Es noticia
Menú
Qué es el 'breadcrumbing' y por qué puede ser aún peor que el 'ghosting'
  1. Alma, Corazón, Vida
MALES MODERNOS

Qué es el 'breadcrumbing' y por qué puede ser aún peor que el 'ghosting'

A diferencia de aquellos que desaparecen sin dar explicaciones, otros se limitan a dejar abierto el contacto pero nunca profundizar ni ir más allá. ¿Cómo evitarlo y qué hacer al respecto?

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

En el mundo tan hiperconectado en el que vivimos, no es raro que muchas de nuestras relaciones sociales sean a través de una pantalla. De ahí que el uso de la tecnología para comunicarnos en tiempo real con nuestros contactos y seres queridos se haya vuelto tan eficaz, pero también haya despertado nuevos males contemporáneos, entre los que destacan el FOMO ("fear of missing out" por sus siglas en inglés, el cual se refiere como su nombre indica al temor a ser ignorado por los demás) o el 'ghosting' (que se da cuando alguien con quien tenías relación desaparezca de la noche a la mañana sin avisar ni dar explicaciones).

Otro de los fenómenos que más abundan y que tiene que ver con estos dos últimos, pero no es muy conocido o no se le presta mucha atención es el del 'breadcrumbing'. Como su nombre indica, que en inglés puede traducirse por el acto de ir tirando migas de pan, alude al hecho de mantener el contacto con alguien, pero solo lo justo y necesario para que quede patente que sigue ahí, aunque no por mucho tiempo. En este sentido, al que se lo hacen vive en la eterna esperanza de que su relación con la otra persona vaya a más, a pesar de que esto nunca llegue a suceder. Dicho de otro modo: tener a alguien comiendo de tu mano, que está siempre disponible, sin la expectativa de profundizar o de que la relación vaya a más.

El 'breadcumbing' alimenta el ego a causa de una fuerte inseguridad social o surge cuando algún plan más importante falla y entonces tiras de 'la segunda división de tu agenda'

La famosa expresión "a ver cuándo tomamos un café" puede ser la antesala de un 'breadcrumbing'; un café que nunca llega. O quizá esa persona que un día, después de semanas, te escribe y se muestra muy amable contigo, quedáis, os contáis todo, te promete que haréis más planes juntos y pocos días después le vuelves a escribir, pero ya no da señales de vida. Se trata, al fin y al cabo, de un fenómeno social que alude directamente a las relaciones líquidas: aquellas que no son sólidas ni buscan nada serio, simplemente pasar el rato o basadas en la inseguridad emocional de quien busca tener a varias personas siempre disponibles para él pero siempre ausentes.

Foto: Fuente: iStock

El 'breadcrumbing' se puede trasladar a varios campos relacionales: en el mundo laboral (aquel empleador o jefe que te dice que eres el candidato ideal y que queda poco para que recibas su llamada que te haga entrar en la empresa, aunque nunca llega a suceder) o en el plano de la pareja o las citas (aquel 'crush' con el que aparentemente tenéis muchas cosas en común, pero luego a la hora de la verdad desaparece por temporadas o te ignora). A este respecto, el que lo realiza alimenta su ego a causa de una fuerte inseguridad social o lo practica cuando algún plan más importante falla y entonces tira de 'la segunda división' de su agenda. Si por el contrario te sientes aludido en el otro sentido, has de saber que tienes que enfocarte en buscar a personas que realmente sean honestas y entiendan que toda relación afectiva requiere una responsabilidad, rechazando volver a caer en las redes de este tipo de personas que entienden la sociabilidad humana desde un punto de vista utilitario y cínico.

Los datos

Lo más curioso es que según diversas investigaciones, el 'breadcrumbing' tanto laboral como amoroso se ha incrementado en los últimos años. Una encuesta realizada el pasado mes de noviembre de 2020 halló que hubo un crecimiento del retraso en los procesos de selección de personal global de manera intencional. Por otro lado, un estudio del Pew Research Center halló que el porcentaje de personas que viven en Internet de forma constante en su vida diaria pasó de un 21% en 2015 a un 31% en 2021. Obviamente, la pandemia ha tenido mucho que ver en el número de horas que pasamos delante del ordenador o del teléfono móvil. En concreto, el 44% de las personas de entre 18 a 49 años están "constantemente 'online'", lo que quiere decir que a mayores relaciones digitales entabladas con otras personas, mayor fluidez a la hora de conocer a gente.

