Pierde la fortuna que ganó a la lotería, se rapa la cabeza y termina en la beneficencia
  1. Alma, Corazón, Vida
FIESTAS, ROPA, OPERACIONES...

Pierde la fortuna que ganó a la lotería, se rapa la cabeza y termina en la beneficencia

Ha dilapidado más de dos millones de euros en poco más de quince años y ahora no puede ni siquiera dar de comer a sus cuatro hijos

placeholder Foto: La lotería le cambió la vida y, ahora, tendrá que empezar de cero (The Lott)
La lotería le cambió la vida y, ahora, tendrá que empezar de cero (The Lott)

Callie Rogers tiene 33 años y vive en la región de Cumbria, en el norte de Inglaterra. Su rostro se hizo famoso en todo el país hace casi 18 años, cuando se convirtió en la millonaria más joven gracias a la lotería: con solo 16 años ganó un premio de 1,87 millones de libras, el equivalente a más de dos millones de euros. Un cambio de vida radical de un día para otro.

Antes de convertirse en millonaria, Callie trabajaba a media jornada como cajera con un salario que apenas alcanzaba los 4 euros a la hora. Vivía con unos padres de adopción y el dinero provocó un enorme terremoto en su vida. A partir de aquel momento, con dos millones en su cuenta corriente, comenzó una locura que, ahora, ha llegado a su fin.

Hace apenas dos meses, Callie confirmaba públicamente que había dilapidado su fortuna en todo tipo de fiestas, compras y locuras. Reconocía que no le quedaba absolutamente nada y que tenía que recurrir a la beneficencia para poder dar de comer a sus cuatro hijos. Ahora, ha dado más muestras de su complicada existencia después de raparse la cabeza.

Un rostro popular

La vida de Callie Rogers cambió en el año 2003, cuando participó en un sorteo de la lotería británica y ganó 1.875.000 libras, unos 2,17 millones de euros al cambio. Comenzó entonces a gastar dinero sin control en todo tipo de circunstancias, aunque los medios ingleses hablan de fiestas habituales donde reinaba el alcohol y las drogas.

Foto: Fuente: iStock

También gastó miles de euros en ropa de los diseñadores más conocidos y se ha estimado el valor de su armario en más de 300.000 euros. También pasó por el quirófano hasta en tres ocasiones para operarse y aumentarse el pecho y regaló más de medio millón a diferentes amigos y familiares en las épocas en las que el dinero no era un problema.

Sin embargo, hace apenas dos meses, Callie sufría un grave accidente de coche en el que destrozaba su 4x4. Tuvo que ir a juicio, donde se demostró que conducía bajo los efectos de la cocaína y donde se la impuso una multa de 22 meses sin poder conducir. Fue durante ese proceso judicial cuando la antigua millonaria contó las penurias que estaba pasando.

Reconoció ante el juez que no tiene dinero siquiera para dar de comer a sus 4 hijos

Para detenerla tras el accidente, la policía tuvo que rociarla con gas pimienta, ya que trató de escapar junto a su novio por un camino rural mientras era perseguida. Era más de la 1 de la madrugada y, tras ser reducida, trató de quitarse las esposas y volver a huir, pero la detuvieron. Finalmente, pasó a disposición judicial donde contó su actual situación.

Sin comida para sus hijos

Callie reconoció en el pasado como el hecho de ganar la lotería le hizo embarcarse en un proceso de autodestrucción, por lo que pidió más protecciones para los jóvenes ganadores. En el Reino Unido se puede participar en juegos de azar a partir de los 16 años, al contrario de lo que sucede en otros países, donde el juego no es legal hasta cumplir la mayoría de edad a los 18.

placeholder La imagen de Callie era muy diferente hasta ahora (Facebook)
La imagen de Callie era muy diferente hasta ahora (Facebook)

Tal y como publica el Daily Mail, Callie conoció a Nicky Lawson, el padre de sus dos hijos mayores, y se fueron a vivir a una casa de más de 200.000 euros poco después de ganar la lotería. Solo cinco años después su relación se terminó y ella intentó suicidarse, aunque no lo consiguió. Fue entonces cuando decidió aumentarse el tamaño del pecho por primera vez, gastándose 20.000 euros "para ganar confianza".

Asegura que su día a día consistía en "levantarme tarde, pedir comida a domicilio y llamar a los amigos para que vinieran de fiesta. De repente, era una famosa y la gente se me acercaba en los pubs como si fuera mi mejor amigo y sentía la presión de invitarles a todas las bebidas. No sabía en quién confiar. Era demasiado dinero para alguien tan joven".

Foto: Un jugador rellena un boleto de Euromillones. (iStock)

Ahora, el dinero del premio ya es historia, ha tenido que recurrir a la beneficencia para poder dar de comer a sus cuatro hijos y ha decidido raparse la cabeza para tratar de dar un cambio radical a su vida. El futuro le espera, pero no es nada halagüeño si, en el fondo, no toma la decisión de cambiar y llevar una vida ordenada.

Lotería Reino Unido Sorteo Suerte Juegos de azar
El redactor recomienda