Cómo perder una fortuna a la lotería y destrozar tu vida intentando arreglarlo
  1. Alma, Corazón, Vida
FUERON NOTICIA NACIONAL

Cómo perder una fortuna a la lotería y destrozar tu vida intentando arreglarlo

La historia de una pareja británica que olvidó reclamar un premio millonario a tiempo y que, después, vio cómo su vida se convertía en un infierno

placeholder Foto: Fuente: iStock
Fuente: iStock

Cuando millones de personas juegan cada día a la lotería lo hacen convencidos de que, algún día, la suerte se pondrá de su parte. Sueñan con el momento en el que puedan ganar un premio que les cambie la vida y que les permita llevar un ritmo de lujo visitando restaurantes caros y viajando a los destinos más exóticos y exclusivos del planeta.

Sin embargo, no siempre salen las cosas como se esperan y la lotería no iba a ser una excepción. Hay multitud de casos en los que el dinero del premio ha provocado rupturas en parejas o guerras familiares, pero este caso es particularmente duro. Tenían una vida de ensueño y, en cuestión de pocos meses, todo se vino abajo.

Foto: Fuente: iStock

El día que Martyn y Kay Tott se dieron cuenta que habían ganado 3 millones de libras a la lotería, hacía mucho tiempo que el sorteo se había celebrado. Tanto como que habían pasado seis meses. Sin embargo, esta pareja británica removió todos los cajones de su casa, los bolsillos de sus chaquetas y cualquier hueco donde hubieran haber podido guardar su boleto ganador.

La lotería acabó con su matrimonio

Desafortunadamente para ellos, no tuvieron suerte. Sin embargo, sabían que nadie había reclamado ese premio, por lo que decidieron contactar con la tienda donde normalmente hacen sus apuestas de lotería. Ellos confirmaron que, efectivamente, el boleto se había validado en sus máquinas, pero la batalla legal no había hecho más que comenzar.

Martyn no se resignó y litigó durante 5 años en los tribunales, pero sin suerte

Esta pareja británica contactó con Camelot, la empresa encargada de la gestión de los juegos de azar en Reino Unido. Presentaron las pruebas de que Kay había sellado aquel boleto ganador, pero la respuesta no es la que esperaban: las leyes británicas estipulan que, en el caso de billetes de lotería perdidos o robados, los dueños disponen de 30 días para reclamaciones.

No solo habían pasado aquellos 30 días que marcaba la ley, sino que su reclamación se había presentado más allá de los seis meses. Pero insistieron y, después de más de un mes de deliberaciones, Camelot decidió que no tenían derecho a cobrar su premio y dieron carpetazo al asunto. Cuando recibieron aquella notificación, el mundo se hundió para ellos.

placeholder Un participante de una lotería rellena un boleto. (iStock)
Un participante de una lotería rellena un boleto. (iStock)

Pero los Tott perseveraron y no se vinieron abajo: decidieron hacer una campaña a nivel nacional para pelear por lo que consideraban que era suyo. Martyn y Kay Tott recibieron el apoyo de personajes británicos muy famosos, entre ellos el del multimillonario empresario Richard Branson o, incluso, el del entonces primer ministro Tony Blair.

El dinero no da la felicidad

Esas muestras de afecto no fueron suficientes y la decisión de Camelot fue inamovible. Toda esa situación que se extendió durante varios meses afectó directamente al matrimonio, tanto que Martyn y Kay Tott decidieron separarse. Además de haber perdido el equivalente a 3,5 millones de euros, la lotería había acabado también con su vida en pareja.

Foto: La lotería le cambió la vida y, ahora, tendrá que empezar de cero (The Lott)

Mientras Kay decidió olvidarse hasta donde pudo de lo sucedido, Martyn se propuso recuperar aquello que, desde su punto de vista era suyo. Pasó los siguientes cinco años litigando en los juzgados por recibir el dinero que había ganado a la lotería, pero la justicia británica nunca le dio la razón. Perdió el boleto ganador, su matrimonio y, por último, una buena cantidad de dinero en el juzgado.

Tiempo después, Martin Tott reconoció a The Sun que todo aquello que se había derivado del premio de la lotería le había superado: "Que nos quitaran ese dinero fue una tortura. Durante mucho tiempo perdí de vista quién era y en qué creía. Pero puedo decir honestamente que, ahora, me alegro de no haber recibido los 3 millones de libras esterlinas".

"Que nos quitaran ese dinero fue una tortura"

Martín asegura que "no hay garantía de que me hubiera traído la felicidad" y reconoce que ya han pasado 20 años desde aquellos fatídicos meses y lo tiene totalmente superado. Eso sí, si volviera la vista atrás cambiaría muchas cosas… pero sobre todo cambiaría aquella obsesión que le llevó a perder el dinero de la lotería y a su mujer.

Lotería Juegos de azar Suerte Juegos Sorteo
El redactor recomienda