Esto es lo que le sucede a tu cuerpo cuando dejas de fumar marihuana
  1. Alma, Corazón, Vida
ACABA CON LOS MALOS HÁBITOS

Esto es lo que le sucede a tu cuerpo cuando dejas de fumar marihuana

Las ventajas físicas y mentales de abandonar el consumo de cannabis son innumerables. Hoy te contamos qué puede suceder cuando te enfrentas al síndrome de abstinencia

placeholder Foto: Fuente: iStock
Fuente: iStock

Al ser una de las drogas recreativas más consumidas en todo el mundo, la marihuana también peca de parecer la más inocua. El último informe sobre las drogas realizado por el Ministerio de Sanidad en 2018 refleja que un 17,1% de la población joven española (de 15 a 34 años) consume cannabis, lo que sin duda es un dato preocupante al tener una edad de penetración tan baja. Y lo que es peor: no deja de ser la puerta de entrada a otras drogas más peligrosas y adictivas, como viene a ser la cocaína o el éxtasis. Otro de los datos más llamativos del informe es que un 33% de sus consumidores acaban necesitando tratamiento para dejarla, lo que derriba el mito de que dicha sustancia no genera un síndrome de abstinencia o de que es muy fácil dejar de consumir.

Si has entrado a leer este artículo por motivos obvios, al margen de la curiosidad, y porque crees que necesitas ayuda, lo más responsable es que una vez termines de leerlo te pongas en manos de un profesional o pidas consejo a algún familiar o amigo, pues los efectos del cannabis una vez dejas de consumirlo son muy serios y no es para tomárselos a broma.

No se recomienda dejarlo de golpe, sino ir disminuyendo su consumo poco a poco. Los síntomas pueden variar dependiendo de la persona

Para conseguir estar limpio, es posible que tengas que dejar de lado a amistades no del todo sanas con las que fumabas, pues al fin y al cabo se trata de una droga muy social, al igual que el alcohol, y seguramente sea raro encontrar a alguien que diga que no conoce a nadie o no tiene un amigo que fuma porros. Esto puede dificultar el proceso de abandono de la marihuana, ya que además de poseer efectos secundarios como bien puede ser la ansiedad, estado de ánimo bajo, irritabilidad o dificultad para dormir (entre otros), también tendrás que alejarte de aquellas compañías con las que solías compartir los 'canutos' que no son nada buenas para ti, pues el riesgo de volver al consumo es muy alto si todo tu entorno sigue fumando como si no pasara nada.

El síndrome de abstinencia

"A diferencia del síndrome de abstinencia del alcohol, que puede ser mortal, el del cannabis no comporta peligro para la vida como tal, pero puede causar un montón de dolor físico y emocional en quien lo sufre", explica Timothy Fong, profesor de psiquiatría en la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), quien también dirige un programa de desintoxicación de esta sustancia. "En muchos casos, no se recomienda dejar la droga de golpe, sino ir disminuyendo su consumo poco a poco. Los síntomas del síndrome de abstinencia pueden variar dependiendo de la persona", recalca el profesor en un reciente artículo publicado en 'Mic'.

"Cuando estás en período de abstinencia tu cuerpo sufre mucho estrés porque debe trabajar duro para volver a funcionar con normalidad"

El componente activo del cannabis, el tetrahidrocannabinol, más conocido por las siglas THC, incrementa tus niveles de hormonas neuroquímicas como la serotonina (de ahí el placer) o la adrenalina (de ahí la sensación de ansiedad que pueden experimentar muchas personas al consumirla). Por ello, el hecho de abandonar de golpe su consumo provoca un déficit de tus niveles de THC en sangre y con ello una ruptura de tu equilibrio hormonal que conduce a las sensaciones anteriormente mencionadas.

"Cuando estás en período de abstinencia tu cuerpo sufre mucho estrés porque debe trabajar duro para volver a funcionar con normalidad", prosigue Fong. Los niveles bajos de serotonina no solo pueden producir sensaciones mentales desagradables, sino también físicas, como por ejemplo náuseas. Por lo general, todos estos síntomas alcanzan su punto máximo de uno a cutro días después del último uso, debido a la enorme cantidad de tiempo que tu organismo tarda en eliminar el THC restante. Como decíamos, los síntomas varían de una persona a otra, pero por lo general experimentarás una gran apatía, sensación de aburrimiento e inestabilidad emocional, así como cansancio extremo o episodios de estrés o ansiedad.

Foto: Uno de cada cinco casos de psicosis está relacionado con el consumo de marihuana

Por otro lado, hay factores que pueden hacer más difícil el tránsito hacia una vida sin marihuana. Al igual que el ejercicio físico, la correcta alimentación y mantener unos hábitos de sueño saludables influyen en tu probabilidad de dejarlo, si llevas un estilo de vida muy sedentario, sin motivaciones ni disciplina o una alimentación muy poco sana, los síntomas del síndrome de abstinencia pueden aumentar, ya que "te sentirás mucho más vulnerable al estrés que siente el cuerpo a la hora de restaurar su funcionamiento sin THC", asegura Fong.

Uno de los aspectos más motivantes para dejarlo son los beneficios que experimentarás a corto y largo plazo. No solo respirarás mejor, sino que tu equilibrio mental o emocional no dependerá de la sustancia. Con el paso del tiempo, te sentirás mucho menos cansado y más ágil, más sociable y de mejor humor. Y, sobre todo, no tendrás el persistente pensamiento de tener que consumir para estar bien, lo que no solo hará que ahorres mucho más dinero que antes gastabas en este vicio, sino también te sentirás más libre y capaz de hacer cosas que antes no podías hacer. Recuerda que si crees que tienes un problema con el consumo de marihuana puedes recurrir a los teléfonos de la Fundación Anti Drogadicción (FAD) para asesorarte o encontrar un grupo de apoyo que te ayude a salir del problema.

Drogas Marihuana Cannabis Síndrome de abstinencia Ministerio de Sanidad Social California
El redactor recomienda