Encuentra unas gafas en el interior de una bolsa de patatas fritas… y aparece el dueño
  1. Alma, Corazón, Vida
EN CÁDIZ

Encuentra unas gafas en el interior de una bolsa de patatas fritas… y aparece el dueño

Una gaditana compró una bolsa de patatas fritas con unas gafas graduadas en el interior y su hija subió las fotos a las redes sociales, donde apareció su dueño

placeholder Foto: Las imágenes de la bolsa de patatas se han hecho virales (Twitter)
Las imágenes de la bolsa de patatas se han hecho virales (Twitter)

Algunas situaciones que se dan en las redes sociales pueden parecer falsas por inverosímiles… pero no siempre estamos ante fake news. En los últimos días en Twitter no se habla de otra cosa que no sea la bolsa de patatas fritas que compró una mujer en Cádiz y que, cuando llegó a casa, se dio cuenta de que traían un regalo muy especial: unas gafas.

La historia ha sucedido en Cádiz, donde una mujer hacía su compra semanal y, entre otros productos, se llevaba una bolsa de patatas fritas de la marca Cortijo del Olivar. Por la noche, cuando fue a abrirla, se dio cuenta de que había algo raro en el interior y, al mirar más detenidamente, comprobó con asombro que había unas gafas dentro de la bolsa precintada.

La mujer llamó a su hija Paula para confirmar lo que estaba viendo y ambas se quedaron atónitas. Paula hizo varias fotos a la bolsa de patatas fritas para que se viera "el regalo" que había en su interior y las subió a su cuenta de Twitter, donde advirtió que "adjunto todas las perspectivas para que se vea que no es fake". Y, ciertamente, no lo era.

Las gafas de Manolito

El tuit de Paula se ha hecho viral y, en pocas horas, recibió más de 40.000 'likes' y fue compartido miles de veces. La intención era encontrar al dueño de las gafas, que estaban graduadas, aunque no fueron pocos los usuarios de esta red social que la acusaron de que no eran fotos reales. Hasta que, por arte de magia, apareció el dueño de las gafas.

La cuenta oficial de Cortijo del olivar, el fabricante de las patatas, respondió al mensaje de Paula explicando lo sucedido: "¡Hola! Antes que nada, te pedimos disculpas. Nuestras patatas fritas están tan ricas ¡porque tienen duende! Las gafas son de Manolito, te intentaremos mandar una foto suya y una caja de nuestros productos. Sin sus gafas no ve nada, pero tú disfrutarás de nuestras patatas".

Lo cierto es que, más allá de la anécdota, muchas personas han cargado contra el fabricante de patatas al que acusan de no tomarse en serio la seguridad alimentaria. Uno de ellos, María Soto, lo resume así: "No digo que tomarse ciertas cosas a risa está bien, pero algo tan serio como la seguridad alimentaria... Si llega a ser un objeto más pequeño y difícilmente identificable los resultados hubieran podido ser muy serios".

Cádiz
El redactor recomienda