¡Feliz santo! ¿Sabes qué santos se celebran hoy, 11 de mayo? Consulta el santoral
  1. Alma, Corazón, Vida
san mayolo de cluny

¡Feliz santo! ¿Sabes qué santos se celebran hoy, 11 de mayo? Consulta el santoral

Vivió de muy joven la muerte de sus padres en plena invasión sarracena, y acabó convirtiéndose en el cuarto abad de Cluny. Incluso llegó a rechazar ser papa

placeholder Foto: Abadía de Cluny, en Francia
Abadía de Cluny, en Francia

Entre Mayos y Mayoros en España igual hay un centenar de hombres, pero Mayolo es uno algo más complicado de encontrar. Su nombre —también Mayolus, Maieul, Mayeul o Mayeule— es el de quien ocupó la abadía de Cluny, en la Borgoña francesa, desde el año 956 hasta 994, aunque en un principio, siendo monje, se había negado a convertirse en abad. Nacido en el castillo de Valensole en el seno de una familia rica provenzal, vivió desde pequeño la llegada de los musulmanes y todo lo que ello trajo; y a la muerte de sus padres, abandonó su hogar y viajó a Mâcon, donde se encontraban otros parientes.

Allí, en esta ciudad de Saona y Loira, se ordenó sacerdote. Le gustaba meditar en soledad, y se construyó un pequeño oratorio junto al río; esa y otras características —amabilidad, sinceridad y severidad contra los pecadores— le otorgaron la reputación de persona santa, y cuando Besançon se quedó sin obispo su nombre fue el primero en sonar. Se negó y se trasladó a Cluny, donde había quedado fascinado por el monasterio benedictino que allí se había levantado poco antes y donde fue monje en tiempos del abad Aymard. Éste confiaba tanto en él que lo puso a cargo del tesoro y de las ofrendas, para después convertirlo en bibliotecario.

Antes de morir, el abad Aymard se quedó ciego y quiso pasar el testigo, y el nombre de Mayolo volvió a sonar, aunque éste se volvió a negar. Acabó rectificando y desde al año 954 se convirtió en coadjutor, de la mano de Aymard, y en el cuarto abad de Cluny dos años después. Durante su periodo como abad, muchos monasterios del Sacro Imperio Romano fueron reformados por él a petición tanto del emperador, Otón el Grande, como de su hijo, Otón el Rojo, quien incluso lo animó a convertirse en papa de la Santa Sede. Mayolo volvió a negarse. Él solo quería ser abad de Cluny.

placeholder Panorámica de Cluny, con la abadía al fondo
Panorámica de Cluny, con la abadía al fondo

Se le atribuyen multitud de milagros, y también la conversión de varios musulmanes: en el año 972, a la vuelta de una visita a la Corte Imperial en Pavía, se cruzó junto a varios monjes con un grupo de árabes del enclave sarraceno de Fraxinet —cerca de la actual Saint-Tropez—. Los musulmanes capturaron a quienes no pudieron escapar y aunque él pudo haberlo hecho, se quedó con sus compañeros: los musulmanes lo llamaron a convertirse al Islam, y ante su negativa, lo encadenaron en una cueva. Fue rescatado por los monjes de Cluny, quienes al enterarse pagaron un rescate de mil libras de plata para recuperar a su abad. A los 82 años, renunció a su cargo e hizo de Odilo su coadjutor, como Aymard había hecho con él. Se retiró y a los 84 años murió cuando iba de camino a París para reformar Saint-Denis.

Los que habían sido sus compañeros reclamaron sus restos, pero los monjes de la comuna de Souvigny —punto en el que Mayolo falleció, en su camino a la capital gala— insistieron en mantener el cuerpo del abad en el lugar donde había muerto. Así pues, su tumba se encuentra allí, en el jardín del Priorato de Souvigny, convertido desde entonces en destino de numerosas peregrinaciones, entre ellas la del propio rey de Francia entre el 987 y el 996, Hugo Capeto. Además del que fue abad de Cluny hasta el año 994, otros santos y también beatos son recordados por la Iglesia católica cada 11 de mayo, todos ellos incluidos en su santoral. Esta es la lista completa del día:

  • San Antimo de Roma
  • San Evelio
  • San Francisco de Jerónimo
  • San Gangulfo de Varennes
  • San Ignacio de Láconi
  • San Iluminado de San Severino
  • San Iluminado (monje)
  • San Mamerto de Vienne
  • San Mateo Lê Van Gâm
  • San Mayulo de Bizacena
  • San Mocio de Bizancio
  • Beato Gregorio Celli
Santos
El redactor recomienda