Por qué los antiguos egipcios estaban obsesionados con los gatos
  1. Alma, Corazón, Vida
CULTURA FELINA

Por qué los antiguos egipcios estaban obsesionados con los gatos

Estos animales domésticos tan queridos llevan siendo objeto de veneración por parte de los humanos durante miles de años. Pero también hacían con ellos grandes crueldades

placeholder Foto: Ilustración de un antiguo papiro egipcio. (iStock)
Ilustración de un antiguo papiro egipcio. (iStock)

Hay una frase popular que asegura que cuando un perro te mira suele pensar: "Qué bien se porta conmigo, debe ser mi dios". Al contrario, cuando el gato hace lo mismo, lo que en realidad está pensando es: "Qué bien se porta conmigo, debo ser su dios". Los felinos han fascinado a los seres humanos desde hace miles de años. Su comportamiento, tan diferente del resto de mascotas y animales domésticos, les han hecho saltar a la fama en Internet en múltiples ocasiones: ¿cuándo no es buen momento para un nuevo meme o gif de gatitos en cada conversación telemática?

Lo cierto es, como también entiende la cultura popular de nuestra época, que eran animales muy adorados en tiempos antediluvianos, especialmente por los antiguos egipcos. Desde las grandes estatuas o esfinges hasta las más ínfimas joyas que decoraban las manos y brazaletes de los grandes personajes de esta civilización tan remota, las figuras de los gatos están presentes y han sobrevivido durante milenios. Incluso, edificaron grandes camposantos dedicados a estas criaturas. ¿Por qué se les valoraba tanto en los tiempos de las pirámides? ¿Por qúe, según escribió el historiador griego Herodoto, los egipcios podían llegar a afeitarse las cejas en señal de respeto y dolor cuando moría un gato de la familia a la que pertenecía?

Un estudio publicado en 'Scientific Reports' reveló que a muchos gatos les momificaban justo después de ser asesinados para ser enterrados

A lo largo de los años, la ciencia ha dado diferentes respuestas a la fascinación que sentían los egipcios por los gatos. Una de las últimas es la que ofrece una exposición del Museo Nacional Smithsonian de Arte Asiático instalado en la capital de Estados Unidos, Washington DC: los antiguos pensaban que las figuras de poder de su cultura, que venían a ser tanto dioses comos gobernantes, poseían cualidades felinas. Entre ellas, la de ser protectores, leales y cariñosos a veces, pero también la fama de ser grandes estrategas, belicosos e independientes.

Foto: Fuente: iStock

Según recoge 'Live Science', los antiguos egipcios vieron a los gatos como criaturas de gran valor espiritual, lo que explica la teoría de por qué se levantaron grandes estatuas con forma de esta mascota. La gran Esginge de Giza, sin ir más lejos, tiene la cara de un hombre pero el cuerpo de un felino, tal vez por eso es una de las joyas arquitectónicas más majestuosas del valle del Nilo que atrae a millones de visitantes al año junto con las pirámides. Otros dioses, como la poderosa Sakhmet, era representada con la cabeza de un león (lo que no deja de ser un gato bastante grande y salvaje) sobre el cuerpo de una mujer. En este caso, se trataba de una deidad protectora y no amenazante.

Protectores contra plagas y peligros

Otra de las explicaciones que aporta la ciencia es que eran unos grandes cazadores de ratones y de serpientes. Los primeros podían ser transmisores de grandes plagas y enfermedades dentro de la ciudad, de ahí que la función de los gatos salvajes fuera tan imprescindible para mantener a salvo a la población de infecciones. Tampoco está del todo claro cuando empezaron a adiestrarse, aunque se especula con que empezaran a entrar en los hogares para vivir con los humanos en torno al 3.800 a.C., fecha en la que se datan los primeros entierros de gatos.

"Su crianza era muy industrial, había hasta granjas dedicadas a su venta para ser momificados y enterrados"

Un estudio publicado en 'Scientific Reports' el año pasado reveló que a muchos de estos gatos les momificaban después de ser asesinados para ser enterrados junto a sus dueños. Lo peor es que muchos de ellos apenas eran crías cuando se les sacrificaba, poniendo en tela de juicio de que en realidad fueran tan venerados, pasando a figurar más como un objeto de distinción entre los egipcios o de protección espiritual que como lo que en realidad es: un animal doméstico que merece vivir en paz y armonía.

En dicha investigación, los científicos analizaron mediate un escáner de rayos X a un conjunto de animales momificados y hallaron que varios de ellos correspondían a cadáveres de gatos de muy corta edad debido a su pequeño tamaño. "Era un gato muy joven", aseguró en su día Richard Johnston, autor del estudio y profesor de la Universidad de Swansea en Reino Unido. "Cuando lo vimos en la pantalla, nos dimos cuenta de que cuando lo mataron era apenas una cría". Una vez analizado, la momia de este gato tenía tan solo cinco meses de edad.

Foto: Ver vídeos de gatos, bueno para la salud mental (Corbis)

"Fue impactante", reconoció el científico a la revista 'Words Side Kick'. "A menudo eran criados con ese propósito. Su crianza era muy industrial, había hasta granjas dedidas a la venta de estos felinos". Mary-Ann Pouls Wegner, profesora asociada de arqueología egipcia en la Universidad de Toronto, cree que esto era debido a que se les usaba como sacrificio para honrar a los dioses. "Era un medio para apaciguar su furia o buscar su ayuda", aseguró. "Lamentablemetne, no está del todo claro por qué adquirían gatos solo para ser enterrados, pero parece que la línea entre la veneración y el enamoramiento por estos animales era muy fina en aquella época".

Animales Joyas Mascotas Reino Unido