Atraco en el almacén de vacunas: el increíble robo de miles de dosis contra la polio en 1959
  1. Alma, Corazón, Vida
Todo estaba planeado

Atraco en el almacén de vacunas: el increíble robo de miles de dosis contra la polio en 1959

El 31 de agosto a las 3 de la mañana, Robinson y dos cómplices irrumpieron en la universidad armados con revólveres y encerraron al guardia en una jaula con 500 monos

Foto: Foto: iStock
Foto: iStock

La industria farmacéutica está afrontando la mayor campaña de vacunación jamás vivida. Por si fuera poco, tienen que hacer frente a un nuevo y peligroso problema añadido: el robo de viales. 'Financial Times' asegura que tanto la Interpol como la Europol han advertido del probable incremento delictivo relacionado con este mercado.

Foto: Los viales robados están valorados en más de 10.000 dólares (Foto: EFE)

Esta no es la primera vez que la gente espera ansiosamente una vacuna. La historia revela el malestar emocional que acompaña a momentos como estos, así como las oscuras situaciones que pueden surgir cuando los ruines se aprovechan de ellas. Hay un caso concreto que podría ser una lección importante para los tiempos que corren actualmente: cuando hombres armados robaron miles de dosis de vacunas durante una escasez de suministros en 1959 .

La epidemia de polio

Era el verano de 1959, cuando la última gran epidemia de poliomielitis se extendió por Canadá, cuenta Paula Larsson, estudiante de doctorado del Centro de Historia de la Ciencia, Medicina y Tecnología de la Universidad de Oxford. Québec registró la mayor cantidad de casos ese año, con los periódicos que informaron más de mil casos y 88 muertes.

Aunque las autoridades sanitarias de Montreal advirtieron al público sobre la gravedad de la epidemia de verano, también rogaron a la población que mantuviera la calma. Lo que estaba lejos de ser reconfortante para los padres que temían por sus hijos.

La infección de poliomielitis puede causar parálisis permanente y fue mortal en el 5 por ciento de los casos. Los habitantes de Montreal se apresuraron a acudir a las clínicas de vacunación, a veces esperando durante horas bajo la lluvia.

La producción de vacunas en Canadá se limitó a solo dos laboratorios, y la mayoría fue proporcionada por Connaught Labs en la Universidad de Toronto. Esto ejerció una intensa presión sobre el suministro de vacunas y Quebec, como el resto de América del Norte, pronto se enfrentó a una escasez de vacunas.

Un robo planeado

En agosto, Montreal esperaba desesperadamente más vacunas. Fue un gran alivio cuando un gran envío de viales de color rojo cereza llegó de Connaught Labs a finales de mes. El suministro fue suficiente para cubrir la ciudad, y el excedente se planeó para redistribuirlo en toda la provincia.

Sin embargo, la redistribución nunca se llevó a cabo. Un hombre llamado Jean Paul Robinson, un trabajador temporal de vacunas, había encontrado las circunstancias demasiado atractivas.

A Robinson se le había encomendado la tarea de transportar los viales entre las distintas clínicas. Sabía que había escasez y que la gente estaba desesperada. También sabía dónde se almacenaba el suministro principal de vacunas: en el Instituto de Microbiología de la Universidad de Montreal.

A las 3 de la mañana del 31 de agosto de 1959, Robinson y dos cómplices irrumpieron en la universidad armados con revólveres. Encerraron al guardia nocturno en una jaula con 500 monos de laboratorio. Después, los ladrones rompieron la cerradura del enorme refrigerador, saquearon todas las cajas de la vacuna y robaron el automóvil del guardia como vehículo de escape.

Al final, se llevaron 75.000 viales, valorados en alrededor de medio millón de euros al cambio actual. Robinson alquiló un edificio de apartamentos vacío y guardó su premio.

placeholder Foto: iStock
Foto: iStock

El crimen conmocionó al país. Al día siguiente, la ciudad anunció que se había quedado sin vacunas por completo.