"Sería comprensible llegar a evitar a los demás, perdiendo el interés por estrechar un nuevo lazo de amistad, de cariño o laboral"

Así lo cree Val Walker, psicoterapeuta estadounidense especializada en problemas como la soledad o el aislamiento, quien en un artículo reciente publicado en 'Psychology Today', asocia este alto uso de las redes sociales con una mayor cantidad de relaciones líquidas, superficiales o utilitarias. "Si casi la mitad de los adultos menores de 50 años están en línea todo el tiempo, podemos suponer que estos comportamientos más evasivos reflejan una cultura transaccional rápida y sigilosa", sostiene. "Podríamos llamarlo como 'gamificación de citas', y es fácil ir dejando migas de pan a alguien sin que tenga consecuencias".

Mayor soledad y aislamiento

¿Cuáles son las consecuencias que depara para la persona que se acostumbra a que le hagan un 'breadcrumbing'? Lo más llamativo, es que según Walker, genera comportamientos adictivos. A este respecto, alude al factor 'dopamínico' de las redes sociales, siempre presente: cada vez que vemos una nueva notificación, un nuevo 'me gusta' o una nueva respuesta a una conversación dejada atrás en el tiempo, nuestro cuerpo genera una sensación de recompensa. Entonces, bajo el pretexto de volver a obtener esa sensación momentánea de placer, podemos dejar a varias personas en la reserva que a su vez también están esperando un nuevo mensaje por nuestra parte, pero una vez sucede, rechazaremos un contacto más profundo o directo, conformándonos con solo tener su presencia digital de vez en cuando.

No te dejes llevar por las malas experiencias que has tenido con otras personas, adquiere un punto de vista crítico con las relaciones y sé independiente

A diferencia del 'ghosting', el 'breadcrumbing' puede implicar una mayor sensación de soledad o desamparo, según la experta, ya que si alguien te ignora directamente es fácil hacerte a la idea de que no va a volver. Sin embargo, si siempre deja la puerta abierta pero nunca aparece, podemos sentirnos más engañados y saboteados. Al final, nunca viviremos nada con esa persona, sino que entraremos en una espiral de la espera continua que de vez en cuando se relaja para luego volverse más palpable e intensa a medida que ya son varios los episodios en los que parece que formas parte de su vida o de sus contactos cuando en realidad no es así.

"En un mundo con tantos comportamientos evasivos que aumentan sin cesar, ser un superviviente del 'breadcrumbing' puede conducir al aislamiento cuando nos damos cuenta de que nos han traicionado, manipulado o explotado demasiadas veces", concluye Walker. "Sería comprensible llegar a evitar a los demás, perdiendo el interés por estrechar un nuevo lazo de amistad, de cariño o laboral. O también podríamos caer en la trampa de ser tan insensibles, indiferentes o desagradables con los otros como lo han sido con nosotros. Aunque tenemos que hacernos la piel dura, podríamos aislarnos con demasiada facilidad de formas poco sanas. O peor aún, dejar de confiar en los demás".

¿Qué hacer ante el 'breadcumbing'?

El primer paso es reconocerlo y también verbalizarlo a la persona que crees que te lo está haciendo o, al menos, hacerle entender que esa no es una forma correcta de tratarte, pues no tienes por qué estar siempre disponible para esa persona cuando ella nunca lo está para ti. En segundo lugar, valorar otro tipo de conexiones más físicas o sinceras. No somos islas, y aunque puedas experimentar sentimientos de soledad, seguro que hay determinadas personas en tu vida con las que tienes una relación más fuerte o profunda.

Foto: Foto: Reuters/Susana Vera. Opinión

Cuida a esas personas como si fueran un tesoro y hazles saber que estás ahí para ellos, pues cuando te sientes tan rechazado la mejor manera de volver a armarte de confianza pasa por rodearte de las personas que te hacen sentir bien y te quieren de verdad. Y, por último, no te dejes llevar por las malas experiencias que has tenido con otras personas, adquiere un punto de vista crítico con las relaciones y la independencia suficiente como para sobreponerte a las circunstancias que puedan surgir. De nuevo, siéntete valorado y agradecido por las personas que están ahí sin condiciones, pues ellas son a las que debes dedicar tiempo y esfuerzo, y no aquellas que parecen quedarse pero una y otra vez se vuelven a marchar.

En el mundo tan hiperconectado en el que vivimos, no es raro que muchas de nuestras relaciones sociales sean a través de una pantalla. De ahí que el uso de la tecnología para comunicarnos en tiempo real con nuestros contactos y seres queridos se haya vuelto tan eficaz, pero también haya despertado nuevos males contemporáneos, entre los que destacan el FOMO ("fear of missing out" por sus siglas en inglés, el cual se refiere como su nombre indica al temor a ser ignorado por los demás) o el 'ghosting' (que se da cuando alguien con quien tenías relación desaparezca de la noche a la mañana sin avisar ni dar explicaciones).

Social Tecnología
El redactor recomienda