Pierde una fortuna a la lotería porque metió el boleto ganador en la lavadora
  1. Alma, Corazón, Vida
PASÓ EL PLAZO PARA RECLAMARLO

Pierde una fortuna a la lotería porque metió el boleto ganador en la lavadora

Aunque las cámaras de seguridad de la tienda donde selló el boleto la grabaron el día que lo compró, no es prueba suficiente para reclamar el premio

placeholder Foto: Fuente: iStock
Fuente: iStock

El pasado 14 de noviembre, una mujer paró a llenar de combustible el depósito de su coche. Lo hizo en una estación de servicio de las afueras de Los Ángeles y, además de la gasolina, decidió comprar un billete de lotería para ver si la suerte llamaba a su puerta. La mujer se marchó como una clienta más y no se volvió a saber de ella. Hasta ahora.

Este jueves 13 de mayo se cumplía el plazo de seis meses para que el ganador de un premio de 26 millones de dólares, unos 22 millones de euros al cambio, lo reclamara. El sorteo de la SuperLotto Plus del 14 de noviembre de 2020 había deparado un solo acertante de primera categoría que se llevaba el bote acumulado, pero nadie había reclamado el premio.

Foto: Un jugador rellena un boleto de Euromillones. (iStock)

Durante los últimos días, los medios de comunicación de California habían especulado sobre quién sería el acertante que aún no se había decidido a reclamar su premio. Se hicieron llamamientos para que los jugadores habituales de lotería buscaran en bolsos, carteras y chaquetas en busca del resguardo ganador, pero nadie lo reclamó y el premio quedó desierto.

22 millones a la lavadora

Una vez que se agotó el plazo para reclamar el premio, ese bote acumulado no se volverá a poner en juego, sino que se destinará a la educación pública de California, como sucede con todos los premios que no se reclaman, sean de la cantidad que sean. Sin embargo, sí que se sabe a quién pertenecía ese boleto ganador que no se ha reclamado.

Los medios norteamericanos hicieron un llamamiento para buscar al ganador

Se trata de aquella mujer, de la que no se ha comunicado su identidad, que compró el boleto aquel lejano 14 de noviembre cuando paró a repostar con su coche. Las cámaras de seguridad grabaron el momento en el que ella compraba el boleto ganador en la tienda, pero ya no lo podrá cobrar. La oportunidad para cambiar de vida le ha pasado por delante.

La razón es que metió el billete de lotería en la lavadora y se desintegró. Ella misma se lo ha confirmado al encargado de la gasolinera AM-PM donde compró el boleto. Hace algunos días volvió a parar para repostar combustible con su coche y, charlando con el encargado, le reconoció que no podría cobrar el premio por haber roto el resguardo.

placeholder Nadie reclamó el premio en los seis meses de plazo
Nadie reclamó el premio en los seis meses de plazo

El encargado ha confirmado al New York Post que, efectivamente, las cámaras de seguridad habían grabado a esa mujer comprando el boleto ganador. Sin embargo, esa no es prueba suficiente para darle el dinero del premio y tampoco que no haya habido nadie que recoja el millonario bote, lo que soportaría su versión de lo sucedido.

No es la primera vez

La mujer, de la que solo se ha filtrado que tiene alrededor de 40 años, se quedará sin los 20 millones de dólares después de impuestos del premio, el equivalente a unos 17 millones de euros. Esa cifra engrosará los fondos para la educación pública, que en los últimos años han recibido más de 1.000 millones de dólares procedentes de premios no reclamados en los juegos de azar.

Foto: Fuente: iStock

En España, la Fábrica Nacional de Moneda y timbre, que es la encargada de diseñar y fabricar los boletos de lotería, tiene un departamento que se encarga de estudiar y analizar los boletos dañados para descubrir si están o no premiados en el caso de que, como esta mujer, se hayan podido meter en la lavadora o estropear de cualquier otra manera.

El suceso recuerda a lo que le pasó a una pareja británica que perdió 210 millones de euros por culpa de su aplicación de lotería. Rachel Kennedy y Liam McCrohan, de 19 y 21 años respectivamente, jugaban siempre a los mismos números, pero no se dieron cuenta de que su cuenta en una administración virtual de lotería se había quedado sin fondos.

Que fuera grabada comprando el boleto y que nadie lo haya reclamado no es prueba suficiente

Para facilitar la jugada y que no se le olvidara alguna semana, Rachel tenía marcada en su cuenta la opción de repetir la misma jugada. Eso supone que cada semana el sistema jugaba la misma combinación a la lotería de manera automática. Sin embargo, existía un único requisito: tener fondos disponibles en la cuenta. Un detalle que se le pasó por alto.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Lotería California Sorteo Juegos de azar Suerte
El redactor recomienda