El cerebro gasta menos energía en ejecutar acciones que ya conoce
  1. Alma, Corazón, Vida
Repetir hábitos es beneficioso

El cerebro gasta menos energía en ejecutar acciones que ya conoce

La mejor forma de que tu cerebro requiera menos energía es repitiendo hábitos en los que pueda recordar qué hacer a continuación en lugar de pensar en ello

placeholder Foto: Nos sentimos mas cómodos en situaciones en las que sabemos qué es lo que va a pasar a continuación (Fuente: Unsplash)
Nos sentimos mas cómodos en situaciones en las que sabemos qué es lo que va a pasar a continuación (Fuente: Unsplash)

En esos momentos del día en los que podemos sentirnos más estresados, lo normal es recurrir a hábitos porque nos sentimos mas cómodos en situaciones en las que sabemos qué es lo que va a pasar a continuación. Y es que las rutinas son situaciones que hemos desempeñado a menudo y que sabemos exactamente cómo se van a desarrollar, y es esa familiaridad lo que nos hace sentir bien.

Además, el cerebro tiende a minimizar la energía que gasta en cualquier actividad. A diario, el cerebro utiliza un 20-25% de "combustible" a pesar de su pequeño tamaño. Este uso de energía se mantiene prácticamente intacto sin importar lo que estemos haciendo. Sin embargo, la mejor forma de que tu cerebro gaste menos es repitiendo hábitos en los que pueda recordar qué hacer a continuación en lugar de pensar en ello.

La tecnología es una herramienta que hace más eficientes nuestras tareas

Aunque recurrir a rutinas parece algo de lo más complaciente, es posible que si persistes en ella dejen de satisfacer necesidades presentes y futuras. Cuando esto ocurre, es importante dar un paso atrás y pararte a pensar si tus acciones son realmente eficientes. Desde Fast Company proponen tres escenarios en los que podríamos cambiar de forma eficiente nuestras rutinas:

Cuando hay mejores herramientas

La tecnología es una herramienta que hace más eficientes nuestras tareas y, en consecuencia, nuestras rutinas. Un ejemplo de esto son las empresas que dearrollan plataformas de software para automatizar procesos que solían tener a mano.

Cuando la tarea se queda obsoleta

Algunas de las rutinas a las que recurrimos pueden dejar de funcionar con el tiempo. Puede que tardes en descubrir que una rutina se ha quedado obsoleta, pero en cuanto lo detectas, es fundamental modificar y perfeccionar ese hábito.

Cuando tu trabajo cambia

Son muchas las personas que se han formado en tareas más técnicas y luego acaban desempeñando profesiones en las que tienen que lidiar con personas. Es por ello por lo que hay que deben hacer un cambio en sus rutinas para que puedan tanto resolver problemas técnicos como aquellos referidos a los recursos humanos.

Foto: Foto: iStock.

En resumen, nuestro cerebro requiere menos tiempo a la hora de ejecutar rutinas con las que está familiarizado, pero estas pueden quedarse obsoletas o dejar de ser útiles, por lo que estamos obligados a modificarlas para mejorar su eficacia. Con esto, creamos lo que serán nuevos hábitos que nuestro cerebro logrará desempleñar en un futuro con facilidad.

Cerebro Trabajo
El redactor recomienda