'Fake news' históricas que se creyó todo el mundo
  1. Alma, Corazón, Vida
mitos y mentiras

'Fake news' históricas que se creyó todo el mundo

Nos encontramos en la era de la desinformación y la rapidez prima sobre la veracidad, pero eso no significa que los bulos hayan surgido hace poco tiempo

placeholder Foto: Fuente: iStock.
Fuente: iStock.

En la actualidad escuchamos continuamente aquello de que nos encontramos en la era de la desinformación. Esto se debe principalmente a que, debido a los avances de las tecnologías, la inmediatez parece primar frente a la veracidad o el contraste, problema que hace un siglo no tenían los medios de comunicación: las noticias llegaban cuando llegaban. Aunque en los últimos años las 'fake news' han proliferado (desde Donald Trump y las elecciones a la muerte de Emilio Botín, nadie escapa), especialmente durante la pandemia y el confinamiento hemos sido testigos del nacimiento de infinidad de bulos y rumores.

Pero incluso antes de que existieran los medios de comunicación tal y como los conocemos, las llamadas 'fake news' ya existían. El Gran incendio de Roma derivó en persecuciones a los cristianos sin que aún se sepa del todo su origen, durante la Edad Media surgieron los 'libelos de sangre' (acusaciones en las que se afirmaba que los judíos cometían crímenes empleando sangre humana durante sus rituales religiosos), o tras el descubrimiento de América se hablaba de supuestas ciudades maravillosas como el Dorado o la ciudad de los Césares. Noticias irreales que han tenido un largo recorrido y han sido clave en muchos momentos.

Hacemos ahora un repaso por algunas de las más notorias de la historia contemporánea.

Los seres que viven en la Luna

Si hay que marcar el comienzo de las 'fake news' como las conocemos ahora, habría que remontarse a 1835, cuando el medio 'The Sun' (un periódico de Nueva York de corte conservadora, publicado desde 1833 hasta 1950) informó acerca de una supuesta civilización en la Luna, noticia de la que, sorprendentemente, nunca se retractó.

En 1835 el periódico neoyorquino 'The Sun' informó acerca de una supuesta civilización que vivía en la Luna

Los curiosos seres de la Luna causaron en su día un gran impacto debido a que acababan de llegar los nuevos medios de transporte que superaban la velocidad de los caballos (trenes y barcos de vapor), así como la prensa de masas o alta capacidad. Fue la primera vez que una noticia puramente inventada y sensacionalista trató de venderse como algo real, pero no la última.

El amarillismo de Randolph Hearst

Si hay un genio de las 'fake news' ('yellow news' por aquel entonces), es, sin duda, el magnate William Randolph Hearst. A finales del siglo XIX, España y Estados Unidos se enfrentaban por el dominio de Cuba. Hearst ordenó a sus periodistas (era dueño de más de 20 periódicos) que exageraran las noticias sobre la insurrección cubana, hasta que esto culminó en la explosión de El Maine en 1898.

placeholder La caricatura 'The yellow kid', que dio nombre a las noticias amarillistas.
La caricatura 'The yellow kid', que dio nombre a las noticias amarillistas.

Aunque las causas del suceso nunca estuvieron claras, el magnate apuntó con sus titulares al enemigo, lo que provocó irremediablemente la guerra y que nuestro país perdiera la colonia.

Las atrocidades durante la Primera Guerra Mundial

En las guerras se juega sucio, no hay ninguna duda, y en la Gran Guerra los distintos bandos se dieron cuenta de los beneficios de 'exagerar', por decirlo de algún modo, las atrocidades cometidas por el enemigo. En 1914, se publicó en nuestro país que los alemanes habían construido un horno en Bélgica para incinerar a los soldados fallecidos, un rumor que venía directamente del 'Daily Mail'. Al ejército alemán se le atribuyó muchísimas historias que iban desde las mutilaciones a las ejecuciones masivas o la quema de ciudades y edificios.

La gripe española no era española

Ha quedado con ese nombre debido a que la pandemia ocupó una mayor atención de la prensa en España que en el resto de Europa, ya que nuestro país no estaba involucrado en la guerra mundial y por tanto no se censuró la información sobre la enfermedad. Lo que comenzó como un apelativo sin más ha quedado para la historia, y aunque nadie se inventó nada deliberadamente, lo cierto es que muchas personas llegaron a creer que realmente la gripe había surgido en la península ibérica.

placeholder Recorte de prensa de la época sobre la epidemia de gripe española
Recorte de prensa de la época sobre la epidemia de gripe española

Aunque cargamos con la culpa, los informes apuntan que, en realidad, el brote podría haber comenzado en Asia Oriental o incluso Kansas. Según defiende el historiador Mark Humphries, de la Memorial University of Newfoundland, el brote comenzó con la movilización de 96.000 trabajadores chinos para colaborar en las líneas británicas y francesas del frente occidental. Según datos del investigador, China sufrió una tasa de mortalidad por la enfermedad más baja que otras naciones, lo que sugiere que la población tenía cierta inmunidad debido a una exposición anterior al virus.

Los inventos de Goebbels

Teniendo en cuenta que Joseph Goebbels legó para la posteridad los 11 principios de la propaganda, no es descabellado decir que algo sabía de caldear el ambiente con noticias de escasa veracidad. En el verano de 1939 recurrió a titulares falsos sobre agresiones polacas a alemanes y un día antes del comienzo de la Segunda Guerra Mundial llevó a cabo el conocido como 'Incidente de Gliwice', una operación de falsa bandera en la que un grupo de agentes nazis se hicieron pasar por polacos para sabotear una señal de radio.

Algunos de los principios de propaganda de Goebbels: si no puedes negar las malas noticias inventa otras y cualquier anécdota por pequeña que sea, puede ser una amenaza grave

El objetivo del ataque era tener un pretexto para invadir Polonia. Nada muy remarcable si tenemos en cuenta los principios tercero y cuarto de la propaganda del ministro: transposición (si no puedes negar las malas noticias, inventa otras) y exageración (cualquier anécdota por pequeña que sea, puede ser una amenaza grave).

El siglo XXI o de las noticias falsas

Como decíamos al principio del artículo, con la proliferación de internet y las redes sociales parece mucho más fácil inventarse una historia, hacerla pasar por verdadera y (como se dice ahora) 'viralizarla'. Algunas han sido noticias curiosas o inofensivas:

Pero otras tienen mayor peligro: desde que WhatsApp censurará algunos mensajes a que un estudio de Stanford dice que las mascarillas son ineficaces, pasando por la reciente captura de pantalla que mostraba un supuesto artículo de 'El País' que aseguraba que las cartas con balas a Iglesias y Marlaska las envió el jefe de seguridad de Podemos. Eso sin contar todos los bulos que, como señalábamos antes, surgieron durante la pandemia: ni enjuagar con solución salina ayuda ni el 5G ha causado el coronavirus, pero eso te lo dejamos por aquí por si quieres echar un vistazo.

Fake News
El redactor recomienda