección facial. A continuación llamaba a un familiar para explicarle que el paciente había muerto de manera completamente repentina. Tras un suceso sospechoso, la policía examinó otras muertes certificadas por el doctor y descubrió que en todas se había dado sobredosis de morfina. Murió en 2004, ahorcándose en su celda.

John Wayne Gacy, el payaso asesino

Quizá los payasos dan bastante yuyu y conforman una de las pesadillas más recurrentes de niños y adultos con mucha imaginación por culpa de John Wayne Gacy. Este asesino se hacía llamar 'Pogo el payaso', y solía disfrazarse en las fiestas vecinales.

placeholder

En una ocasión fue arrestado por un supuesto secuestro, y a raíz de ello se descubrió que había asesinado a 33 personas a las cuales había enterrado en las proximidades de su casa y en un río cercano a la misma. Ataba a sus víctimas, las torturaba, sodomizaba y por último estrangulaba. Fue ejecutado en 1994, sus últimas palabras fueron: "Matarme no hará regresar a ninguna de las víctimas. ¡El Estado me está asesinando! ¡Nunca sabrán dónde están los otros!".

Charles Manson

En Estados Unidos, la figura de Manson todavía sigue causando fascinación y morbo, y buena muestra de ello es la última película de Quentin Tarantino. Quizá fue por el momento en que se produjeron: los años 60 en Estados Unidos eran el símbolo del movimiento hippie, esa época que parecía un verano del amor eterno donde todo parecía posible y otros movimientos de corte feminista o social comenzaron a florecer. Manson fue el encargado de terminar con esa ilusión. Su capacidad de oratoria y su carisma le convirtieron en el líder de una 'familia' que vivía al margen de la sociedad.

Manson acumulaba a sus 35 años un historial de hurtos y violencia y había pasado por prisión y varios centros penitenciarios. La noche del 8 al 9 de agosto del 69, un grupo de personas de su 'familia' acabaron con la vida de la actriz Sharon Tate, que en aquel momento se encontraba embarazada de ocho meses, y sus cuatro acompañantes. Un crimen que por su crueldad aún a día de hoy es tristemente recordado.

El asesino del zodiaco

"Si no mato, tengo fuertes dolores de cabeza". El conocido como asesino del zodiaco aterrorizó el norte de California a finales de los años 60, confesando en una carta el asesinato de un total de 37 víctimas. En total, solo pudieron ser confirmadas cuatro hombres y tres mujeres, y dos sobrevivieron para poder dar pruebas sobre su identidad: supuestamente habría tenido entre 20 y 30 años, era blanco, corpulento, de pelo castaño y sumamente inteligente.

placeholder

El 1 de agosto del 69, tres cartas escritas por el asesino llegaron a distintas redacciones de periódicos de San Francisco y Vallejo: o se publicaban o ese mismo fin de semana mataría a doce personas. Su identidad, a día de hoy, sigue siendo una incógnita.

Historia
El redactor recomienda