Crumpet, la perra desaparecida en 2010 que ha vuelto a casa
  1. Alma, Corazón, Vida
En Reino Unido

Crumpet, la perra desaparecida en 2010 que ha vuelto a casa

Crumpet tenía una infección severa en los oídos cuando la encontraron, por lo que está completamente sorda

placeholder Foto: El can estaba en un campo de golf ubicado a unos pocos kilómetros del lugar en el que se perdió su pista (Unsplash)
El can estaba en un campo de golf ubicado a unos pocos kilómetros del lugar en el que se perdió su pista (Unsplash)

Crumpet es una perra que desapareció en Dorset (Reino Unido) en octubre de 2010 mientras estaba jugando con la hija de trece años de Sarah Covell, matriarca familiar y dueña de la mascota. La mujer, que es también ama de casa, dejó que los perros jugaran juntos en el jardin mientras atendía a unos caballos. Una vez concluida su tarea, regresó para descubrir que no había ni rastro de Crumpet.

Ahora, el diario británico Daily Mail ha publicado que este mes, después de casi once años, la señora Covell ha recibido la llamada de un veterinario. El profesional estaba atendiendo una emergencia cuando encontró a Crumpet en un campo de golf ubicado a unos pocos kilómetros del lugar en el que se perdió su pista hace más de una década.

Al observarla, comprobaron que Crumpet tenía una infección severa en los oídos, por lo que está completamente sorda. Aun así, Covell ha confesado que, después de escuchar la llamada, su reacción fue de "incredulidad". A esta mujer le resulta milagroso que "ella esté de vuelta en nuestras vidas". De hecho, cada día se sorprende al ver que la mascota sigue allí.

Con medicación de por vida

"Todos los días pensamos que es maravilloso que esté con nosotros. Ni siquiera sabíamos si la íbamos a reconocer, ya que han pasado once años desde que desapareció", ha indicado la señora Covell. Lo que sí lamenta la dueña es el estado en el que se encuentra el animal, ya que pensaba que alguien iba a hacerse cargo de ella.

"Creo que ha estado en una situación de total abandono y me parece un crimen que le hayan dejado las orejas así, ya que la podían haber curado fácilmente". Ahora, Crumpet tendrá que tomar medicación el resto de su vida. Sin embargo, la lección que ha aprendido Covell es la importancia de poner chip a los animales.

Animales
El redactor recomienda