La personalidad del éxito: el rasgo más importante que debes tener para triunfar
  1. Alma, Corazón, Vida
los ambivertidos

La personalidad del éxito: el rasgo más importante que debes tener para triunfar

Mejorar tus habilidades de modo que te encuentres en el medio de la escala de extroversión podría ayudar a convertirte en un indispensable en la oficina

placeholder Foto: Fuente: iStock
Fuente: iStock

Actualmente, se suele hacer una distinción entre el jefe y el líder, y generalmente todo el mundo está de acuerdo en que la figura del líder es la deseada, la que todo el mundo que ostenta un puesto de poder debe emular. Por supuesto, ostentar un cargo jerárquico alto no es tarea fácil, y constantemente escuchamos o leemos artículos sobre las fórmulas del éxito o cómo llegaron a triunfar las figuras altamente reconocidas.

Todas las personas tienen sus propias fortalezas y debilidades, pero hay un debate constante acerca de cuál es la mejor manera de ser en pos de alcanzar el éxito, y si una personalidad determinada puede llevarnos por ese camino o, por el contrario, se trata más bien de una cuestión de suerte. Algunas investigaciones han demostrado que, sorprendentemente, los introvertidos pueden eclipsar a los extrovertidos como buenos líderes, a pesar de que parece a primera vista que el comportamiento extrovertido se ajusta más a la imagen que muchas personas tienen del típico CEO.

Algunas investigaciones han demostrado que, sorprendentemente, los introvertidos pueden eclipsar a los extrovertidos como buenos líderes

¿Quién tiene entonces las ventajas? ¿Qué comportamiento se debe emular? ¿Son más exitosos en su trabajo aquellos que son animados y extrovertidos o los reservados y sobrios? Pues, según informa un reciente artículo publicado en 'BBC', parece que la respuesta está en ambos comportamientos: el ambivertido camaleónico, en otras palabras. Según los expertos, combinar lo mejor de ambas personalidades podría hacerte un indispensable en la oficina.

Foto: Fuente: iStock

Parece complicado pero es una habilidad que en realidad todos podemos dominar con la práctica. Así lo dice el profesor Adam Grant, que decidió realizar un estudio en 2013 para desafiar esa creencia popular de que los extrovertidos son más exitosos y productivos en los entornos de ventas. Después de realizar una investigación con 340 empleados del centro de llamadas, Grant descubrió que los trabajadores que obtenían la mayor cantidad de ingresos por ventas eran los que se encontraban en el medio de la escala de extroversión.

placeholder (iStock)
(iStock)

Según Karl Moore, profesor en la Universidad McGill, que ha estudiado la figura del ambivertido durante varios años, el 40% de los principales líderes empresariales son extrovertidos, el 40% son introvertidos y el 20% son verdaderos ambivertidos. Además, cree que las circunstancias sin precedentes que se han dado en la pandemia han obligado a líderes de todo tipo a actuar de manera ambivalente. Por ejemplo, los jefes necesitaban escuchar y recibir comentarios para proporcionar entornos de trabajo flexibles y empáticos para el personal, pero también necesitaban transmitir un entusiasmo claro y demostrativo para unirse y guiar al equipo hacia lo desconocido. El líder necesita saber escuchar y hacerlo mucho, pero también dar discursos inspiradores para asegurar que se podrá superar esta crisis.

Busca un modelo a seguir que admires en tu oficina, el cual tenga las cualidades introvertidas o extrovertidas que buscas emular, para que puedas observar su comportamiento y modelar el tuyo

¿Cómo adaptarse a este estilo de liderazgo? Los expertos aseguran que se trata menos de trabajar tus debilidades y más de desarrollar tu capacidad para salir de la zona de confort. Podría ser un comportamiento específico: escuchar más si eres extrovertido. O si eres introvertido, quizá iniciar una conversación. La cuestión es llevar un registro de tus cambios. También recomiendan encontrar un modelo a seguir que admires en tu oficina, el cual tenga las cualidades introvertidas o extrovertidas que buscas emular, para que puedas observar su comportamiento y modelar el tuyo.

Es importante reiterar que pocas personas son 100% lo uno o lo otro. A pesar de ello, convertirte en ambivertido se trata más de mejorar tus habilidades para marcar la diferencia y hacerte notar, sabiendo cuándo debes mostrar unas cualidades u otras. Eso te beneficiará no solo a ti, también a las personas con las que trabajas.

Curiosidades Trabajo éxito profesional
El redactor recomienda