De Susana Distancia a Pandemio: las mejores mascotas del covid las tiene México
  1. Alma, Corazón, Vida
un oso panda en un centro de vacunación

De Susana Distancia a Pandemio: las mejores mascotas del covid las tiene México

Pandemio es un atlético oso panda que ameniza la espera en un centro de vacunación de Ciudad de México. Susana Distancia fue sensación al inicio de la pandemia

placeholder Foto: A la izquierda, Pandemio; a la derecha, Susana Distancia
A la izquierda, Pandemio; a la derecha, Susana Distancia

Casi a un año y medio de que todo el mundo se paralizara por la irrupción de un coronavirus hasta entonces desconocido y del que ningún estado se ha recuperado aún por completo, la situación es muy diferente a entonces. En lugar de confinamientos obligatorios a niveles absolutamente inesperados, los espacios al aire libre empiezan a ser relativamente seguros, si se siguen evitando prácticas que hace solo dos años eran comunes, como los besos, abrazos y multitudes, o compartir vaso en una fiesta o comer varias personas del mismo plato. Si bien en algún momento todo ha sido más serio, el humor ha sido uno de los grandes acompañantes de la pandemia, no sin buenos resultados: bromear sobre el covid es una manera de evadirnos y relacionarnos en un momento en el que los seres humanos buscábamos recuperar el control.

Y si bien los españoles nos jactamos de nuestro humor ante casi cualquier eventualidad, no es una característica propia. Muchos otros países se han tomado con su propio humor la situación vivida durante los últimos 17 meses. México dio a conocer por aquel entonces, a inicios de la pandemia, a Susana Distancia, una superheroína para aprender a contener una epidemia manteniendo una sana distancia entre las personas. Nació siendo un dibujo animado, pero se hizo de carne y hueso en Metepec, en el estado de México, para explicar cómo "este metro y medio" (la distancia marcada con los brazos abiertos) "nos defiende del malvado coronavirus".

Susana Distancia dio la vuelta al mundo, y un año y medio más tarde repite otro colega pandémico, cuyo nombre le viene al pelo: Pandemio. En un centro de vacunación instalado en el Palacio de los Deportes de Ciudad de México para jóvenes de 30 a 39 años, una serie de monigotes salieron a animar la media hora de espera obligatoria para todos aquellos ya vacunados, por si se desencadenara una reacción a la inyección. Entre ellos estaba un atlético oso panda, que dedicó a los presentes algún que otro baile. Incluso para mantener más animados a los asistentes, llegó a hacer unos ejercicios de movilidad, en los que participaron gran parte de los asistentes.

Lo cierto es que no estaba solo: Pandemio iba acompañado de Pilita y Bongo, detrás de los cuales estaban los tres preparadores físicos Carlos García, Mariano Torres y Mauricio Rodríguez. "Hacemos que después de que las personas sean vacunadas se olviden del estrés y estén más tranquilos, y por qué no, para que se diviertan un rato", señaló Pandemio a Televisa. Una de las personas presentes en el centro de vacunación explicó a la cadena de televisión que le había parecido una gran idea: "Porque a lo mejor uno viene espantado, pero ellos están ahí, te dan el ánimo".

«Lo más gratificante es ver que se van sin preocupación por lo de su vacuna»

Aunque todo empezó con unas "coreografías básicas", Mariano Torres, quien encarna a Pandemio, asegura que ya tienen "todo un 'show' montado". "Creo que lo más gratificante es ver cómo las personas te agradecen tu trabajo, que se van sin preocupación por lo de su vacuna", añade Mauricio Rodríguez, Bongo.

Vacunación México