Una investigación revela que Stonehenge se levantó en Gales y 'viajó' 280 kilómetros
  1. Alma, Corazón, Vida
REVOLUCIÓN DE SUS ORÍGENES

Una investigación revela que Stonehenge se levantó en Gales y 'viajó' 280 kilómetros

Stonehenge tiene un origen mucho más misterioso del que se creía: fue levantado en Gales y transportado más de 280 kilómetros, hasta su ubicación actual, en Amesbury, Inglaterra

Foto: Stonehenge 'viajó' 280 kilómetros. (Reuters)
Stonehenge 'viajó' 280 kilómetros. (Reuters)

Stonehenge es uno de los monumentos más importantes y misteriosos del planeta. Un conjunto megalítico, construido entre el final del Neolítico y el comienzo de la Edad del Bronce, del que poco o nada sabemos, salvo que posiblemente tuviera un carácter ritual y que tiene ciertas características astronómicas con las que predecir las estaciones. Después de muchas investigaciones, un equipo de arqueólogos cree haber descubierto que, en realidad, su forma y ubicación iniciales eran muy diferentes.

Los expertos han hallado un extraño circulo abandonado en un lugar remoto de Galés que, según los análisis, fue desmontado y convertido posteriormente en Stonehenge. Tal y como explican los investigadores, se ha hallado una estructura desmantelada en las colinas de Preseli, que encaja a la perfección con las dimensiones del monumento ubicado actualmente en Amesbury, en el condado de Wiltshire (Inglaterra), a 280 kilómetros de distancia... y podría ser la respuesta a una leyenda.

Foto: Stonehenge, cerrado por el coronavirus. (Reuters)

Este círculo de piedra, llamado Waun Mawn, es el tercero más grande de los que se han encontrado en Gran Bretaña, pero lo que realmente lo convierte en importante es que su estructura encaja perfectamente con el conjunto megalítico de Stonehenge. Las sospechas comenzaron cuando, junto a este círculo, se halló una antigua cantera en la que la piedra que se extrae es exactamente igual a la que conforma esta mítica estructura. Cuando se han hecho pruebas, las respuestas hablan solas.

El círculo abandonado tene las mismas dimensiones que Stonehenge, concretamente 110 metros de diámetro y, además, aún se encuentran sobre el terreno las huellas del lugar que ocupaban las piedras, además de cuatro rocas que han sobrevivido al paso de los años. No solo encaja el tipo de roca, pues se trata de las mismas piedras azules que forman parte de Stonehenge, sino que la forma e, incluso, las marcas del suelo encajan exactamente con las del monumento.

Según esta investigación, publicada en 'Antiquity', Stonehenge fue levantado en Waun Mawn, cuyas piedras posteriormente fueron desplazadas 280 kilómetros. Recordemos que el monumento está compuesto por una serie de piedras azules, que son las primeras con las que se levantó la construcción y, posteriormente, se completó con la instalación de las piedras sarsen, que sí se sabe que fueron obtenidas de otra cantera ubicada a 24 kilómetros de su actual ubicación.

Ahora, los expertos han determinado que, efectivamente, esas piedras azules son exactamente iguales que las cuatro que se mantienen en pie en Waun Mawn y, además, encajan con el tipo de piedra de su cantera. Pero, por si fuera poco, las huellas del suelo de las piedras retiradas encajan con las de Stonehenge, sobre todo una de ellas, con una sección muy particular, cuyas medidas, formas y tamaño son exactamente las mismas, lo que sugiere que esas piedras estuvieron allí anteriormente.

Además, el círculo abandonado y el que actualmente se encuentra en Stonehenge tienen la misma orientación, pues ambos están colocados para alinearse con el amanecer del solsticio de verano. Este descubrimiento serviría para confirmar un estudio realizado hace unos años, en el un análisis isotópico de restos cremados en el monumento mostró que el 16% de las personas enterradas en Stonehenge procedían del suroeste de Gales.

Curiosamente, los datos científicos servirían para respaldar una antigua leyenda sobre Stonehenge: este mito, del siglo XII, cuenta que Merlín encabezó un ejército para recuperar un círculo de piedra que era mágico y que, tras conseguirlo, fue llevado cientos de kilómetros tierra adentro para convertirlo en Stonehenge. Ahora, la confirmación de este descubrimiento podría ser la ratificación de que esta leyenda escondía más verdad de la que se creía: una migración de 280 kilómetros.

Reino Unido Gales
El redactor recomienda