El misterio de Yonaguni: las estructuras submarinas que la ciencia no puede explicar
  1. Alma, Corazón, Vida
SIN EXPLICACIÓN CLARA

El misterio de Yonaguni: las estructuras submarinas que la ciencia no puede explicar

Este monumental megalito submarino localizado en las islas de Ryūkyū sigue dividiendo a la comunidad científica entre los que piensan que su origen es natural o artificial

Foto: Un submarinista en las estructuras de Yonaguni. (Wikipedia)
Un submarinista en las estructuras de Yonaguni. (Wikipedia)

En 1985, un aficionado al submarinismo japonés llamado Kihachirō Aratake inició una expedición en el interior de la costa frente a las islas Ryūkyū, al sur de Japón, cuando se topó con un descubrimiento sorprendente: a medida que descendía hasta el fondo, divisó una serie de grandes escalones en ángulo recto, perfectamente tallados, con un aspecto similar a las majestuosas pirámides mayas a juzgar por las fotos de las que disponemos ahora.

A día de hoy, no hay unanimidad entre la comunidad arqueológica de si el monumento Yonaguni se trata de una estructura natural o realmente hay detrás un trabajo artificial y humano. A simple vista, parece que efectivamente fue construida por el hombre, pues este gran mgalito de 50 metros de largo por 20 de ancho es uno de los sitios submarinos más inusuales del mundo que destaca por estar compuesto de escalones y paredes completamente rectas, lo que hace suponer que alguien lo edificó hace muchísimos años y luego fue tragado por el mar.

Masaaki Kimura, geólogo marino, sostiene que se trata de una estructura natural que fue modificada por el hombre hace al menos 10.000 años

El megalito tiene una forma de pirámide rectangular y se cree que lleva ahí más de 10.000 años. Lo primero que se tiende a pensar es que pertenecía a la civilización Mu, la cual habitaba las islas niponas desde el año 12.000 a. C., descubierta por el escritor y viajero del siglo XIX Augusto Le Plongeon, La teoría contrapuesta asegura que sus orígenes son completamente naturales, al guardar mucha semejanza con otras construcciones que también parecen ancestrales y artificiales, como la Calzada del Gigante de Irlanda del Norte, formada por una erupción volcánica hace millones de años.

¿Artificial o natural?

Masaaki Kimura, geólogo marino de la Universidad de Ryūkyū, quien pasó más de dos décadas estudiando la zona, sostiene que se trata de una estructura natural que fue modificada por el hombre hace al menos 10.000 años, lo que quiere decir que es una de las primeras grandes edificaciones de la historia de la humanidad, junto con las grandes construcciones de Egipto o Mesopotamia.

placeholder Foto: Wikipedia.
Foto: Wikipedia.

Así lo recoge una interesante entrada de el escritor Francisco Javier Tostado en su blog, quien también menciona la teoría del geólogo Robert Schoch de la Universidad de Boston, partidario de que las estructuras de Yonaguni son cien por cien naturales. Según los estudios de Schoch, la formación contiene numerosos planos paralelos estratificados bien definidos, además de que la zona es muy propensa a terremotos que pudieron ocasionar que las piedras tomaran estas formas tan rectas.

Yonaguni "contiene planos de estratificación paralelos numerosos y bien definidos, a lo largo de los cuales las capas son fácilmente distinguibles", explica el geólogo de Boston en su trabajo de investigación. "Las rocas de este grupo también están atravesadas por numerosos conjuntos de líneas paralelas y verticales respecto a la horizontal, y se encuentran en una región propensa a los terremotos. Los movimientos sísmicos tienden a fracturar las rocas de una manera regular".

Kimura, por su parte, advierte que existe una grieta en mitad de estos grandes escalones que podría servir de pasadizo de acceso al interior de la construcción cuando esta no estaba bajo el agua. Esta grieta, además, está compuesta de piedra calcárea, la cual no es natural en esa región de Japón, lo que le induce a pensar que efectivamente la mano humana estuvo detrás. El investigador japonés cree que el objetivo de tal superestructura era almacenar agua, también en base a dos orificios circulares de dos metros de profundidad que se encuentran en el centro del monumento.

Otra de las teorías que intentan aproximarse al origen de las estructuras Yonaguni es a del geólogo Teruaki Oshī, quien asegura que proceden del final de la era glacial. De acuerdo a su hipótesis, el área del monumento era una especie de 'puente' geológico que unía las islas de Taiwán, Ryūkyū y Japón con Asia en tiempos de la última glaciación, dado que el nivel del mar era más bajo que el actual a causa de una acumulación de hielo en las zonas templadas. Así, según su teoría, sus orígenes serían muchísimo más remotos que las civilizaciones egipcia o mesopotámica, en torno al IV milenio a. C.

Japón Irlanda del Norte
El redactor recomienda