Las claves de la experta que ayuda a parejas a decidir si deberían tener hijos
  1. Alma, Corazón, Vida
Un método de seis pasos

Las claves de la experta que ayuda a parejas a decidir si deberían tener hijos

Una psicoterapeuta que lleva más de 30 años asesorando a cualquier persona con dudas sobre la paternidad comparte sus consejos para tomar una decisión consciente

placeholder Foto: Fuente: iStock
Fuente: iStock

"No sé si estoy preparado para tener hijos". "Tengo miedo de dejar de ser quien soy". "Siempre quise tener un bebé, pero no quiero traerlo a este mundo tan horrible". Si alguna vez se te han pasado por la cabeza frases como estas, no tienes de qué preocuparte. Aunque todos los seres vivos tengan instinto de reproducción, las dudas sobre la paternidad no son nada fuera de lo común. De hecho, hay incluso profesionales que se dedican a enseñar cómo abordarlas.

Es el caso de Ann Davidman, una psicoterapeuta que ha dedicado su vida a ayudar a las personas que no tienen claro si desean tener hijos. "He estado haciendo esto durante 30 años y he visto más clientes de los que puedo contar, de todos los tipos: hombres, mujeres, solteros, casados ​​o parejas de hecho; gente que acaba de salir de una relación y gente que acaba de empezar una relación; personas de 28 a 59 años", relata en un artículo del medio estadounidense 'Vox'.

"La mayoría de las personas que acuden a mí sienten que son las únicas que no pueden decidir. Lo primero que les hago saber es que no, no son las únicas. Nuestra sociedad deja poco margen para la ambivalencia en torno a este tema. El motivo es que, por desgracia, vivimos en un mundo pronatalista donde el mensaje tácito es que todos deberían querer hijos y deberían tenerlos, al fin y al cabo", explica la experta. "Muchos asumen que llegará un momento para cada uno de nosotros, un momento en el que simplemente lo tendremos claro. Aunque ese es el caso para algunas personas, es un mito pensar que es así para todos", añade.

"Muchos asumen que llegará un momento en el que simplemente lo tendremos claro. Es un mito pensar que es así para todos"

La segunda idea que transmite a sus clientes es que la principal razón de su frustración suele ser que están tratando de averiguar, al mismo tiempo, qué desean hacer y qué van a hacer, es decir, están mezclando sus deseos con sus decisiones. "Es importante saber que el deseo y la decisión de una persona no siempre coinciden. Tu objetivo es aprender a diferenciarlos", aclara. Como ejemplo, pone el caso de una persona que siempre ha soñado con tener hijos, pero que siente que ser padre o madre no es lo que más le conviene a su vida en este momento.

Foto: El actor Rob Corddry, en una comparecencia de prensa. (Gage Skidmore)

¿Cómo lidiar con este dilema? "La forma más eficiente de tomar una decisión es dejar de lado esa presión de toma de decisiones temporalmente y concentrarse solo en el deseo. ¿Te imaginas un oasis donde el miedo, el juicio y la vergüenza no existan, donde ni siquiera se tienen en cuenta? ¿Qué pasaría en un lugar donde no hay una respuesta correcta o incorrecta, buena o mala? ¿Suena bien? Creo que uno necesita tener su propio proceso privado y sin censura en ese tipo de entorno para descubrir lo que quiere", asegura Davidman.

Seis pasos para saber si quieres tener hijos

Una vez sentadas estas bases, Davidman recomienda a los indecisos seguir un proceso estructurado de seis pasos para ayudarles a conocer cuál es el camino que más se adapta a sus preferencias:

  1. Empieza por establecer un 'tiempo de descanso' (de uno a tres meses) de cualquier discusión sobre el tema con tu pareja. Durante este período hay que evitar referirse a la paternidad, no pensar en ello. "Si eres soltero, deja de rumiarlo o de hablarlo con los demás", recomienda la psicoterapeuta.
  2. Acepta que la decisión es más compleja de lo que parece y que estar indeciso no implica que lo estés haciendo mal. "Para muchas personas, es difícil saber lo que realmente quieren. Esto puede añadir otra capa de vergüenza porque a menudo puede parecer que todos los demás tomaron una decisión con facilidad menos nosotros", recuerda.
  3. Aparca la lista de pros y contras. Si has probado varias veces a anotar en un papel las ventajas y desventajas de tener un hijo, sin llegar a ninguna conclusión, probar una vez más no es la solución. "Te mantendrá atascado", afirma Davidman.
  4. Haz una lista de tres decisiones que has tomado a lo largo de tu vida porque sabías, de todo corazón, que eran las correctas. Escribe al lado de cada una qué sentiste al haberlas tomado. Es lo mismo que deberías experimentar si dices 'sí' a la paternidad o 'sí' a una vida sin hijos.
  5. Separa la decisión del deseo. Para ello, haz una lista de todos tus miedos relacionados con la decisión de ser padre o madre. Luego, enumera en otra lista los aspectos que influyen en la decisión más allá de tu voluntad (edad, salud, carrera profesional o estado civil, entre otros). Ponga ambas listas en un sobre y no lo toque ni piense en él hasta que no tengas claro cuál es tu verdadero deseo y por qué se corresponde o no con tu decisión. "El porqué es importante, no porque le deba una explicación a nadie, sino porque necesita saber qué está impulsando su deseo o impidiendo que se realice", especifica Davidman.
  6. Describe tu "flujo de conciencia" a partir del siguiente esquema:
  • Completa esta frase: "Siempre pensé que a estas alturas de mi vida me vería..." Luego lee lo que acabas de escribir y describe cómo te sientes al leerlo.
  • ¿Qué mensajes verbales y no verbales has recibido de tus padres, tus amigos, de tu comunidad religiosa en caso de pertenecer a una y del resto de la sociedad acerca de convertirse en padre o madre?
  • Simula que tomas la decisión de decir 'sí' a tener un hijo y pasa cinco días con esa idea. Durante ese tiempo, escribe diariamente cómo te sientes acerca de la decisión. "Tómatelo en serio. Cuanto más 'real' sea esa edición, más información recibirás sobre ti", argumenta Davidman.
  • Simula que tomas la decisión de decir 'no' a tener un hijo y pasa cinco días con esa idea Durante ese tiempo, escribe diariamente cómo te sientes acerca de la decisión. "Cuanto más puedas engañar a tu mente para que la decisión parezca real, más información recibirás sobre ti", subraya.
  • Pregúntate: ¿qué haría falta o qué tendría que suceder para que dijeras 'sí' a la paternidad y te sintieras bien al respecto?
  • Por otra parte, plantéate: ¿qué se necesitaría o tendría que suceder para que rechazaras la paternidad y te sintieras bien al respecto?

Este ejercicio de exploración personal ayuda a conocer la verdadera voluntad de los indecisos, según Davidman. "Una vez que sepa qué impulsa o reprime el deseo, se sentirá libre para tomar una decisión consciente", agrega. "No existe una opción correcta. Solo tú puedes saber qué es lo correcto para ti", recuerda. En cualquier caso, matiza: "Es importante recordar que al final del día, incluso cuando estás tomando decisiones conscientes, tienes que aceptar la verdad universal de que no puedes controlar el resultado de tu vida, con o sin hijos. Solo puede saber cómo quieres que se desarrolle tu vida y hacer todo lo posible para que se desarrolle de esa manera".

Paternidad
El redactor recomienda