Una mujer que se reía de las personas que hacen deporte logra adelgazar 146 kilos
  1. Alma, Corazón, Vida
Ha incluido cambios en su dieta

Una mujer que se reía de las personas que hacen deporte logra adelgazar 146 kilos

"Tardé 45 años en descubrir que me gustaba hacer ejercicio y en menos de un mes cerraron todo"

Foto: Sarah Day bromea con que tiene "un cuerpo diez" con el que puede conocer al hombre de sus sueños (Unsplash)
Sarah Day bromea con que tiene "un cuerpo diez" con el que puede conocer al hombre de sus sueños (Unsplash)

Sarah Day es una mujer de 45 años que ha perdido más de 146 kilos a raíz del fallecimiento de su madre y su exmarido en el año 2014. El proceso para adelgazar de esta mujer incluye un cambio en su mentalidad, ya que solía reírse de las personas que hacen ejercicio.

"El otro día compré un vestido de la talla 42 y me sentí genial", ha contado a Manchester Evening News. Day recuerda que siempre ha sido una chica delgada que empezó a comer y beber a placer: "No tenía sobrepeso de pequeña, por lo que nunca pensé que fuera a engordar". Sin embargo, al tomar alimentos poco saludables y seguir un estilo de vida sedentario, la mujer experimentó cambios en su cuerpo.

Foto: Además de respirar de forma adecuada, encontrarás mejoras en tu sistema digestivo (Fuente: iStock)

Aunque posteriormente decidiera dar un nuevo rumbo a su vida, Day pareció no tener problemas con su aumento de peso. No le importaba que se convirtiera en una "chica grande". En el 2000, con 24 años, la mujer se casó con un hombre cuya identidad prefiere no desvelar. En el momento de su boda, Day tenía una talla 46. Sin embargo, poco después de la unión comenzó a subir de peso a mayor velocidad.

Unos años horribles

"Tomaba comida poco saludable como pizza todo el tiempo, llevaba a mi boca todo lo que me apetecía", ha confesado. En 2012, la pareja se separó y, ya en 2014, tanto su madre como el que fuera su pareja fallecieron. Sarah Day ha confesado que ha tenido "unos años horribles por la pérdida de mi exmarido y mi madre. Nos separamos años antes, lo cual fue también muy duro".

placeholder Uno de los alimentos de los que más abusó en esa época fue el queso (Unsplash)
Uno de los alimentos de los que más abusó en esa época fue el queso (Unsplash)

Al igual que le sucede a algunas personas, la mujer intentó lidiar con la pérdida de dos seres queridos con la comida. Desde 2014, subió mucho de peso, ya que no le "importaba nada lo que estaba comiendo". Uno de los alimentos de los que más abusó en esa época fue el queso: "Comía enormes porciones de cualquier cosa y bebía mucho los fines de semana".

El cambio más importante es lo contenta y feliz que está consigo misma

Ya en 2019, Sarah Day experimentó muchos dolores y molestias en el estómago y la espalda, por lo que decidió consultar a varios profesionales de la nutrición. Aunque ahora gaste una talla 42, el objetivo inicial de la mujer era bajar de la talla 16, pero acabó llevando una 44 después de unos meses (lo que se traduce en 25 kilos menos).

Ejercicio en tiempos de covid-19

"Solo le conté a unos pocos amigos que había decidido adelgazar, entre los que estaban las personas más cercanas a mí y uno de mis jefes", ha contado Day. Por curioso que parezca, la mujer consiguió perder peso haciendo exclusivamente cambios en su dieta, ya que no le atraía demasiado hacer deporte. Sin embargo, Day cambió de opinión y decidió apuntarse al gimnasio (un mes antes de que estallara la pandemia derivada del coronavirus).

placeholder No es necesario acudir al gimnasio para ejercitarse (Unsplash)
No es necesario acudir al gimnasio para ejercitarse (Unsplash)

"Tardé 45 años en descubrir que me gustaba hacer ejercicio y en menos de un mes cerraron todo", ha contado Day. Aun así, la mujer también vio que, al igual que muchos, no es necesario acudir al gimnasio para ejercitarse. Así fue cómo empezó a ir en bicicleta en compañía de su padre y salir a correr con su amigos. A eso se sumó el inicio de su abstinencia, ya que dejar de beber le ayudó a conseguir su objetivo.

Siente que ha "superado un gran bache, lo que me hace muy feliz"

Ahora, Day bromea con que tiene "un cuerpo diez" con el que puede conocer al hombre de sus sueños. Sin embargo, el cambio más importante es lo contenta y feliz que está consigo misma. Sarah afirma que sonríe cada vez que se lava los dientes, ya que siente que ha "superado un gran bache, lo que me hace muy feliz".

Adelgazar
El redactor recomienda