Así serán las oficinas del futuro: todas en el exterior y tematizadas
  1. Alma, Corazón, Vida
ARQUITECTURA DE VANGUARDIA

Así serán las oficinas del futuro: todas en el exterior y tematizadas

Diversos proyectos arquitectónicos ya en marcha prometen dar más vida a las oficinas a partir de terrazas y salas de reuniones completamente al aire libre

placeholder Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

¿Cómo te imaginas las oficinas de los próximos años? Si echamos la vista a Estados Unidos, los ingenieros y arquitectos ya están presentando proyectos que consiguen acabar con la concepción de oficina como un espacio de trabajo cerrado y aséptico, y en su lugar están apostando por entornos completamente al aire libre y tematizados según el propósito y la actividad de la empresa.

"Habrá acceso a la luz solar, aire fresco y ese tipo de cosas tangibles para los inquilinos", asegura Marc Fairbrother, vicepresidente de un estudio de arquitectura del país, en un interesante artículo sobre el tema publicado en 'Fast & Company'. "Nos dirigimos en esas direcciones en las que se trata más de la experiencia que tenga el usario que en la eficiencia y el coste del producto".

"Cuando lo diseñamos por primera vez parecía un edificio residencial porque pusimos balcones y terrazas por todas partes"

La agencia de Fairbrother promete unos diseños de oficinas completamente al aire libre. Además, también disponen de hamacas y pequeñas terrazas donde empleados y jefes podrán descansar mientras se toman un refrigerio. Tal y como muestran las imágenes de los proyectos, podemos comprobar cómo estas oficinas distan mucho del aspecto tan formal que tienen la mayoría de empresas en la actualidad. En vez de apostar por salas de reuniones o de actos, estos proyectos buscan agrandar el espacio del edificio con patios y espacios abiertos por los que entre el aire fresco.

"No estamos acostumbrados a ver esta clase de cosas en las oficinas", asegura Dallas Bramch, director de otra firma de arquitectura pionera en este tipo de construcciones y espacios. "Cuando lo diseñamos por primera vez parecía un edificio residencial porque pusimos balcones y terrazas por todas partes. Tuvimos que modificar un poco el diseño para mantener el aspecto clásico de edificio de oficinas".

Pasión por el aire fresco

Obviamente, se trata de proyectos que aún deben aprobarse y que tardarán en llegar a España, aunque seguramente menos de lo esperado. De algún modo, la crisis del coronavirus también ha servido para resaltar la importancia de respirar aire fresco, algo que no solo se han tomado en serio todas estas empresas de arquitectura, sino que lo han llevado al máximo exponente, con salas de conferencias completamente en el exterior. "Estamos colocando muebles y dando privacidad a los espacios con vegetación", asegura Matt Weir, arquitecto. Se supone que tendrán un plan B en caso de que la climatología no acompañe, sobre todo en ciudades como Nueva York, en las que se enmarcan esta serie de proyectos, y cuyas temperaturas suelen ser gélidas en invierno.

"Lo realmente importante es probar cómo afectaría a la economía de las compañías, si valió la pena afrontar la inversión"

Precisamente, la compañía de Weir está terminando varios diseños en Nueva York a partir de la reforma de varios edificios antiguos, aprovechando el espacio y reciclando cada uno de los viejos componentes. Para crear cierta sensación de comodidad y también privacidad (pues si todo son espacios abiertos todo queda perfectamente visible y audible), esta serie de enclaves contarán con paredes deslizantes y plegables.

En mercados inmobiliarios tan caros y competitivos como el de Nueva York, los propietarios de inmuebles saben que este tipo de espacios pueden traer de vuelta a las empresas y trabajadores que en su día abandonaron la oficina para cumplir con las medidas restrictivas de la pandemia. Es por ello que los arquitectos han aprovechado todo este tiempo para pensar en nuevas fórmulas que atraigan con esperanzas renovadas a las grandes firmas del que es el epicentro del mercado financiero occidental.

Foto: Algunos se aventuran a decir que los empleos no van a volver a ser presenciales por completo (Unsplash)

Ahora, Fairbrother espera que se realicen estudios sobre cómo afectaría a la productividad de las empresas y los empleados el hecho de trabajar en un espacio que parece más un hotel de vacaciones que una oficina. "Lo realmente importante es probar cómo afectaría a la economía de las compañías", asegura. "Si realmente valió la pena afrontar la inversión para crear un mejor ambiente entre tu plantilla o si aumentaría la productividad. Creo que tenemos aún mucho trabajo por hacer que esto evolucione, y usar la ciencia para determinar si realmente es valioso o no".

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Arquitectura Diseño Arquitectos Coronavirus
El redactor recomienda