Una cuidadora de ancianos gana un millón a la lotería, pero no dejará su trabajo
  1. Alma, Corazón, Vida
"ADORO MI EMPLEO"

Una cuidadora de ancianos gana un millón a la lotería, pero no dejará su trabajo

Después de un año trabajando y cuidando de sus dos hijos en casa por culpa de los colegios cerrados, Sara Thomas podrá tomarse un respiro, aunque no piensa dejar de trabajar

placeholder Foto: Ni ella ni sus amigas se podían creer que les había tocado la lotería (iStock)
Ni ella ni sus amigas se podían creer que les había tocado la lotería (iStock)

"No suelo comprar billetes de lotería a menudo, pero me hice con uno hace unas semanas como regalo y mi socio Sean me dijo en broma: 'No los compres, no ganarás nada' Se equivocaba". Quien lo cuenta es Sara Thomas, una joven de 26 años que vive en Treharris, una pequeña localidad de poco más de 5.000 habitantes en el sur de Gales.

Sara trabaja como cuidadora de una residencia de ancianos y había aprovechado un descanso de su jornada laboral para dar un paseo. Pasó por una tienda cercana a su trabajo y decidió comprar un boleto del tipo rasca y gana, pero nunca sospechó lo que eso iba a suponer en su vida: cuando lo rascó, descubrió que había ganado un premio de un millón de libras.

Foto: Karen y Jeff Dakin, felices al recibir su premio de 1 millón de libras (National Lottery)

Sara explica al South Wales Argus que "cuando rasqué el boleto de vuelta a la residencia y descubrí que había ganado 1 millón, me quedé atónita. Llamé a las chicas con las que trabajo y pensaron que estaba bromeando". Pero era cierto, se acababa de llevar el equivalente a 1,15 millones de euros, una cantidad que puede cambiar la vida a cualquiera.

Un millón a la lotería

Esta auxiliar de enfermería reconoce que a ella misma le costó creer que había ganado un gran premio a la lotería. Por eso, pidió a una de sus compañeras de trabajo que "llamara al teléfono de la Lotería Nacional por mí con el móvil puesto con el altavoz, ya que pensé que era una broma y no quería avergonzarme a mí misma".

Su jefe le aconsejó que no comprara un boleto porque "no te tocará nada"

Sin embargo, los responsables de Camelot, la empresa que organiza los juegos de azar en el Reino Unido, confirmaron que su boleto estaba premiado y que había ganado el millón de libras: "Cuando Camelot confirmó el premio, todos nos pusimos a gritar. No podía creerlo; de hecho, todavía no sé si lo he podido asimilar del todo".

La siguiente llamada de Sara fue para su pareja, Sean Warner, un joven de 28 años con el que lleva tiempo saliendo. Después llegó el turno de llamar a su padre, pero ninguno de los dos le creyó: "Ambos dijeron que debería dejar de trabajar ese día, pero teníamos poco personal y no quería decepcionar a las chicas, así que me quedé hasta las 7 de la tarde. El resto del día lo recuerdo un poco borroso".

placeholder La ganadora no piensa dejar de trabajar a pesar del premio (The Lott)
La ganadora no piensa dejar de trabajar a pesar del premio (The Lott)

Ahora, llegará el momento de celebrarlo porque el último año ha sido difícil. Sara ha tenido que trabajar en la residencia al mismo tiempo que cuidaba de sus dos hijos, una niña de cinco años y un niño de tres, que tuvieron que dejar de ir al colegio por la pandemia. Ella sacó tiempo para todo, por lo que ahora podrá relajarse un poco.

No dejará de trabajar

A pesar de que la suerte le ha sonreído, a Sara no se la pasa por la cabeza que vaya a dejar su empleo: "Adoro mi trabajo y quiero seguir trabajando. Los pacientes aprecian que estés ahí para ellos cuando no pueden ver a su familia y es realmente reconfortante saber que les estás poniendo una sonrisa en la cara. Hacemos muchas bromas. Es bueno saber que estás ayudando a alguien y marcando la diferencia. Ha sido difícil, pero no lo cambiaría".

Foto: Fuente: iStock

Lo que sí tiene claro es que, en el futuro, "me gustaría comenzar mi propio negocio algún día. Soy una peluquera completamente cualificada y también hice una licenciatura en Económicas, pero me quedé embarazada de mi hija, por lo que no pude terminar de estudiar. Este premio me ha abierto las puertas a muchas oportunidades nuevas para mí y mi familia. Es el futuro de mis hijos y ellos podrán tener la mejor vida posible".

De momento, Sara y su pareja piensan cambiar de casa y ya están inspeccionando propiedades con una casa familiar en la que puedan disponer de "un gran jardín para jugar con los niños". Después, invertirán parte del premio en irse todos juntos de vacaciones, dos de las decisiones más habituales entre los ganadores de la lotería en el Reino Unido.

Comprará una casa con un gran jardín para jugar con sus hijos

Por supuesto, la ganadora también piensa en comprarse un buen coche, en su caso, un Jeep. Pero, antes, tendrá que aprobar el examen de conducir en Gales, así que de momento se tendrá que conformar con ir en el coche de su pareja. Cuando apruebe, asegura que primero "conduciré el coche de Sean durante un tiempo, en caso de que mi suerte se acabe y lo estropee tan pronto como lo compre".

Lotería Juegos de azar Suerte Sorteo
El redactor recomienda