Gana la lotería porque llegó un minuto tarde y se equivocó de sorteo
  1. Alma, Corazón, Vida
SE COMPRARÁ UNA CASA NUEVA

Gana la lotería porque llegó un minuto tarde y se equivocó de sorteo

Selló su boleto para el próximo sorteo disponible, sin darse cuenta (afortunadamente) de que no era en el que quería participar

placeholder Foto: Elizabeth Johnson, con su cheque gigante de ganadora de la lotería (NC Lottery)
Elizabeth Johnson, con su cheque gigante de ganadora de la lotería (NC Lottery)

Imagínese por un momento que, cada semana, participa en los sorteos de Lotería Primitiva que hay en España. Siempre apuesta por los mismos números y, con la regularidad que marca un reloj suizo, acude cada pocos días a su administración de lotería para sellar su correspondiente boleto. Pero, un día, llega un minuto después del límite para jugar a ese sorteo.

El empleado de la lotería no se da cuenta y pasa su boleto. Pero en lugar de participar en el sorteo de la Lotería Primitiva del jueves, como quería, los mismos números se utilizan para jugar en el sorteo de la Primitiva del sábado. Un detalle aparentemente simple, pero que para una mujer norteamericana ha supuesto ganar 2 millones de dólares a la lotería.

Foto: Fuente: iStock

Se llama Elizabeth Johnson, vive en una pequeña localidad de 1.000 habitantes llamada Lucama, en el estado norteamericano de Carolina del Norte, y se ha convertido en una celebridad. Es dos millones de dólares más rica, el equivalente a 1,7 millones de euros aproximadamente, gracias a ese minuto de retraso con el que jugó sus boletos.

Ganó la lotería sin querer

Elizabeth ha contado a The Coastland Times cómo sucedió todo. El miércoles 19 de mayo había sido un día muy duro en el trabajo y no pudo jugar hasta última hora del día su boleto habitual. Entró en la web de la lotería y puso sus números, pero cuando le dio a validar el reloj había superado la hora límite, las 9.57 de la noche.

No pudo participar en el sorteo que quería por 1 minuto... y eso le ha hecho millonaria

Eso significaba que el boleto ya no era válido para ese sorteo del miércoles, sino que entraba a jugar automáticamente en el sorteo del sábado 22. Sin embargo, Elizabeth no se dio cuenta y siguió haciendo su vida con tranquilidad hasta que, el domingo por la mañana, recibió un aviso en su móvil anunciándole que había ganado un premio en el sorteo del día anterior.

Esta comunicación pilló por sorpresa a Elizabeth: "¡Definitivamente fue un shock! Cuando recibí el mensaje que decía que había ganado, pensé: 'Bueno, ni siquiera jugué esta noche'. Pero entré a ver qué era". Ahí se dio cuenta de que el sistema había guardado los números que jugó el miércoles 19 para el sorteo del sábado 22.

placeholder La Powerball es uno de los juegos más famosos de lotería en Estados Unidos
La Powerball es uno de los juegos más famosos de lotería en Estados Unidos

Si Elizabeth hubiera participado, como ella quería, en el sorteo del miércoles, no habría ganado nada. Pero como lo hizo en el del sábado, sus cinco números coincidieron con la combinación ganadora, por lo que su boleto estaba premiado con dos millones de dólares. Solo se equivocó en el complementario y, por eso, no se llevó el bote acumulado.

Piensa disfrutar de su premio

La ganadora ha explicado que trabaja como intérprete y que, de momento, piensa seguir con su empleo. Eso sí, antes piensa disfrutar de unas buenas vacaciones con su familia y, a la vuelta, comenzará a buscar una casa nueva en la que invertir una buena cantidad de dinero. Cree que la suerte que ha tenido tiene que emplearla sabiamente.

Foto: Fuente: iStock

Elizabeth esperó unos días para reclamar su premio, pero ya se ha llevado a casa su cheque gigante por valor de 1.415.000 dólares, es decir, el premio que le queda una vez descontados los impuestos. Equivalen a unos 1,2 millones de euros y tendrá de sobra para llevar a los niños a Disneyland, que es su gran sueño, y que le quede dinero para la nueva casa.

No es la primera vez que alguien participa en un juego de azar sin querer y se lleva un premio importante. Un buen ejemplo es Daniel Schuman, un norteamericano que nunca juega a la lotería, pero al que su mujer hizo un regalo por Navidad: además de otras cosas, le dio un boleto de lotería para el sorteo especial de Año Nuevo que iba a tener lugar pocos días después.

Piensa comprarse una casa nueva e irse de vacaciones con su familia a Disneyland

Daniel Schuman ni se acordó del sorteo, como buen "no jugador habitual", pero su mujer sí lo hizo y ambos miraron la app de la lotería para ver si les había tocado algo. La sorpresa llegó al comprobar que su número coincidía con uno de los premios de 1 millón de dólares, por lo que se puede decir que ganó la lotería sin querer… y sin ni siquiera comprar un boleto.

Lotería Suerte Sorteo Juegos de azar
El redactor recomienda