Fallece a los diez años Maya, la perra que ahuyentó a más de veinte osos
  1. Alma, Corazón, Vida
En Estados Unidos

Fallece a los diez años Maya, la perra que ahuyentó a más de veinte osos

Aunque los Jones no eran una familia de granjeros que necesitasen proteger a su ganado, la pareja deseaba tener a sus" hijos a salvo"

Foto: Gary Jones entrenó al animal para convertirle en un perro guardián (Unsplash)
Gary Jones entrenó al animal para convertirle en un perro guardián (Unsplash)

Maya era una perra que pasó sus diez años de vida ahuyentando osos en West Hartford, Connecticut (Estados Unidos). Debido a un episodio traumático que tuvo Gary Jones con un oso (el cual solucionó imitando los rugidos de la criatura legendaria Sasquatch), el hombre decidió hacerse con un perro.

"Acogimos a Maya cuando era una cachorro", ha contado su dueño Gary Jones en una publicación referida por Patch. El hombre buscó información sobre el entrenamiento que seguir para convertir a su mascota en un "perro guardián". Aunque los Jones no eran una familia de granjeros que necesitasen proteger a su ganado, la pareja deseaba tener a sus "hijos a salvo".

Foto: El can estaba en un campo de golf ubicado a unos pocos kilómetros del lugar en el que se perdió su pista (Unsplash)

El patriarca parecía haber esperado que su nueva mascota ahuyentase a futuros osos poco después de su llegada al hogar familiar. Sin embargo, Jones descubrió pronto que Maya no iba a poder desenvolverse como perra guardián hasta pasados dos años.

"Mi mayor esperanza era que su primer encuentro con un oso fuera con uno que pudiera intimidar fácilmente", ha confesado Jones. El dueño estimaba que un episodio así infundiría en su perra una sensación de superioridad, ya que proporcionaría información sobre "la autoridad que debería ejercer sobre ellos".

Ilesa en su última 'misión'

Ese día llegó finalmente. Un osezno se acercó a las inmediaciones de la vivienda familiar y llegó a acomodarse en el área de juegos de los pequeños de la casa. "Cuando Maya empezó a ladrar, el oso comenzó a sentir miedo". La perra logró ahuyentar a la cría y, desde ese momento, "dejó de ser temerosa, incluso cuando tenía delante osos que eran cinco veces su tamaño", ha indicado Jones.

"Cuando Maya empezó a ladrar, el oso comenzó a sentir miedo"

En sus más de diez años como perra guardián, Maya ha logrado alejar de su hogar a más de una veintena de osos. Puede que el motivo del fallecimiento del can genere curiosidad en algunas personas, ya que no fue debido a un 'combate' con otro animal. La última vez que Maya ahuyentó a un oso, regresó ilesa.

Esta mascota ha muerto a causa de "la enfermedad de Lyme, la cual fue detectada demasiado tarde", ha confesado Jones. "Ella era mi constante compañera de senderismo, juntos exploramos múltiples lugares de Connecticut cuando nos fue posible".

El redactor recomienda