Es noticia
Menú
¿Existió realmente el bigfoot? ¿De dónde viene el mito?
  1. Alma, Corazón, Vida
pisadas en la nieve

¿Existió realmente el bigfoot? ¿De dónde viene el mito?

Esta extraña criatura puebla las pesadillas de la gente desde hace tiempo, pero, ¿cómo surgió su leyenda?

Foto: (iStock).
(iStock).

Mide más de dos metros, pesa más de 100 kilos, tiene una cabeza pequeña y por supuesto unos pies grandes gracias a los que recibe su nombre. A veces, sus huellas aparecen en la arena o la nieve, demostrando que sigue por ahí, escondido. Como sucede con toda criatura mitológica, desde las sirenas al monstruo del Lago Ness, la gente tiene que debatirse entre ver para creer o creer sin haber visto. Así es el Bigfoot, Sasquatch o incluso en algunas ocasiones Yeti o Abominable hombre de las nieves, la criatura legendaria con aspecto de primate.

Desde hace tiempo, diferentes culturas en puntos tan variados del mapa como son América, el Índico o Asia, hablan de la existencia de un extraño animal perteneciente a la familia de los homínidos, que campa a sus anchas por algunos bosques de elevadas altitudes. En realidad hay diferencias entre ellos. El Yeti tiene sus orígenes en el Himalaya y escrituras antiguas del Tíbet ya hablaban de una "criatura simiesca de pelo largo y blanco". El Bigfoot, por otro lado, sería un enorme primate que anda como un hombre y sería originario de América. Algunas teorías explican que podría tratarse de un animal extinto: el Gigantopithecus. En cuanto al Abominable hombre de las nieves es tan solo un error de traducción.

Emite ruidos parecidos a los de un oso o un gorila y hay un rojizo brillo en su mirada, similar al de los ojos de algunos animales nocturnos

Sea como fuere, la leyenda dice que este animal emite ruidos parecidos a los de un oso o quizá un gorila, y aunque algunos 'avistamientos' han sido capaces de localizarle a la luz del día, generalmente los testigos coinciden en haberlo visto por la noche. También hablan del rojizo brillo de su mirada, similar al de los ojos de algunos animales nocturnos.

placeholder El Yeti aparece en escritos antiguos del Himalaya.
El Yeti aparece en escritos antiguos del Himalaya.

Lo cierto es que las leyendas más famosas en torno a esta extraña criatura comenzaron aproximadamente en el siglo XIX, cuando numerosos viajeros en zonas tan peculiares como el Himalaya o los bosques de California se topaban con extrañas huellas de tamaño considerable. El inglés Brian Houghton Hodson dejó testimonio en 'El Diario de la Sociedad Asiática de Bengala', hablando de una criatura que habría "salido despavorida para internarse en el bosque".

Laurence Wadell también descubrió un par de huellas en un viaje por los Himalayas: "Lo cierto es que ninguno de los muchos tibetanos que he interrogado sobre este tema podría darme un caso auténtico. En las conversaciones y entrevistas siempre se resolvía con algo que alguien escuchó hablar a otro", escribiría, e incluso hace menos tiempo, en los años 50, un par de escaladores que regresaban de una expedición en un glaciar cercano al Everest hallaron unas huellas en la nieve semejantes a pies humanos, pero increíblemente grandes.

Las imágenes más famosas del supuesto Bigfoot son de Bob Gimlin, realizadas en 1967. Siguen dando la vuelta al mundo

La fiebre del Bigfoot comenzó por tanto a crecer en el siglo XIX, y se hizo aún más fuerte el siglo XX, con la aparición de cámaras de vídeo que pueden registrar a las extrañas y sorprendentes criaturas que pueblan este mundo. Probablemente de entre todos los vídeos al respecto, el más famoso sigue siendo el de Bob Gimlin, un hombre de 89 años que, se supone, consiguió grabar por casualidad en 1967 unas imágenes que, a día de hoy, siguen dando la vuelta al mundo. ¿Realidad o ficción?

La leyenda de esta criatura es tan famosa en parte gracias a las películas (algunas de muy mala calidad) que se han hecho a su costa. Como explica un reciente artículo publicado en 'New York Post', el tema sigue interesando aún a día de hoy, y resurge de manera periódica. De hecho, próximamente saldrá a la luz un documental que analiza no si la criatura en cuestión existe, sino si se trata de un asesino: "Hay muchos rumores que provienen de los años 70 sobre personas a las que les habían arrancado los miembros o la cabeza en California, y mucha gente las atribuyó al Bigfoot", explican fuentes del documental.

Y es que el Bigfoot se las ha visto con las autoridades en más de una ocasión. Por ejemplo, en 1976, Peter C. Byrne, director del Centro de Información y Exposición, se puso en contacto con el FBI para que analizara unos restos de pelo de extraña procedencia en el bosque donde se grabó el famoso vídeo de Bob Gimlin. El FBI aceptó y no dudó en analizar aquellos restos de cabellos que resultaron ser, simplemente, restos de un ciervo.

Como sucede con los extraterrestres, generalmente son pocos los que consiguen ver a este extraño ser y hay pocas muestras que avalen los testimonios de los que tienen la suerte de toparse con él. Muchas expediciones terminan por lo general en fracasos y decepciones. Es innegable, sin embargo, que el ser humano siente un cierto atractivo por la magia y las criaturas mitológicas, que nos permiten fantasear con que hay mucho en el mundo que aún no conocemos. A falta de pruebas más concluyentes, solo queda por el momento creer sin ver, más allá de las sospechosas pisadas que aparecen periódicamente en nieve o arena, supuestas muestras de un monstruo inmortal y particularmente solitario.

Mide más de dos metros, pesa más de 100 kilos, tiene una cabeza pequeña y por supuesto unos pies grandes gracias a los que recibe su nombre. A veces, sus huellas aparecen en la arena o la nieve, demostrando que sigue por ahí, escondido. Como sucede con toda criatura mitológica, desde las sirenas al monstruo del Lago Ness, la gente tiene que debatirse entre ver para creer o creer sin haber visto. Así es el Bigfoot, Sasquatch o incluso en algunas ocasiones Yeti o Abominable hombre de las nieves, la criatura legendaria con aspecto de primate.

El redactor recomienda