Dos latidos bastan para descubrir cuál es el estado de tus arterias coronarias
  1. Alma, Corazón, Vida
PREVENCIÓN CARDIOVASCULAR

Dos latidos bastan para descubrir cuál es el estado de tus arterias coronarias

Cuatro segundos y un escáner de última generación pueden ser suficientes para conocer cómo están nuestras arterias coronarias y ayudar a prevenir un accidente cardiovascular

placeholder Foto: Escáner de Bach Care. (Cortesía)
Escáner de Bach Care. (Cortesía)

Hace un cuarto de siglo, la enfermedad cardiovascular era la primera causa de muerte en nuestro país. Tras 25 años, se han producido importantes avances en el conocimiento de esta patología, se ha incidido en la prevención de los factores de riesgo y se conoce a la perfección la fisiología del corazón. Aun así, continúa siendo el principal motivo de defunción en nuestro país.

Algo falla, y la búsqueda de ese ‘algo’ ha sido desde hace años la obsesión del doctor Luis Ángel Samaniego, médico intensivista y director del centro de prevención y rehabilitación de la enfermedad cardiovascular Bach Care. Él nos relata cómo, desde la UCI de un hospital, "se reciben pacientes en situaciones críticas y se centran los esfuerzos en conseguir que alguien no se muera antes de tiempo. Infarto, hemorragia cerebral… En cuestión de segundos, una persona entra en parada y tenemos dos minutos para arrancar ese corazón". Pero lo terrible es que casi la mitad de las 270 muertes diarias por accidente cardiovascular "se da en personas a las que todavía, por edad, no les tocaría morir. Una cosa es morir a los 90; otra es que con 50, 60 o 65 años te mueras por algo que se podía prevenir. Es algo que siempre me hace sentir impotente".

El doctor apunta que la clave se encuentra en que en los hospitales se trabaja con pacientes ya enfermos. Se trabaja sobre los factores de riesgo: deja el tabaco, haz deporte, adelgaza. "Transmitimos la responsabilidad a las personas. Está claro que quien fuma, no se mueve y come mal tiene muchas más posibilidades de tener un infarto; pero hay más aspectos sobre los que trabajar".

El estado de nuestras 'cañerías'

Entre esos aspectos, el doctor Samaniego menciona nuestras arterias. Nuestras ‘cañerías’, que se pueden ir obstruyendo poquito a poco a lo largo de los años. Esa velocidad de 'taponamiento' no es igual en todas las personas, "y ahí intervienen componentes genéticos y conductuales. Nosotros no sabemos cómo están nuestras arterias; para tener esta información, deberíamos hacer un cateterismo, una prueba invasiva que se reserva para aquellos casos en los que ya ha habido una señal, un aviso de que algo está fallando. Es decir, cuando la persona ya está tocada".

placeholder El doctor Samaniego observa una imagen para llegar a un diagnóstico. (Cortesía)
El doctor Samaniego observa una imagen para llegar a un diagnóstico. (Cortesía)

En este contexto, se echaba en falta la posibilidad de una herramienta de diagnóstico por imagen que permitiera visualizar el interior de las arterias de forma cómoda, segura y no invasiva. "De ese modo, se podría identificar a las personas que, aun sin haber tenido ninguna complicación, pudieran estar en riesgo cardiovascular. Y hoy ya disponemos de esa herramienta".

Se refiere el doctor Samaniego a un escáner médico de detección espectral que permite, en apenas cuatro segundos, ver el corazón. "Ir por cada una de las arterias principales, navegar por su interior y ver si hay algún tapón, algún estrechamiento. Es un escáner muy avanzado y, con él, podemos cambiar el modelo de cuidado y prevención de la salud cardiovascular".

Prevención cardiovascular más tecnología de última generación. Tenemos, así, dos de las patas iniciales que dieron origen al nacimiento de Bach Care. "Nuestra idea era poder utilizar el aval científico y la tecnología para ofrecérselos a quienes quieran saber cómo está su corazón. No a las personas enfermas, sino a las de mediana edad que se preguntan por el estado de sus arterias, igual que se hacen rayos X o ecografías para ver sus pulmones u otros órganos".

placeholder Cuatro segundos son suficientes. (Cortesía)
Cuatro segundos son suficientes. (Cortesía)

No se trata solo del escáner. Apoyándose en datos bioquímicos y genéticos, el equipo “hace una evaluación completa en la que se determina el estado actual de salud del corazón; la predisposición genética a sufrir enfermedades cardiovasculares; el límite de esfuerzo físico saludable y un plan de mejora de rendimiento —especialmente si la persona es deportista—; un plan dietético ajustado a tus necesidades nutricionales, y, en definitiva, el riesgo real de sufrir una enfermedad cardiovascular y una propuesta inmediata para evitarlo”.

En este sentido, el doctor Samaniego nos habla de que en los primeros 25 pacientes se vio que el 80% tenía arterias coronarias normales, es decir, "no se iban a morir de infarto de miocardio o ictus. Pero, en el 20% restante, hemos encontrado algunas alteraciones reversibles. Y ello nos permite ponernos en contacto con su cardiólogo de referencia para proceder a un cateterismo".

El rechazo al hospital

Pero hay una pata más: un enfoque conductual, alejado de la crispación hospitalaria, en el que, “en un ambiente de arquitectura terapéutica, en un entorno 'wellness' y de alta gastronomía, la persona reciba información sobre su salud sin ligarla al estrés de un centro sanitario; porque, de forma muchas veces inconsciente, rechazamos todo lo que nos recuerda a hospital, desde el olor a las luces, desde la comida a la bata del profesional”.

Ese enfoque justifica también el nombre del proyecto. Bach Care se llama así en homenaje al compositor, según explica el doctor Samaniego. "Soy médico, pero también músico. Para mí, Bach es un referente, y su música, una metáfora de la vida. Al igual que las distintas melodías que conforman una sinfonía se unen en el contrapunto, las distintas líneas de nuestra vida —salud, trabajo, emociones, economía…— deben estar en equilibrio para que suene bien nuestra sinfonía vital".

placeholder El resort The Ritz-Carlton, Abama, en Tenerife. (Cortesía)
El resort The Ritz-Carlton, Abama, en Tenerife. (Cortesía)

Por ello, Bach Care, que se encuentra en The Ritz-Carlton, Abama (Tenerife), se concibe como una experiencia en la que al diagnóstico se añade la vivencia del bienestar. "Tenemos programas de tres días en los que, además del estudio y del asesoramiento, se disfruta de la alta cocina con estrella Michelin del hotel, del 'spa'… Es un paréntesis en el que tomar conciencia de tu salud, pero en un entorno de lujo y tranquilidad".

ECBrands Brands Salud