Un perro visita cada día la mina en la que su dueño murió en un accidente
  1. Alma, Corazón, Vida
LLORA COMO UNO MÁS DE LA FAMILIA

Un perro visita cada día la mina en la que su dueño murió en un accidente

El animal, que había sido adoptado seis meses atrás, apenas ha comido nada sólido en las tres últimas semanas y solo se alimenta de agua

placeholder Foto: Cuchufleto sigue esperando a su dueño cada día (Facebook)
Cuchufleto sigue esperando a su dueño cada día (Facebook)

El pasado 4 de junio, una mina de carbón se hundía parcialmente en Coahuila, en el norte de México. El colapso provocó la muerte de 7 trabajadores, entre ellos Gonzalo Cruz. Este hombre había adoptado hace solo seis meses a un perro al que llamó Cuchufleto y cada día le acompañaba de camino a su trabajo en un trayecto de casi un kilómetro desde su casa.

Ahora, tres semanas después de aquella tragedia, Cuchufleto sigue acudiendo a diario hasta la mina de carbón en busca de su dueño. El animal no entiende que ha muerto y que no va a volver, tal y como explica la viuda de Gonzalo, Sandra Briseño: "Salía con mi esposo a las 6:30 de la mañana, incluso entraba con él a la mina. No le importaba que estuviera oscuro. Ahí estaba él. A veces salía y lo esperaba afuera".

Durante la jornada de trabajo, Cuchufleto solía volver a casa y esperaba allí a que saliera su dueño. Sin embargo, si algún día notaba que se hacía tarde, el perro salía al encuentro de Gonzalo para acompañarlo de vuelta. Incluso los días que hacía doble turno, el perro se quedaba esperando a la puerta de la mina para que Gonzalo no regresara solo.

El perro más leal

Desde el 4 de junio, Cuchufleto pasa el día a la puerta de su casa esperando que Gonzalo regrese. Apenas ha probado alimento y solo bebe agua, pero cada día se desplaza hasta la puerta de la mina para intentar ver a su dueño. Sandra ha explicado a la televisión mexicana 15 Sabinas que "tal vez piensa que mi esposo todavía está allí, se da la vuelta y regresa y se queda acostado".

Desde que Gonzalo murió, el perro solo bebe agua y apenas ha vuelto a probar la comida

El día del accidente, Cuchufleto se fue a la mina porque su dueño tardaba, pero allí solo se encontró a un montón de operarios que trataban de rescatar a las víctimas. El perro no se movió hasta que, dos días más tarde, el cuerpo sin vida de Gonzalo Cruz salía a la superficie. Sin embargo, el animal no regresó a su casa hasta última hora de la noche.

Este perro ha mostrado su lealtad hacia la persona que lo recogió de la calle, por eso no es de extrañar que esté viviendo el duelo como el resto de la familia: "Un día estaba llorando y gimiendo, como llora alguien cuando algo le duele. Es el dolor que siente por la ausencia de mi esposo al que no ha visto ''.

México Animales Perro
El redactor recomienda