¿Qué se siente al ganar 68 millones a la lotería? Una ganadora te lo cuenta
  1. Alma, Corazón, Vida
NO QUISO CAMBIOS DRÁSTICOS

¿Qué se siente al ganar 68 millones a la lotería? Una ganadora te lo cuenta

Una enfermera australiana sigue trabajando dos años después de convertirse en millonaria por sorpresa y explica todo lo que le ha pasado por la cabeza en este tiempo

Foto: Fuente: iStock
Fuente: iStock

Si eres de las personas que juega habitualmente a la lotería y cada vez que ganas un pequeño premio te produce un pequeño cosquilleo interior, seguro que sueñas con llevarte algún día un gran bote. Es la aspiración de casi todas las personas que participan en los juegos de azar, pero la mayoría nunca sabrán lo que se siente porque no les tocará.

Por eso, conocer en primera persona cómo es la sensación de ganar un premio millonario, de esos que te cambian la vida, parece muy interesante. Y nos lo ha contado una enfermera australiana que ganó el mayor premio individual de lotería de la historia de su país: en enero de 2019 se llevó un bote de 107 millones de dólares australianos, el equivalente a 68 millones de euros.

Foto: Lotería de navidad (EFE)

De esta mujer, que nunca quiso hacer público su nombre, solo se conoce que tiene unos 40 años, que trabajaba en un hospital de Sídney y que es madre. Ella ha contado a The Lott, la empresa organizadora de la lotería en Australia, qué sintió cuando se dio cuenta de que era millonaria y cómo tardó en asimilar una noticia que dio por completo la vuelta a su vida.

Cómo es ser millonario

Lo primero que la ganadora recuerda es que compró su participación para el sorteo de la Powerball como cualquier otro día, pero se olvidó por completo de ello para volver a sus asuntos: "No estaba pendiente en absoluto porque eso, simplemente, no sucede, la gente como yo no gana esos premios. ¡Todavía no creo que lo haya asimilado realmente!"

"Siempre pensé que la gente como yo no gana esos premios"

Pero cuando descubrió que era la ganadora, lo vivió casi en tercera persona: "Cuando se produjo la noticia estaba tan emocionada por mí misma como todo el país lo estaba por el ganador. Era como si pudiera mirarme a mí misma desde fuera y pensar 'wow, esto es muy emocionante, me pregunto qué va a hacer con todo ese dinero'". Era incapaz de pensar en primera persona.

La mujer recuerda que se sorprendió viendo por televisión todas las noticias que surgían sobre el bote millonario y las repercusiones que se producían: "Todavía recuerdo haber visto cómo se desarrollaba la historia en la televisión nacional. Fue emocionante verlo y ver que tanta gente estaba feliz por mí. Aprecié los buenos deseos y la emoción que llegaba de todo el país".

placeholder Powerball es el mayor juego de lotería de Australia
Powerball es el mayor juego de lotería de Australia

Sin embargo, después de una noche de nervios que todavía recuerda fácilmente, la ganadora se levantó un día después y todo siguió igual: "Me levanté a la mañana siguiente y llevé a los niños al colegio, tenía recados que hacer y compromisos que tenía que cumplir. La gente necesitaba que yo fuera la persona que siempre fui".

Hoy sigue trabajando

Esta mujer reconoce que, aunque una noticia como ésta puede cambiar la vida de las personas, afrontarla con serenidad es lo mejor que se puede hacer: "Supongo que llegas a cierta edad y ya eres la persona que eres y estás configurado de cierta manera. Cuando has tenido ciertos hábitos durante toda tu vida, no los cambias de la noche a la mañana o, al menos, yo decidí no hacerlo".

Foto: Fuente: iStock

Por eso, esta enfermera australiana decidió seguir trabajando y, aunque en su cuenta corriente hay más de 68 millones de euros, ella sigue acudiendo cada mañana a su hospital para dar lo mejor de sí misma. Decidió no cambiar drásticamente su vida de la noche a la mañana y no tiene claro cuándo dejará de prestar sus servicios profesionalmente.

Eso sí, reconoce que ganar la lotería era algo con lo que siempre había soñado: "Cuando oía hablar de gente que ganaba la lotería, mi esposo y yo siempre nos sentíamos muy felices por ellos. Siempre decíamos '¿te imaginas?' ¡Solo un millón de dólares ya sería maravilloso!" Pero no fue un millón… fueron 107 millones de dólares australianos que había en el bote.

"Cuando oíamos que alguien ganaba la lotería, siempre nos sentíamos muy felices por ellos"

Recuerdo que "siempre solía decirle a la gente del hospital que se fueran a comprar un boleto de lotería si se sentían mal, explicándoles que te da algo de optimismo, que tal vez por la mañana te despiertes y todo haya cambiado. Aferrarse a algo. ¡Y eso es exactamente lo que me pasó a mí!" Hoy, dos años y una pandemia después, sigue animando a sus amigos a jugar a la lotería… aunque muy pocos conocen su secreto.

Lotería Australia Juegos de azar Sorteo
El redactor recomienda