Vacaciones y diabetes: 10 consejos para controlar los niveles de azúcar en tus viajes
  1. Alma, Corazón, Vida
SALUD SIN MITOS

Vacaciones y diabetes: 10 consejos para controlar los niveles de azúcar en tus viajes

Mantener unos niveles óptimos de glucosa es fundamental para una persona diabética. Te explicamos cómo debes prepararte para hacerlo sin problemas cuando estés fuera de casa

placeholder Foto:

Tras un año en el que apenas hemos podido salir de nuestra comunidad, parece que este verano, por fin, podremos viajar a muchos de los destinos soñados. Está claro que, tanto si se trata de un gran viaje como de una escapada de fin de semana, siempre deberemos tener en cuenta las precauciones sanitarias, y no solo para evitar la propagación del covid-19, sino también para mantener bajo control aquellas patologías que podamos tener. Hoy, queremos poner el foco en la diabetes.

Por sus características, se trata de una enfermedad crónica en la que siempre se deben mantener unos niveles óptimos de azúcar. “Se origina porque el páncreas no sintetiza la cantidad de insulina que el cuerpo humano necesita, la elabora de una calidad inferior o no es capaz de utilizarla con eficacia”, explica la doctora Maria Esther Batista, del servicio de Endocrinología del Hospital Universitari Sagrat Cor de Barcelona. Esta disfunción altera la cantidad de glucosa (azúcar) en la sangre, lo que puede provocar problemas importantes de salud.

Foto:

En este sentido, la doctora Batista señala que “unas concentraciones de azúcar en sangre fuera de control pueden provocar, a corto plazo, hipoglucemia, hiperglucemia o cetoacidosis diabética. A largo plazo, una falta de control de la diabetes puede dañar órganos como el corazón, los riñones, los ojos y los nervios. Esto significa que las personas con diabetes pueden tener un elevado riesgo de sufrir enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares, patologías renales y problemas visuales”.

Queda claro que todas las personas con diabetes deben vigilar atentamente sus niveles de azúcar. Este control, que se hace en casa sin problemas, puede ser más complicado cuando estamos de viaje, salimos de la rutina y alteramos nuestro ritmo de vida habitual. Para prevenir desajustes, la doctora Batista nos da una serie de pautas que ayudarán a que las vacaciones no supongan una alteración en nuestra enfermedad.

1. Si viajas a otro país, habla con el personal de enfermería especialista en diabetes o con el médico acerca del cambio horario de la zona a la que se viaja, para que puedan ayudar a modificar la pauta de insulina y las horas de administración de esta. Si se va a viajar hacia el oeste, el día será más largo, mientras que, si se viaja hacia el este, el viaje acortará el día.

2. Si el viaje es en avión, puedes pedir al equipo médico que te prepare un informe (preferiblemente en inglés) donde haga constar el diagnóstico de diabetes y la necesidad de poder llevar en cabina todo el material necesario para el control de la diabetes (agujas, plumas de insulina, glucómetro y demás material fungible en caso de utilizar bomba de insulina). Asegúrate de tener una bolsa o estuche adecuado para guardar la insulina y el resto de los materiales necesarios. También puede ser útil llevar una nevera portátil y un contenedor para deshacerse del material punzante. Recuerda que la insulina corre el riesgo de congelarse en las bodegas de los aviones y eso la podría hacer inutilizable. Durante el viaje, lleva contigo unos tentempiés adicionales en el equipaje de mano por si sufre retrasos.

placeholder

3. Cuando prepares la maleta, es muy importante tener en cuenta cuánto material vas a necesitar durante el viaje y llevar siempre material de repuesto por si algo se dañara o perdiera. Es sensato tener dos equipos de insulina y sistema de medición de la glucosa y llevarlos en sitios separados (por ejemplo, uno en el equipaje de mano y otro en el del acompañante), por si uno de los dos se extravía.

4. Debes asegurar una correcta conservación de la insulina durante el viaje y a lo largo de toda la estancia. Recuerda que un bolígrafo de insulina no debe estar más de 30 días fuera de la nevera a temperatura ambiente, y que lo recomendable es conservarlos a una temperatura de entre 4-8º C.

5. En caso de utilizar bomba de insulina, es importante llevar siempre bolígrafos de insulina (lenta y rápida) para poder usarlos en caso de que por algún motivo la bomba fallase. También debes tener prevista una pauta de uso con horarios y unidades (coméntalo con tu equipo médico antes de viajar).

Si viajas a otro país, habla con tu médico acerca del cambio horario para que pueda ayudar a modificar la pauta de insulina

6. Toma nota de los números de contacto sanitarios en caso de emergencia. Si fuera necesario, ¿sabrías cómo conseguir insulina en la zona a la que viajas? Ten en cuenta que los nombres comerciales pueden variar de un país a otro, y para largas estancias deberás llevar encima una receta médica para poder comprarla en el país donde estés.

7. Es muy recomendable tener contratado un buen seguro de asistencia médica durante el viaje. Piensa que en algunos países no hay sanidad pública o esta es muy deficiente.

8. En caso de viajar en grupo, es recomendable que las personas que viajan contigo sepan cómo actuar en caso de que no te encuentres bien o sufras una hipoglucemia grave.

9. Si viajas a climas cálidos, mantén la insulina protegida de la luz solar directa y en un lugar fresco. Ten en cuenta que es posible que se absorba más rápidamente con el calor, por lo que será necesaria una mayor monitorización. Y, sobre todo, asegúrate de estar bien hidratado.

10. Por otro lado, si viajas a climas fríos, ten en cuenta que, en este caso, es posible que la insulina se absorba más lentamente. No permitas que se congele, ya que esto afectará a su acción. Finalmente, no olvides que los medidores de glucosa pueden verse afectados por altas y bajas temperaturas, así como por la altitud.

¿Y el equipaje de mano?

Para asegurarnos de que lo llevamos todo a mano y podemos solventar cualquier contratiempo que pudiera surgir durante el trayecto, la doctora Batista nos recuerda todo aquello que siempre debe llevar consigo la persona que tiene diabetes.

  • Documento de identidad e informe médico con el diagnóstico y tratamiento.
  • Glucómetro y tiras reactivas.
  • Lancetas y dispositivo para utilizarlas en los controles de glucosa en sangre del dedo.
  • Comida y tentempiés adicionales, así como preparados de glucosa, sacarosa... En monodosis y/o bebidas azucaradas.
  • Diario de papel, o dispositivo electrónico para anotar los resultados de los controles.
  • Tiras reactivas para acetona en sangre u orina.
  • Medicamentos para combatir tanto la diarrea como los mareos. Lo que para la mayoría de las personas puede resultar simplemente molesto, para una persona con diabetes puede resultar muy peligroso.

*El Confidencial, en colaboración con Quirónsalud, presenta una serie de artículos con información práctica, consejos y recomendaciones para practicar deporte que mejore nuestra salud y bienestar. Si tienes alguna duda sobre esta temática o quieres más información, puedes contactar con el Hospital Sagrat Cor de Barcelona.

Vacaciones Brands Salud Quirónsalud Diabetes
El redactor recomienda