Se llamó a la policía provincial y se reunió un equipo especial de cuatro investigadores. Comenzaron por entrevistar al desafortunado guardia nocturno. No pudo identificar a los culpables, que habían estado usando calzas de nailon en la cara, pero los escuchó hablar sobre el transporte de las vacunas. La conversación proporcionó la única pista: parecía que al menos uno de los hombres estaba "familiarizado con los términos médicos".

La policía pronto trajo a un estudiante de medicina para interrogarlo. Al día siguiente, habían incautado un suministro de vacuna fresca de los estantes de una farmacia de Pont-Viau. Los viales confiscados mostraban el mismo número de serie que el suministro faltante.

Sin embargo, interrogar tanto al estudiante de medicina como al farmacéutico no llevó a la policía a ninguna parte y, durante los días siguientes, todas las pistas se agotaron. Peor aún, parecía que la ciudad se enfrentaba a un repunte de las infecciones, con otros 36 pacientes ingresados ​​en el hospital.

Captura

Mientras tanto, Robinson estaba tratando de averiguar qué hacer con su suministro de vacunas mal adquirido. Mantener el producto frío fue una tarea difícil: si se deja sin refrigerar durante demasiado tiempo, la vacuna sería inútil.

Llenó la nevera (reservando un estante para la cerveza), mientras que el resto de las cajas simplemente se dejaron en el piso a temperatura ambiente. Aunque había tenido la suerte de vender 299 viales por una considerable suma de 500 dólares al farmacéutico de Pont-Viau, prescindir del resto de la vacuna era demasiado arriesgado.

Arriesgando que la policía estaba más interesada en recuperar los viales que en atrapar al culpable, Robinson llamó por un teléfono público a la policía. Haciéndose pasar por un ciudadano preocupado, declaró que había visto una gran cantidad de casos sospechosos etiquetados como "Laboratorios Connaught" siendo descargados de un automóvil en St. Hubert Street en el East End.

La policía descubrió rápidamente los casos de vacunas que faltaban, pero antes de que pudieran usarse, las vacunas tendrían que ser probadas a fondo. Este proceso podría demorar hasta dos meses, lo que significa que los viales no se pudieron usar a pesar de la epidemia. No estaba previsto que llegaran nuevos envíos de la vacuna hasta dentro de unas semanas más.

Foto: 'Vacunación de Niños', de Vicente Borrás Abellá. (Museo del Prado)

El público recibió con indignación el resultado de la investigación, y el Montréal Star llegó a especular que la policía había hecho un trato con los culpables para recuperar la vacuna. En verdad, declaró, "en la historia de la justicia en Canadá, este caso no debe tener precedentes". Las vacunas robadas finalmente fueron aprobadas para uso general en octubre.

Por su parte, la policía estaba lejos de terminar de investigar. Pronto centraron su atención en identificar al culpable. Descubrieron que el hombre que había proporcionado la pista a la policía también era el que había vendido al boticario de Pont-Viau sus 299 viales.

La evidencia siguió acumulándose contra Robinson cuando el conserje del edificio de apartamentos lo identificó. Después de negar todos los cargos, Robinson huyó. Fue descubierto tres semanas después escondido en un pequeño cobertizo en una "granja aislada".

'Más allá de toda duda razonable'

Procesar a Robinson resultó ser una tarea mucho más difícil y el caso finalmente se vino abajo. Aunque uno de sus cómplices había identificado originalmente a Jean Paul Robinson como el autor intelectual del atraco, cuando se celebró el juicio dos años después, el testigo se retractó de su declaración original (más tarde sería acusado de perjurio).

El propio Robinson demostró ser imperturbable durante los interrogatorios en la corte. Se pintó a sí mismo como un ciudadano de espíritu público que simplemente había tratado de "recuperar" las vacunas robadas del verdadero cerebro criminal : un hombre misterioso llamado Bob. Robinson afirmó que Bob había preparado todo antes de desaparecer y escapar de la justicia.

El juez finalmente dictaminó que aunque la historia de Robinson era "extraña y un poco descabellada", al final, "la Corona no había probado un caso más allá de una duda razonable" y fue absuelto.

Vacunación Robos
El redactor recomienda