Una jueza de Vigo prohíbe la boda del 'pirata Jack Sparrow' y su novia
  1. Alma, Corazón, Vida
SE QUEJAN DE DISCRIMINACIÓN

Una jueza de Vigo prohíbe la boda del 'pirata Jack Sparrow' y su novia

Una pareja gallega trató de casarse con un traje típico gallego y un atuendo similar al de un pirata, pero una funcionaria les prohibió siquiera entrar al juzgado

placeholder Foto: Fuente: iStock
Fuente: iStock

Berto y María se casaban este sábado 24 de abril en Vigo. Ella vestía un traje típico gallego con accesorios que su abuela le había transmitido y que tienen más de 150 años de edad. Él había acudido a una modista para que le confeccionara un traje que se asemejara al de un pirata y lo había coronado con un sombrero y varios cinturones de cuero realizadas por una artesana local. Lo tenían todo preparado.

Juan Alberto, Berto para los amigos, reconoce que sus hijos no durmieron la noche anterior por la emoción de la boda. Pero lo que iba a ser una gran fiesta que se había tenido que retrasar hasta en dos ocasiones por culpa del coronavirus, terminó en un disgusto de enormes proporciones por culpa de la decisión de una jueza, que no dejó a la pareja entrar en el edificio del juzgado "por ir disfrazados".

En una publicación en su muro de Facebook, Berto explica que la jueza "no se dignó a escucharnos, ni siquiera nos dejó traspasar las puertas del edificio del juzgado, que es público. Hasta se nos obligó a cubrir la hoja de reclamaciones en el exterior como si fuésemos unos apestados. Todo eso lo ha hecho a través de una funcionaría maleducada y altiva que hizo de altavoz de su sentencia y de un guardia jurado, que sí que a mí me parecía que iba disfrazado, que no parecía tener su mejor día en el trabajo".

Se verán en los juzgados

El novio, muy conocido en toda Galicia por su fundación Elefantes de papel, se queja de que la justicia les juzgara "sin siquiera vernos. Insultó al traje regional de nuestra comunidad llamándole disfraz e insultó al trabajo de una modista que hizo mi traje basado en el siglo XIV como disfraz. Nos juzgó escondida en su despacho, ese que pagamos todos con nuestros impuestos".

Denuncian que la jueza no se dignara a escucharles ni recibirles

Para tratar de que no se arruinara el enlace, Berto ofreció a la funcionaria que salió del juzgado quitarse la peluca y el sombrero de pirata. Según su versión, el resto de su indumentaria era adecuado para una boda; María, por su parte, no se creía lo que estaba pasando y explicaba que su vestido no era un disfraz, sino un traje gallego con siglos de historia.

Berto y María habían pedido a sus amigos que no les hicieran regalos de novia y que el dinero que hubieran pensado entregar se lo hicieran llegar a las tres ONG con las que colaboran. Ahora, pedirán cuentas a la justicia por discriminación: no entienden por qué sí dejaron casarse en el pasado a una pareja disfrazada de cazafantasmas y no a ellos. Por eso, anuncian a la jueza que se verán "en los juzgados".

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
ONG Reclamaciones Bodas Justicia Vigo
El redactor recomienda