Una adolescente se enfrenta a un oso que pretendía atacar a sus perros
  1. Alma, Corazón, Vida
EN ESTADOS UNIDOS

Una adolescente se enfrenta a un oso que pretendía atacar a sus perros

La joven no se dio cuenta de que tenía enfrente a un plantígrado y a sus oseznos, pero le pegó un empujón para que no se llevara a los perros de su familia

placeholder Foto: Hailey corrió hasta el lugar en el que estaba el oso con sus oseznos y le empujó (Instagram)
Hailey corrió hasta el lugar en el que estaba el oso con sus oseznos y le empujó (Instagram)

Hailey Morinico tiene solo 17 y vive junto a su familia en Bradbury, un pequeño barrio residencial de Los Ángeles. Su rostro se ha hecho famoso en las televisiones de Estados Unidos después de protagonizar un episodio más que singular: se enfrentó a un oso que pretendía entrar en su casa para atacar a los perros con los que convive.

La joven adolescente ha explicado a la cadena de televisión ABC que escuchó a sus perros ladrar en su patio trasero y acudió a ver lo que pasaba. Sin embargo, no esperaba encontrarse con una enorme osa escalando por la pared de su vivienda junto a varios de sus oseznos. Y no tenía buenas intenciones, ya que trataba de dar un zarpazo tras otro a sus canes.

Hailey no se lo pensó dos veces y corrió hasta la zona en la que se encontraba la osa, empujándola hacia atrás para hacerla retroceder por el muro. En ningún momento mostró miedo, sino más bien determinación para tratar de salvar a sus perros. Posiblemente, no se dio cuenta de que estaba poniendo su vida en juego ante un plantígrado de semejante tamaño.

No se dio cuenta de que era un oso

Con la tranquilidad de haber pasado un buen susto, Hailey reconoce que "honestamente, no me di cuenta de que era un oso hasta justo después de empujarlo. Yo solo pensé que 'es un animal y se está llevando a mi hijo' y empujé al oso". Ahora, tanto ella como su familia es consciente del peligro que pasó al enfrentarse al plantígrado.

Hailey consiguió defender a sus perros y solo sufrió un par de rasguños ante el oso

Mientras, su madre, Citlally Morinico, asegura que "me derrumbo cada vez que lo veo. Es horrible verlo". Pero todo ha quedado en un susto y en un par de rasguños: Hailey se torció un dedo de la mano al empujar al oso y se raspó la rodilla contra la pared, pero nada más. Lo mejor es que ha podido salvar a los perros y uno de ellos es muy especial.

Su madre necesita un perro de servicio por sus problemas de salud y, por eso, Haley no se lo pensó dos veces y plantó cara al oso: "No quería saber qué pasaría si el oso lastimara a la perra o incluso se la llevara, así que hice lo que tenía que hacer". Un experto en animales salvajes ha explicado a los Morinico que, si les vuelve a suceder algo parecido, no vuelvan a enfrentarse al oso: es mejor quedarse en casa.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Animales Estados Unidos (EEUU) Perro
El redactor recomienda