Los secretos sexuales que (casi) siempre ocultamos a nuestras parejas
  1. Alma, Corazón, Vida
"NO SE LO DIGAS A NADIE"

Los secretos sexuales que (casi) siempre ocultamos a nuestras parejas

Las relaciones amorosas no siempre son del todo honestas. Aquellas cosas que nunca contamos tienen que ver con nuestro pasado más íntimo y nuestros deseos más vergonzosos

placeholder Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

La honestidad es uno de los aspectos que más valoramos en una relación amorosa, pero también es uno de los que más brilla por su ausencia. Cierto es que hay pequeñas mentiras inocentes que tampoco pesan demasiado, otros engaños son más graves y luego ya hay auténticos expertos de la falsedad que incluso son capaces de llevar dos tipos de vida totalmente diferentes. Ser honesto y decir la verdad es especialmente importante en la cama, pues al final el grado de confianza que se extiende entre la pareja que se quiere y se desea bien es uno de los alicientes para una vida sexual gozosa y satisfactoria. Al fin y al cabo, tu novio o novia debería saber más que nadie qué es lo que te gusta que te hagan, pues son los primeros que están dispuestos a cumplir tus más inconfesables fantasías.

¿Cómo de sincero eres respecto a los asuntos de alcoba? Vale que no hables de estos temas con la primera persona que se presenta en tu camino, pero ¿y con tu pareja? Un estudio reciente publicado en la revista 'Sexuality & Culture' trató de averiguar si en verdad la mayor parte de las relaciones esconden sus pareceres sobre lo que les gusta en la cama, sus experiencias más vergonzantes o sus temores más inconfesables. Así, el grupo de científicos reunió a 196 estudiantes universitarios (tal vez la edad o el tiempo en el que más se experimenta y se disfruta sexualmente) para que contestaran una encuesta de 39 preguntas sobre la cantidad, el tipo de secretos sexuales o las razones que tenían para no contarlos jamás.

Desgraciadamente, el mayor secreto compartido por las mujeres de la encuesta fue haber vivido algún caso de abuso sexual

Más de un tercio de los encuestados (un 36%) reconoció que había ciertas cosas referentes al sexo que su pareja romántica o sexual no sabía, aunque más de la mitad (55%) confesó que en relaciones pasadas sí que habían acabado por contárselos a sus relaciones anteriores. Las incógnitas que escondían a sus compañeros eran similares; sin embargo, los investigadores se dieron cuenta de que diferían en cuanto a géneros. Desgraciadamente, el secreto sexual más frecuente entre el género femenino era el hecho de haber sufrido en alguna ocasión abusos sexuales, un problema con el que han tenido que convivir muchas y que gracias al feminismo cada vez está adquiriendo más visibilidad y una mayor capacidad de respuesta primero por las mujeres que han sido víctimas o podrían serlo, y en segundo lugar, por la sociedad en forma de leyes más justas e igualitarias.

Otra de los secretos más típicos en el género femenino era el hecho de haber sido infiel, así como sentir inquietud por el BDSM (o directamente practicarlo), ver pornografía y, en último término, disfrutar con los juguetes sexuales. Los hombres, sin embargo, contaban con una lista de secretos mucho más inocente: lo que más ocultaban era su afición al cine para adultos, seguido de haber tenido tríos y, obviamente, haber sido infieles.

Las razones del secreto

Además, los investigadores atendieron a las razones por las que los participantes guardaban con celo estas historias, filias o actitudes sexuales. En primer lugar, ellas no lo contaban porque temían que su contraparte masculina no lo fuera a entender, mientras que ellos opinaron que no querían verbalizarlos porque tenían miedo de que la otra parte los desaprobara. Y, por supuesto, lo que los detenía a la hora de contarlos también aludía a no querer que nadie más se enterase o que lo pudieran contar, así como por vergüenza o preocupación de que la relación se terminara.

Foto: Foto: iStock.

Por otro lado, ¿cómo fue el momento de revelar estos secretos, en caso de que por fin quedaran al descubierto? ¿Fue desagradable o realmente mereció la pena? La forma más común fue en mitad de una discusión cara a cara entre ambas partes, seguida de una confesión a través de mensaje de texto o por teléfono. No podía faltar el chivatazo: muchos reconocieron que su pareja se enteró por un familiar o amigo en común, cosa que evidentemente, no les debió hacer ninguna gracia. A pesar de todo, la mayoría aseguró que había sido positivo para ellos mismos y para la pareja en general conocer sus más íntimos secretos, reconociendo una sensación de alivio cuando fueron desvelados.

"Es probable que los tipos de secretos sexuales que la gente guarda y sus razones cambien con la edad", asegura Justin J. Lehmiller, investigador del Instituto Kinsey y educador sexual, quien se ha hecho eco del estudio en un artículo de 'Psychology Today'. Del mismo modo, como es lógico, los tipos y razones para estos asuntos ocultos también varían según contexto cultural. "No es nada raro que las personas escondan secretos sexuales en sus relaciones", concluye. "Sin embargo, el hecho de que la mayoría de las personas consultadas lo vieran como una experiencia positiva más que negativa hace sospechar que ser honesto", también en el mundo de las relaciones sexuales pasadas o sobre gustos particulares, es muy beneficioso y valioso para la pareja.

Sexo Novio Vida sexual Noadex