Una novia pierde su anillo de boda en el momento de dar el sí quiero en un lago
  1. Alma, Corazón, Vida
FINAL FELIZ

Una novia pierde su anillo de boda en el momento de dar el sí quiero en un lago

Aunque el novio quiso lanzarse al lago, tuvieron que recurrir a un submarinista para recuperarlo del agua que estaba a tan solo 5 grados

placeholder Foto: La pareja eligió un embarcadero del lago Tahoe para darse el sí quiero (YouTube)
La pareja eligió un embarcadero del lago Tahoe para darse el sí quiero (YouTube)

Cuando una pareja decide casarse, comienza una carrera contra el reloj para que, el día de la boda todo sea perfecto. El traje, el lugar de la ceremonia, el banquete, los invitados, la decoración… Nada puede salir mal en uno de los días más importante de la vida de las personas, pero no siempre se pueden controlar todos los factores.

Una pareja norteamericana se ha hecho viral por lo que le sucedió el día de su enlace. Marlee y Andrew eligieron un lugar idílico para darse el sí quiero, el famoso lago Tahoe, situado en la frontera entre los estados de California y Nevada. Todo iba bien, a pesar de las bajas temperaturas que había en la zona, hasta que llegó el momento de intercambiar los anillos.

En ese momento, Andrew sacó de su pantalón una cajita con el anillo y la abrió para que su futura esposa lo cogiera. Pero el anillo estaba suelto y, al abrirla, se cayó, con la mala fortuna de que se perdió entre las tablas del embarcadero donde se estaba celebrando el enlace y cayó al lago. Los novios no se podían creer que se arruinara el momento más importante.

Final feliz

Marlee ha explicado a la cadena CBS que "honestamente, pensé, esto no puede estar sucediendo. Como si eso no hubiera sucedido simplemente". Andrew, por su parte, no dejaba de pensar en la mala fortuna que estaban teniendo, pero se agachó y vio el anillo bajo las aguas del lago, así que reconoce que "mi primer pensamiento fue cómo de profundo es y qué temperatura hace".

Foto: El hombre tardó 4 horas y media en recorrer 40 kilómetros a mar abierto (EFE EPA/Ali Haider)

La pastora que estaba celebrando la ceremonia convenció a los novios de que no se lanzaran a las gélidas aguas del lago Tahoe, pero ellos tuvieron una gran idea: contactaron con una escuela de submarinismo que hay en el lago para ver si podían introducirse en el agua y rescatar el anillo. El submarinista Phill Abernathy respondió a su llamada, aunque tuvo que utilizar su traje de neopreno porque el agua estaba a solo 5 grados.

Phill tuvo que mover algunas piedras para encontrar el anillo, finalmente apareció, aunque explica que tuvo que "pelearse" con un cangrejo que también lo quería. El submarinista volvió a la superficie y devolvió el anillo a la novia, que asegura que no se lo volverá a quitar el resto de su vida… sobre todo cuando vuelvan al lago Tahoe de vacaciones.

Bodas Novio Vídeo
El redactor recomienda