El T. Rex era muy lento: podrías adelantarlo incluso caminando, según un nuevo estudio
  1. Alma, Corazón, Vida
vivió hace 66 millones de año

El T. Rex era muy lento: podrías adelantarlo incluso caminando, según un nuevo estudio

Su velocidad preferida para dar un paseo era de cinco kilómetros por hora aproximadamente, es decir, la velocidad promedio de un ser humano, aseguran los investigadores

placeholder Foto: Fuente: iStock
Fuente: iStock

Si alguna vez has visto 'Parque Jurásico' o eres un fan de los dinosaurios, tendrás de sobra asimilados dos hechos: que nunca, bajo ninguna circunstancia, hay que quedarse el último pues al que se comen los velociraptores, y que da igual lo mucho que corras porque el Tiranosaurio Rex acabará por atraparte tarde o temprano. Por muy grande que fuera, esta increíble bestia carnívora siempre atrapaba a su presa, ¿o no?

Según una nueva investigación no haría falta que corrieses, lo podrías superar hasta caminando. Según explica 'Live Science', unas simulaciones basadas en el movimiento de su cola han demostrado que ni siquiera caminaba rápido: de hecho, su velocidad preferida para dar un paseo era de 5 kilómetros por hora aproximados, es decir, la velocidad promedio de un ser humano, según la Fundación Británica del Corazón.

Un adulto medía alrededor de 12 metros de largo y podía pesar entre 5.000 y 7.000 kilos. ¿Cuánto de rápido podía moverse siendo tan grande?

Y es que este era el más grande de todos los dinosaurios carnívoros, y vivió aproximadamente hace 66 millones de años al final del período Cretácico. Un adulto medía alrededor de 12 metros de largo y podía pesar entre 5.000 y 7.000 kilos. ¿Cuánto de rápido podía moverse entonces un animal tan grande? Anteriormente, los investigadores trataron de responder a esa pregunta observando la masa y la altura de la cadera del animal, pero en este caso han decidido centrarse en el papel desempeñado por el movimiento vertical de la cola.

"Las colas de los dinosaurios eran vitales para saber la forma en que se movían", dijo Pasha van Bijlert, uno de los autores del estudio, de la Universidad Libre de Ámsterdam. "No solo servían como contrapeso, la cola también producía mucha de la fuerza necesaria para mover el cuerpo hacia adelante a través de dos músculos grandes: los caudofemorales, que tiran de las piernas hacia atrás durante cada paso". La cola, en lugar de mantenerse pasivamente suspendida en el aire, participaba balanceándose hacia arriba y abajo durante la marcha.

Los investigadores han tratado de responder a la pregunta centrándose en el papel desempeñado por el movimiento vertical de la cola

"Esta combinación, suspensión pasiva mientras está activa en locomoción, es exclusiva de los dinosaurios; no hay animales vivos hoy con esta característica", explicó van Bijlert. Los investigadores han utilizado en este caso como modelo un especimen adulto conocido como 'Trix', de la colección del Centro de Biodiversidad Naturalis en Leiden, Países Bajos. Los autores del estudio escanearon y modelaron los huesos de la cola de Trix y a partir de la reconstrucción de los ligamentos y huesos crearon un modelo biomecánico de la cola. Determinaron después la longitud de su paso y después la velocidad al caminar multiplicando la frecuencia por la longitud del paso.

Foto: Fuente: iStock.

El modelo de referencia tenía una velocidad de marcha de unos 4,6 kilómetros, que era significativamente más lenta que las estimaciones anteriores. Dependiendo de algunas suposiciones sobre los ligamentos y las vértebras se obtenían velocidades más lentas o rápidas, pero siempre inferiores a las estimaciones del pasado. Todavía hay cierta incertidumbre, sin embargo, ya que se centra en los movimientos de la cola hacia arriba y abajo y como dicen fuentes del estudio: "Nadie en su sano juicio cree que tenían colas completamente rígidas que se movían arriba y abajo o hacia los laterales, pero el estudio sirve para ampliar los conocimientos dados hasta ahora y que servirá para el futuro".

Los autores ahora quieren hacer otro estudio incorporando a los modelos del dinosaurio corriendo una cola flexible, pues creen que la velocidad máxima de carrera del T. rex estaría limitada por la fuerza de sus huesos, debido a que era muy pesado. Sin embargo, una cola flexible podría cambiar eso al actuar como un amortiguador de impactos durante la carrera permitiéndole correr más rápido sin romperse los huesos. "También nos gustaría aplicar nuestro método a más especies, porque eso podría revelar adaptaciones evolutivas", concluyeron. Por ahora al menos podemos respirar aliviados, pensando que podríamos escapar de este enorme animal, incluso a marcha rápida sin necesidad de correr.

Dinosaurios
El redactor recomienda