La mujer con las uñas más largas del mundo se las corta después de 30 años
  1. Alma, Corazón, Vida
PODRÁN VERSE EN UN MUSEO

La mujer con las uñas más largas del mundo se las corta después de 30 años

Llevaba sin cortárselas desde principios de los años 90 y habían alcanzado una longitud de 7,33 metros

placeholder Foto: Ayanna Williams, en el momento de cortarse las uñas (Guinness de los récords)
Ayanna Williams, en el momento de cortarse las uñas (Guinness de los récords)

Hacer la manicura a Ayanna Williams no era una tarea sencilla: hacían falta 20 horas y más de dos botes de esmalte para poder terminar con las uñas más largas del mundo. Esta mujer que vive en Houston, en el estado norteamericano de Texas, se hizo con el récord Guinness de las uñas más largas del mundo en 2017. Sin embargo, ha decidido cortárselas.

Antes de que ese momento se produjera, Ayanna se midió las uñas por última vez, para dejar el récord en 7,33 metros de longitud. Después fue el momento de acudir a una clínica dermatológica donde utilizaron una herramienta industrial para poder cortar las uñas con seguridad debido a su grosor. No se las cortaba desde principios de la década de los 90.

Cuando terminó la operación, Ayanna Williams aseguró a la CNN que "con o sin mis uñas, seguiré siendo la reina. ¡Mis uñas no me hacen a mí, yo hago a mis uñas!" De ahora en adelante, solo piensa dejarlas crecer hasta un máximo de 15 centímetros, una largura que, siendo importante, nada tiene que ver con los 7 metros que tenía hasta ahora.

Sus históricas uñas se podrán ver desde ahora en el museo 'Ripley’s Believe It or Not' de Orlando, en el estado de Florida. Sin embargo, no es el récord histórico de las uñas más largas de la historia. Ese registro pertenece a Lee Redmond, quien se mantuvo 30 años sin cortarse las uñas, entre 1979 y 2009, llegando a alcanzar una longitud de 8,5 metros.

Foto: Foto: World Guinness Records.

Durante años, Williams no ha podido realizar algunas actividades básicas como lavar los platos y lo pasaba mal a la hora de manejar su teléfono móvil con el pulgar. No se arrepiente de su decisión y, aunque reconoce que "las voy a echar de menos", su único objetivo ahora es animar a la próxima mujer que quiera entrar en el Libro Guinness de los récords.

Récord Guinness MANICURA Récords
El redactor recomienda