Un restaurante de Nueva York bate el récord Guinness al vender las patatas más caras
  1. Alma, Corazón, Vida
En el Upper East Side

Un restaurante de Nueva York bate el récord Guinness al vender las patatas más caras

"Estoy sin palabras, abrumado, eufórico y emocionado... es una de las experiencias más surrealistas que he visto"

placeholder Foto: Esta es la forma de "demostrar que Nueva York ha vuelto" (Unsplash)
Esta es la forma de "demostrar que Nueva York ha vuelto" (Unsplash)

Serendipity3 es un restaurante del Upper East Side de Nueva York que ha reabierto sus puertas a lo grande: acaba de batir su décimo récord mundial Guinness, esta vez por las patatas fritas más caras. Este snack saboreado por muchos cuesta la friolera de 200 dólares (169 euros) y lleva el apropiado nombre de 'Creme de la Creme Pommes Frites'.

"Estoy sin palabras, abrumado, eufórico y emocionado... es una de las experiencias más surrealistas que he visto", ha contado a New York Post Frederick Schoen-Kiewert, jefe de cocina de Serendipity3. Su director creativo, Joe Calderone, ha indicado que la reapertura suponía "el momento perfecto para hacer algo realmente divertido y demostrar que Nueva York ha vuelto".

"Hoy tengo el placer de entregar el título de Récord Mundial Guinness de las patatas fritas más caras a Serendipity3 por su Creme de la Creme Pommes Frites", ha anunciado este lunes 19 de julio la juez del Récord Guinness, Kaitlin Vesper. "Enhorabuena, ahora sois oficialmente increibles".

Diez récords a sus espaldas

Gracias a la colaboración que tiene Serendipity3 con sus proveedores de más alto nivel, el establecimiento ha podido recurrir a "algunos ingredientes que normalmente no utilizamos todos los días", ha señalado Schoen-Kiewert. Por ello, pensaron que las patatas fritas podrían ir acompañadas de trufas y otras "cremas de alta gama", como la "salsa mornay, la de queso, y queríamos estar por encima de eso".

Foto: Fuente: iStock

Calderone ha vivido los diez récords mundiales Guinness que ha batido Serendipity desde 1998. El primero de ellos fue el de la tarta de boda más grande del mundo, de 3.000 kilos y tres metros de altura. Este postre formó parte de la celebración del día de San Valentín en el establecimiento, y ese fin de semana todos los comedores sociales y refugios para personas sin hogar tuvieron un trozo de la tarta.

"Esto es aún más especial porque, al salir de la pandemia, es de agradecer tener algo por lo que entusiasmarse", ha confesado Calderone. El hombre ha señalado que el restaurante empezará a aceptar reservas para sus patatas fritas de 169 euros en breve, ya sea para lujosos habitantes del Upper East Side o para visitantes de la realeza.

Nueva York Gastronomía Récord Guinness Récords
El redactor recomienda