El misterio de Vesna Vulović: la azafata que pudo sobrevivir a una caída de 1.000 metros
  1. Alma, Corazón, Vida
aterriza como puedas, literalmente

El misterio de Vesna Vulović: la azafata que pudo sobrevivir a una caída de 1.000 metros

La serbia se convirtió en una celebridad tras salvar la vida cuando el avión en el que viajaba explotó por culpa de una bomba. Esta es su historia

placeholder Foto: Vesna Vulović
Vesna Vulović

Murió a finales de 2016, con 66 años, pero de todas formas nadie esperaba que fuera a vivir tanto. Al menos así lo dijo ella. El milagro de Vesna Vulović, la azafata serbia que sobrevivió a una caída de más de 1.000 metros, ha sido desmentido en varias ocasiones (un reportaje alemán en 2009 se encargó de tacharlo de patraña y aseguró que no era más que un "cuento de agentes secretos"). Aún así, su nombre sigue apareciendo en 'El libro Guiness de los Récords'.

La historia comienza así: el vuelo 367 de JAT Yugoslav, que cubría la ruta entre Estocolmo y Belgrado debía partir un 26 de enero de 1972. Vesna Vulović, que por aquel entonces contaba con tan solo 22 años, se prepara para un día más de trabajo, aunque por ironía del destino en realidad aquel día no le tocaba trabajar, pero por un error acaba junto al resto de la tripulación. Como de costumbre, el vuelo parte hacia Zagreb (donde hacia escala, junto con Copenhague) con un total de 28 personas (cinco miembros de la tripulación y 23 pasajeros). Mientras se servía la comida, una bomba oculta en el equipaje explotó, ocasionando que el avión se partiera en tres partes. Todo el mundo falleció. Todo el mundo, menos Vesna.

Tras partirse el avión, comenzó a dar vueltas sin control hasta caer en una ladera nevada cerca de Srbrská Kamenice, en la actual República Checa

Después contaría: "Un pasajero se veía muy molesto. No fui la única que lo notó, otros miembros de la tripulación lo vieron, así como el gerente de la estación de Copenhague. Creo que fue él quien puso la bomba en el equipaje. Me parece que registró una maleta en Estocolmo, bajó en Copenhague y no volvió a abordar el avión". Tras partirse el aparato, comenzó a dar vueltas sin control hasta caer en una ladera nevada cerca de Srbrská Kamenice, en la actual República Checa.

Más dura será la caída

Cuando la rescataron entre los escombros y el fuselaje descubrieron que estaba viva. Al parecer, la primera persona en verla fue un civil que tenía conocimientos en medicina, Bruno Honke, quien supuestamente la escuchó gritando entre los restos del avión (aunque otras versiones apuntan que estaba inconsciente). Se había fracturado la columna vertebral, las piernas, pelvis y costillas, y tenía magulladuras en la cara. La trasladaron rápidamente al hospital. Algunas fuentes apuntan que se encontraba cerca de la cola del avión en el momento de la explosión, mientras que otras aseguran que la encontraron en medio del mismo (Honke siempre aseguró haberla encontrado en esa zona). Sea como fuere, hay algo en lo que todos coinciden: lo primero que hizo al recuperar el conocimiento fue pedir un cigarrillo.

Un civil la encontró en mitad del avión. Se había fracturado la columna vertebral, las piernas, pelvis y costillas. Lo primero que hizo al despertarse del coma fue pedir un cigarrillo

Pasó 27 días en coma y estuvo meses hospitalizada, aunque se recuperó por completo de las fracturas (al principio tuvo una paralisis temporal de cintura para abajo), caminó con cojera por el resto de sus días. Además, no recordaba nada relacionado con el vuelo o el accidente, pues creía que en aquel momento viajaba a Trípoli (vuelo que había cubierto dos semanas antes). En aquel momento, el gobierno yugoslavo habló de un atentado por parte del grupo ultra nacionalista croata, Ustacha. Sin embargo, en el documental realizado en 2009 se sostiene que lo más probable es que el avión fuera derribado por la fuerza aérea checoslovaca por error, que se habría inventado la historia de la azafata, que en cualquier caso habría caído desde, quizá, cientos de metros pero de ninguna forma desde tantos.

Pero, ¿cómo pudo sobrevivir a una caída desde esa altura? Los investigadores de seguridad aérea nombraron varias posibles causas:

  • Se había quedado atrapada en un carrito de comida, por lo que no salió despedida del avión, como el resto de la tripulación.
  • La ladera de la montaña estaba llena de nieve, lo que redujo el impacto.
  • Al tener una presión arterial baja, se desmayó antes de que la cabina se despresurizara, y eso evitó que su corazón estallara en el impacto.

En aquel momento se culpó a los ultranacionalistas croatas, pero ahora se sostiene que lo más probable es que el avión fuera derribado por la fuerza aérea checoslovaca por error

Además, hay que tener en cuenta que iba en el avión, por supuesto, pues si hubiera caído 'ella sola' no habría tenido ninguna posibilidad de sobrevivir. En resumen, le debió su supervivencia a un cúmulo de casualidades. De cualquier forma, la joven Vesna se convirtió en una heroína nacional en la antigua Yugoslavia. Siguió llevando una vida normal hasta que fue despedida de JAT a principios de la década de 1990 después de participar en protestas antigubernamentales durante la disolución de Yugoslavia. Sea como fuere, nunca tuvo miedo a volar de nuevo en avión, porque no recordaba cómo había sido el accidente.

Viajar en avión
El redactor recomienda