Un trozo de piedra olvidado puede ser en realidad el mapa más antiguo de Europa
  1. Alma, Corazón, Vida
la losa de saint-bélec

Un trozo de piedra olvidado puede ser en realidad el mapa más antiguo de Europa

Es probablemente la cartografía más antigua de un territorio que se ha encontrado nunca, y llevaba 100 años olvidada en el interior de un castillo

placeholder Foto: Fuente: iStock.
Fuente: iStock.

Una losa de piedra, misteriosa y escondida en un paisaje francés durante mucho tiempo podría ser en realidad mucho más de lo que parece: el mapa más antiguo conocido en Europa. Por lo menos eso señala un nuevo estudio que ha examinado la conocida como losa de Saint-Bélec, intrincadamente tallada y parcialmente rota, la cual se descubrió por primera vez en 1900 y después se dejó cerca de un castillo y se olvidó durante más de 100 años.

Los arqueólogos modernos están revaluándola después de tanto tiempo y tratando de entender su significado, que de hecho podría ser la representación cartográfica más antigua de la Tierra, indica 'Science Alert'. "Es probablemente el mapa más antiguo de un territorio que se ha encontrado nunca", explicó en una entrevista el primer autor del estudio, Clément Nicolas, de la Universidad de Bournemouth en el Reino Unido.

Hay varios mapas de este tipo tallados en piedra por todo el mundo pero esta es la primera vez que se encuentra uno representando una zona tan específica

"Hay varios mapas de este tipo tallados en piedra por todo el mundo", apuntó, "generalmente son solo interpretaciones, pero esta es la primera vez que se encuentra un mapa representando una zona de manera tan específica". El periplo de la losa de Saint-Bélec ha sido sin duda particular, pues como señalábamos, fue encontrada en 1900 por el historiador francés Paul du Chatellier, en un túmulo funerario la ciudad de Leuhan, situada en la región de Bretaña.

En aquel momento, du Chatellier no estaba seguro de lo que podían significar las marcas talladas en la losa, que mide casi cuatro metros. Se interpretaron como una representación quizá humana, quizá de una bestia, pero el historiador sugirió que el significado se descubriría probablemente en investigaciones futuras. Guardó la losa en su colección privada, pero después sus hijos la vendieron al Museo de Arqueología Nacional de Francia, que a su vez la guardó durante varias décadas en el nicho del foso de un castillo.

Du Chatellier guardó la losa en su colección privada, pero después sus hijos la vendieron al Museo de Arqueología Nacional de Francia

Fue en 2014 cuando fue redescubierta en un sótano, pues había sido olvidada. Unos años más tarde, Nicolas y su equipo se dispusieron a realizar la primera investigación moderna de la piedra, utilizando técnicas de topografía 3D de alta resolución para registrar y examinar la morfología y cronología de la mampostería. Uno de los grandes misterios de la losa era el lugar donde se encontró, ¿qué estaba haciendo un mapa como ese en Saint-Bélec? Se cree que la tumba en cuestión se remonta al final de la Edad del Bronce temprana (alrededor de 1900-1640 a. C.), pero la losa en sí es probablemente más antigua, tal vez pertenece a principios de esa época, según indicaron los investigadores.

Foto: Fuente: AFP.

Si tienen razón, significa que la losa se utilizó como parte de un proceso de enterramiento. Al colocarse con el lado grabado inclinado hacia el interior de la tumba, las marcas han permanecido relativamente intactas hasta el día de hoy. Según los investigadores, los grabados y motivos en forma de mapa tallados en la superficie de la losa proporcionan una coincidencia tridimensional bastante aproximada a la región del río en la que se encontraba la tumba.

Al colocarse con el lado grabado inclinado hacia el interior de la tumba, las marcas han permanecido relativamente intactas hasta el día de hoy

Lo que no está tan claro es lo que podrían representar los otros motivos tallados en la losa, aunque según los investigadores es posible que reflejen la ubicación de los primeros asentamientos de la Edad del Bronce o tumbas, "podría ser que el mapa reflejara una especie de plan organizativo de uso y propiedad de la tierra de acuerdo con los gobernantes de la época. Tiene que haber una justificación para que se tallara esta piedra", señalan fuentes del equipo.

"Una cartografía como esa a menudo se vincula con la constatación de poder de una autoridad sobre un territorio. En el momento en que se talló la piedra probablemente estaba naciendo una determinada sociedad jerárquica", indican. Y con una interpretación así, es posible que la losa se enterrase en la tumba como un rechazo al sistema de poder de esta élite gobernante, durante miles de años, sin saber que en el devenir de la historia sería fundamental pues nos ayudaría a conocer la disposición del terreno una vez hace mucho tiempo.

Historia
El redactor recomienda