El misterio de Skeleton Lake, el lago plagado de esqueletos del Himalaya
  1. Alma, Corazón, Vida
AÚN SIN EXPLICACIÓN

El misterio de Skeleton Lake, el lago plagado de esqueletos del Himalaya

Hace más de 70 años, un explorador indio encontró los restos de centenares de personas en este paraje de tanta altitud. Hoy, un nuevo estudio se aproxima a las circunstancias del descubrimiento

placeholder Foto: El lago Roopkund, en las grandes altitudes del Himalaya, donde se encontraron los huesos. (iStock)
El lago Roopkund, en las grandes altitudes del Himalaya, donde se encontraron los huesos. (iStock)

En 1942, en mitad de la Segunda Guerra Mundial, un guardabosques indio llamado Hari Kishan Madhwal cruzaba las profundidades del Himalaya cuando se dio de bruces con un tremendo descubrimiento. En un valle entre las montañas, a 4.800 metros de altitud sobre el nivel del mar, avistó un lago en cuya superficie flotaban centenas de esqueletos humanos. Se trataba del lago Roopkund, en el estado indio de Uttarakhand, un lugar emblemático de la cultura india y escenario milenario de historias mitológicas. Al principio, las autoridades que investigaron el hallazgo pensaron que los esqueletos pertenecían a soldados japoneses que se infiltraron en el país indio para luchar contra los colonos británicos. Sin embargo, los esqueletos estaban tan desgastados que llegaron a la conclusión de que llevaban ahí mucho más tiempo.

En ese momento, se barajaron distintas hipótesis. Una de ellas asociaba el suceso a la peregrinación del Nanda Devi Raj Jat, un viaje de tres semanas a pie que todavía a día de hoy se realiza para adorar a una divinidad india. Otra, que los cuerpos pertenecían a una gran expedición militar del siglo XIX que acabó de manera fatal, pero al encontrarse tantos cuerpos de mujeres, que no podían alistarse en el ejército en aquellos años, la idea se desbarajó. Al realizar las autopsias, se descubrieron fracturas en los cráneos de los esqueletos, con lo que la investigación concluyó que habían muerto por una gran tormenta de granizo, según relata la revista 'Outside'.

"Los restos de los individuos no pertenecen a una sola población de algún lugar de la India, sino que eran personas que vivían por todo el subcontinente"

Ahora, más de setenta años después, una nueva investigación publicada en 'Nature Communications' contradice esta última teoría, aportando una explicación más plausible sobre el motivo que llevó a tantos hombres y mujeres a morir en el lago Roopkund, que ha sido bautizado como "Lago Esqueleto" ("Skeleton Lake", según los medios británicos).

Diferentes causas, procedencias y tiempos históricos

En dicho estudio, los investigadores aplicaron el método de la datación por radiocarbono y analizaron genéticamente los restos esqueléticos de 38 cuerpos encontrados en el lago para ya por fin dar con la antigüedad real de los huesos y cómo llegaron hasta allí. "En un principio, los resultados apuntaban a que los esqueletos databan del siglo VIII, pero luego descubrimos que esto no era exactamente así", asegura Éadaoin Harney, autor principal del estudio y doctorando en el departamento de biología orgánica y evolutiva de la Universidad de Harvard. Los cuerpos en el lago, en lugar de morir a causa de un solo hecho catastrófico, difieren en antigüedad. "Algunos llevaban ahí cientos de años y otros miles".

El mayor logro para los investigadores es haber comprobado la gran capacidad humana de viajar entre tan largas distancias en tiempos antiguos

El análisis genético reveló que los restos pertenecían a tres grupos distintos de personas, desde poblaciones de más 1.000 años de antigüedad del sur de Asia hasta habitantes de Grecia y Creta de tan solo 200 años atrás. Y el tercer grupo solo lo componía un individuo del este asiático. En total, 23 de los cuerpos eran de la zona sur asiática, mientras que otros 14 provenían del Mar Mediterráneo.

"Los restos de los individuos provenientes del sur asiático tienen ascendencia realmente diversa", explica Harney. "No pertenecen a una sola población con origen en algún lugar de la India, sino que eran de personas que vivían por todo el subcontinente". Los resultados de los análisis de isótopos también revelaron que cada individuo seguía un tipo de dieta diferente. Y en cuanto a cómo murieron, Harney y su equipo todavía siguen sin conocer la causa real.

"El único indicio que tenemos es que el lago Roopkund se encuentra en mitad de una ruta de peregrinaje que ha sido utilizada durante el último siglo", asevera el investigador. ¿Entonces? ¿Por qué los restos son tan antiguos, cuando ni siquiera existía esa ruta? "Todavía seguimos bastante desconcertados, necesitamos mucha más información para determinar la naturaleza exacta de todas estas muertes", concluye.

Al tratarse de una zona con una orografía de lo más hostil y escarpada, los científicos también validan la teoría de que pudieran fallecer por el golpe de algún material duro, ya fuera una fuerte tormenta de granizo o bien un desprendimiento de rocas fortuito. El mayor logro para los investigadores, más allá de intentar revelar la causa de las muertes (que todavía no está clara), es haber comprobado la gran capacidad humana de viajar entre tan largas distancias en tiempos antiguos, teniendo en cuenta lo lejos que queda el Mar Mediterráneo de subcontinente asiático. "Sabíamos que siempre ha habido grandes migraciones, pero esto nos ha hecho replantearnos la importancia de las mismas a lo largo de la historia", concluye Harney.

Misterios Himalaya Social India Segunda Guerra Mundial Grecia Mediterráneo
El redactor recomienda