Las comidas más comunes que pueden causar serios daños a tu hígado
  1. Alma, Corazón, Vida
CUÍDATE MUCHO

Las comidas más comunes que pueden causar serios daños a tu hígado

Se trata de uno de los órganos más importantes del cuerpo humano, de ahí que haya que maximizar los cuidados para no sufrir enfermedades hepáticas en el futuro

placeholder Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

El hígado es el gran laboratorio del cuerpo humano, de ahí la enorme importancia que tiene a la hora de realizar las funciones vitales. En resumen, es el encargado de ayudar al estómago a digerir los alimentos, eliminar las toxinas y almacenar energía. Si no cuidamos bien nuestra dieta o mantenemos malos hábitos como por ejemplo beber alcohol o fumar, nos arriesgamos a sufrir serias enfermedades hepáticas que además de complicar mucho nuestra vida cotidiana pueden llegar a ser potencialmente mortales.

Algunos de los síntomas más comunes de diversas enfermedades hepáticas incluyen hinchazón en el abdomen o las piernas, cambios bruscos en el color de las heces o la orina y, sobre todo, ictericia, es decir, piel y ojos amarillos. Como no quieres exponerte a esta serie de riesgos, aquí van una serie de alimentos y productos que deberías eliminar de tu dieta lo antes posible, recopilados por la revista 'Eat This Not That'.

Refrescos azucarados

El alcohol no es la única bebida que puede causar serios estragos a tu hígado. También las bebidas azucaradas y refrescos. "En dosis bajas pueden llegar a ser malas para tu intestino delgado", reconoce Ian Braithwhite, especialista en salud y estilo de vida británico. "Pero en dosis altas pueden llegar a producir toxicidad hepática. Los alimentos que propocionan más cantidad de fructosa (uno de los ingredientes tóxicos de los refrescos) contienen azúcares altamente refinados".

Algunas salsas

Si quieres cuidar tu hígado, otra de las mejores cosas que puedes hacer es decir adiós al ketchup o a la mostaza. A no ser que optes por hacerlas tú mismo, ya que el problema radica en que, al igual que los refrescos, contienen muchos azúcares añadidos. "A menudo, las fuentes más peligrosas de fructosa son aquellas en las que el contenido de azúcar es menos obvio como el ketchup o algunos aliños de ensaladas", asegura el especialista.

Patatas fritas

Evidentemente, a no ser que las cocines tú mismo, si las compras ya congeladas es muy posible que contengan un alto contenido de grasas saturadas. "Las dietas altas en este tipo de lípidos llevan a un aumento de la grasa presente en el hígado y afectan a la resistencia de la persona a la insulina", explica Leann Poston, médico especialista en enfermedades hepáticas.

Aceites vegetales

"El aceite vegetal se oxida más rápidamente que la de oliva a la hora de freír, contribuyendo al daño hepático por medio de la enfermedad del hígado graso no alcohólico", asegura Kelly Cole, enfermera británica. Por ello, lo mejor que puedes hacer es gastarte un poco más de dinero en el aceite de oliva. Tu salud y tu hígado te lo agradecerán.

Charcutería

La buena cantidad de sodio que contienen este tipo de productos cárnicos puede causar un desequilibrio de las proporciones de líquidos en el cuerpo, lo que "dificulta que el hígado realice un filtrado eficiente", recalca John Fawkes, dietista y especialista en nutrición. "Esto podría causar problemas hepáticos mucho más graves en el futuro".

Salud Azúcar Estilo de vida Piel Aceites
El redactor recomienda