Sobrevive al confinamiento preparando sus comidas como si se las sirvieran en un avión
  1. Alma, Corazón, Vida
SE COMPRÓ UN CARRITO DE AVIÓN

Sobrevive al confinamiento preparando sus comidas como si se las sirvieran en un avión

Acostumbrado a viajar desde niño, se aficionó a las bandejas de los aviones y ahora las recrea para no olvidarse de que hay vida más allá del coronavirus

placeholder Foto: Cada semana, Nick recrea una comida en sus bandejas de avión (Instagram)
Cada semana, Nick recrea una comida en sus bandejas de avión (Instagram)

Para la mayoría de las personas, los meses de confinamiento que se han vivido durante el año 2020 y, en algunos países, también en 2021 han sido duros. No poder vivir tal y como estábamos acostumbrados, tener los movimientos restringidos y no ser capaces de reunirnos con los amigos o la familia es un lastre al que millones de seres han tenido que aclimatarse al no tener otra opción.

Pero también se han acabado la mayoría de los viajes y las vacaciones, algo que no todos hemos sabido (o podido) superar en este año de pandemia. Por eso, cada uno ha tratado de sobreponerse al confinamiento con sus propios métodos y un austríaco residente en Escocia ha encontrado su solución: prepararse las comidas como si estuviera volando en un avión.

Se llama Nick Sennhauser, vivió desde pequeño a caballo entre Austria y Tailandia y, ya de mayor, tiene a su familia y sus amigos repartidos por todo el mundo. Sus padres, en Asia; sus hermanas, en Suiza y Estados Unidos; su hermano, en España. Por eso, aunque él reside en Glasgow, volaba cada dos o tres semanas a algún lugar para visitar a su gente o, simplemente, irse de vacaciones.

Comer en un avión sin protestar

Nick reconoce a la CNN que se ha pasado toda su vida montando en avión y que, de pequeño, era el único sitio donde comía todo lo que le venía en la bandeja sin rechistar. Ahora, de mayor, trabajaba como freelance y ejecutivo de redes sociales y dedicaba su tiempo libre a buscar vuelos y alojamientos por todo el mundo para escaparse en cuanto juntara algunos días… hasta que apareció el covid-19.

Las restricciones por el coronavirus le obligaron a quedarse en casa y, por tanto, a dejar de viajar. Pero Nick no se olvida de los buenos tiempos pasados en un avión, así que ha encontrado su fórmula para escapar de la rutina: cada fin de semana busca entre sus recuerdos alguna foto de algo que hubiera comido en un avión y recrea esa comida en una bandeja para hacerse a la idea de que está volando a un destino paradisiaco.

El amor por la aviación de Nick es tal que se compró un carrito de avión original, con su vajilla y cubiertos correspondientes en el que no faltaba de nada, desde los platos de melamina a las copas de champán. Por eso, utiliza las bandejas y los platos para preparar una comida diferente cada semana y pensar que, pronto, esta pesadilla llegará a su fin.

Pandemia
El redactor recomienda