Descubren cómo apareció este cráneo en una cueva de Italia
  1. Alma, Corazón, Vida
pertenece a la edad de cobre

Descubren cómo apareció este cráneo en una cueva de Italia

Consistía en una sola pieza descubierta sin restos esqueléticos a su alrededor y le faltaba la mandíbula

placeholder Foto: Fuente: iStock.
Fuente: iStock.

Un macabro descubrimiento. Un cráneo solitario, dentro de una cueva de difícil acceso. ¿Cómo llegó ahí? Habría que preguntárselo a su portador, pero desgraciadamente falleció hace ya mucho tiempo (concretamente 3.360 o 3.380 años antes de Cristo). Se trata de un antiguo rompecabezas que ha supuesto desde 2015, cuando se halló, un gran misterio, pues consistía en una sola pieza descubierta sin restos esqueléticos a su alrededor. Descansaba en una cueva de Bolonia, Italia, en una depresión cavernosa que los lugareños conocen como 'El sumidero del infierno', según informa 'Science Alert'.

No fue fácil de encontrar. Solo se podía llegar hasta él atravesando un difícil pasaje de la cueva (conocido a su vez como 'Laberinto de la malicia') y después ascendiendo hasta una altura de 12 metros. El cráneo descansaba justo ahí, sobre un saliente rocoso, desde hace miles de años, y le faltaba la mandíbula inferior. Debido a la dificultad para acceder al lugar, los espeleólogos no pudieron recuperar el cráneo hasta 2017, cuando aprovecharon para estudiar esta 'rara avis' de la espeleología.

Era una mujer joven que había sufrido lesiones, quizá resultado de manipulaciones en el momento de la muerte o actos rituales

Gracias a la datación por radiocarbono descubrieron su antigüedad, lo que les permitió contextualizarlo arqueológicamente dentro del periodo de la Edad de Cobre (Calcolítico), época ubicada entre el Neolítico y la Edad de Bronce. En esa área se encontraron en el pasado otros restos humanos que pertenecen a la misma época, pero no en el sumidero del infierno, sino en zonas en las que el acceso no es tan complicado.

Pero, ¿por qué ese cráneo solitario se alejó tanto de sus otros compañeros? Según la antropóloga María Giovanna Belcastro (de la Universidad de Bolonia), varios factores entraron en juego. Después de investigar los restos, llegó a la conclusión de que el cráneo probablemente provenía de una mujer joven de entre 24 y 35 años. La evidencia de varias lesiones en los lados del cráneo es probablemente el resultado de manipulaciones en el momento de la muerte, tal vez reflejando actos rituales para quitar la carne, quizá como parte de una costumbre funeraria.

Otras lesiones en el cráneo, algunas de las cuales se cree que fueron sufridas antes de la muerte, pueden deberse a una lesión que habría provocado el fallecimiento de la mujer, así como otras marcas podrían ser evidencia de algún tipo de tratamiento médico llevado a cabo por su gente.

Pudo haber sido eliminado intencional o accidentalmente del resto del cuerpo, antes de rodar o ser empujado por el suelo por corrientes de agua o lodo

En cuanto a la razón por la que el cráneo se separó tanto del resto del esqueleto, los investigadores plantean la hipótesis de que el cráneo pudo haber sido eliminado intencional o accidentalmente del resto del cuerpo, antes de rodar o ser empujado por el suelo por corrientes de agua o lodo, hasta que de alguna manera llegó al borde del sumidero del infierno. Con el tiempo, al entrar agua, se habrían disuelto los depósitos de yeso dentro de la cueva, creando la zona donde quedó el cráneo.

Varios sedimentos alojados dentro de la cavidad craneal ofrecen cierto apoyo a este argumento, lo que sugiere que la materia se atascó dentro del cráneo durante el flujo de agua o escombros, mientras realizaba su complicado y caótico viaje hacia la cueva. Los signos de otros traumatismos en el cráneo sugieren muchos golpes a lo largo del recorrido.

Es una interpretación, claro, y no tiene por qué ser lo que sucedió necesariamente, pues es eso es algo que nunca se sabrá con certeza. Sin embargo, como señalan los investigadores, de todas las partes del esqueleto humano el cráneo es la más adecuada para 'huir' y colarse en otras zonas. "Si el equeleto hubiese estado intacto se habrían descubierto otros huesos cerca de la zona, dispersos", concluyen.

Historia
El redactor recomienda