Un caimán siembra el pánico… hasta que descubren que era solo un peluche
  1. Alma, Corazón, Vida
LO HAN ADOPTADO

Un caimán siembra el pánico… hasta que descubren que era solo un peluche

Lo vecinos de un bloque de apartamentos llamaron preocupados porque un caimán de más de un metro estaba descansando en su parking

Foto: Un caimán de peluche aterroriza a unos vecinos (Facebook/ARL Animal Services)
Un caimán de peluche aterroriza a unos vecinos (Facebook/ARL Animal Services)

Estados Unidos es ese país desde el que llega una noticia cada pocos días que tiene que ver con caimanes y cocodrilos. La última vez fue cuando uno de estos reptiles atacaba a su cuidadora en un zoológico y tenía que ser rescatada por el padre de un niño que estaba de visita para no perder el brazo. Ahora, al menos, la historia ha sido menos trágica.

La policía de Des Moines, la capital del estado de Iowa, llevaba horas recibiendo llamadas de vecinos asustados porque habían visto un caimán cerca de sus casas. Los servicios de rescate animal se pusieron en marcha, aunque tardaron su tiempo en encontrar al peligroso reptil que, aparentemente, medía más de un metro. Sobre todo… porque no existía.

Tal y como ha explicado la ARL, una asociación de rescate animal, un equipo se puso en marcha para dar con el caimán: "Los residentes de un complejo de apartamentos de Des Moines se sorprendieron al ver un gran reptil descansando en el parking. Inmediatamente lo informaron y esperaron ansiosos hasta que llegó nuestros agentes del Servicio para Animales".

Lo mejor de todo es que, a pesar de que el miedo de los residentes en ese bloque de apartamentos tenía fundamento, el caimán no era ninguna amenaza: "Aunque el miedo de los vecinos era real, resulta que el cocodrilo no lo era. Se trataba de un gran cocodrilo de peluche que ahora está a salvo bajo el cuidado de ARL Animal Services".

Foto: Chris Gillette abraza a uno de sus cocodrilos como si fuera una mascota (TikTok)

Los responsables de ARL "han adoptado" al caimán y reconocen que reciben llamadas cada día que tienen que ver con animales salvajes, pero nunca habían tenido que hacer una salida como la de este caimán de peluche. Quién sabe si, para la próxima vez, los vecinos se atreven a acercarse más a uno de estos reptiles pensando que son de juguete… y se llevan un susto.

El redactor recomienda