Una mujer adelgaza 30 kilos y siete tallas caminando y sin contar calorías
  1. Alma, Corazón, Vida
CAMBIÓ TRAS DAR A LUZ A SU HIJA

Una mujer adelgaza 30 kilos y siete tallas caminando y sin contar calorías

Decidió comer sano, dejar de contar calorías y caminar 10.000 pasos cada día para convertirse en una persona diferente

placeholder Foto: Pasó de usar una 4XL a una M después de adelgazar 30 kilos (iStock)
Pasó de usar una 4XL a una M después de adelgazar 30 kilos (iStock)

Los caminos para lograr adelgazar son muy distintos, dependiendo de la persona que los lleve a cabo. Aunque los médicos y nutricionistas suelen coincidir al asegurar que la dieta y el deporte son la combinación perfecta para perder peso, lo cierto es que lo que puede funcionar para una persona, puede no ser lo mejor para otra. Por eso, lo mejor es pedir consejo.

El caso de Amy Greaves es uno de los que animan a otras personas a comenzar su propio proceso de adelgazamiento. Esta mujer británica ha adelgazado siete tallas de vestido en solo dos años y lo ha hecho caminando 10.000 pasos al día y sin fijarse en las calorías. Una historia que se ha hecho viral, a pesar de que su vida no ha sido fácil.

Foto: Fuente: iStock

Amy trabaja como profesora de artes escénicas, pero su otra pasión es la comida, por lo que también tiene un blog sobre alimentación y restaurantes. Aunque comenzó a bailar con solo 14 años, no se sintió aceptada en el colegio porque no creía que encajara en esa idea de cuerpo que se espera en una bailarina. Por eso, su autoestima se resintió y se tradujo en un aumento de peso.

Comida como terapia

Esta mujer ha contado a 7 News que pasó por unos años difíciles en los que utilizó la comida para tratar de superar la falta de confianza en sí misma, pero, aun así, fue capaz de ir a la universidad y estudiar arte. El problema es que la comida poco saludable estaba siempre a su alcance y no era capaz de renunciar al chocolate o de escoger opciones sanas cuando tenía que comer fuera de casa.

Pensó que su cuerpo no encajaba con ser bailarina, por lo que se refugió en la comida

Durante su etapa universitaria, Amy siempre tuvo sobrepeso, por lo que probó todo tipo de dietas, desde las tradicionales a las que iban surgiendo como moda cada cierto tiempo. Desafortunadamente, ninguna de ellas encajó con su estilo de vida y terminó abandonándolas todos por la misma causa: siempre eran demasiado restrictivas.

Amy terminó la carrera y comenzó a trabajar como profesora de artes escénicas, pero su peso no dejó de crecer. Sin embargo, no fue hasta abril de 2018 cuando hizo un cambio en su vida. En aquella fecha dio a luz a su primera hija, Maia, y entonces tomó una determinación: iba a adelgazar para ser una influencia positiva para su hija y que nunca la viera con sobrepeso.

placeholder Ahora camina 10.000 pasos cada día para estar en forma (Tara Robinson para Unslplash)
Ahora camina 10.000 pasos cada día para estar en forma (Tara Robinson para Unslplash)

Amy no quería pasar por lo que le había sucedido a otras madres, que o no pueden jugar con sus hijos debido a su peso o se niegan a fotografiarse con ellos por vergüenza. Por eso, en enero de 2019, comenzó su proceso para perder peso: entonces, pesaba más de 97 kilos y usaba una talla 22, el equivalente británico a una talla 4XL.

Un final feliz

Hoy, apenas dos años después de comenzar aquel plan para perder peso, Amy pesa solo 68 kilos, por lo que ha adelgazado 30 kilos. Pero, además, Amy ha tenido que dejar de ir a comprar ropa a tiendas especializadas en tallas grandes, ya que ahora utiliza una talla 12, el equivalente a una M en España. Un cambio radical que hace que esté feliz.

Foto: Fuente: iStock

Amy no tardó en darse cuenta de que su plan estaba funcionando. En los primeros cinco meses la báscula ya mostraba sus avances, pero ella podía seguir comiendo comidas ricas y sanas. Porque su particular truco para adelgazar ha sido incorporar el deporte a su vida, caminando 10.000 pasos cada día para que el ejercicio se encargara de quemar calorías.

Esta joven, que hoy tiene 32 años, dejó de contar calorías y de preocuparse de las dietas milagro que prometen perder mucho peso en poco tiempo. Decidió comer de forma saludable, escogiendo alimentos sanos que le ayudaran a tener la energía necesaria para su día a día, pero sin que eso supusiera una ingesta calórica excesiva.

Amy pasó de usar el equivalente a una talla 4XL a una M tras perder 30 kilos en dos años

Así, una dieta típica para Amy consiste en un desayuno casero saludable, patatas asadas a la hora de comer y una ensalada de pasta o verduras a la plancha para la cena. De esa forma, tiene controladas las calorías en su día a día, pero sin tener que estar contando las que proporciona cada alimento. Y se ha convertido en esa influencia positiva que quería ser para su hija.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Trucos adelgazar Adelgazar Perder peso Adelgazamiento Calorías Caminar
El redactor recomienda