¿Qué hacen tus perros cuando no les miras? Así cambian su comportamiento
  1. Alma, Corazón, Vida
¿QUÉ HACEN TUS PERROS CUANDO NO LES MIRAS?

¿Qué hacen tus perros cuando no les miras? Así cambian su comportamiento

Una investigación grabó a parejas de perros que conviven juntos y han descubierto un patrón que plantea aún más preguntas a su comportamiento: las mascotas son más propensas a interactuar entre ellas siempre que haya alguien que les mire

placeholder Foto: ¿Se llevan tan bien tus perros como piensas? Foto: EFE
¿Se llevan tan bien tus perros como piensas? Foto: EFE

¿Qué hacen tus perros cuando no les miras? Probablemente no estén jugando y a lo mejor pasan horas y horas ignorándose. Sin embargo, cuando el dueño les presta atención interactúan todo el rato. Se persiguen, se huelen, se mordisquean, juegan…

La sorprendente conclusión es fruto de un estudio realizado por Lindsay Mehrkam, una conductista animal y autora principal de un artículo publicado en Animal Cognition. Un estudio algo innovador, ya que no conocían "ninguna investigación que realmente haya demostrado el efecto de un público humano que afecte al comportamiento típico de las especies, en este caso el juego de perros y perros", según recoge la revista Phys.

Foto: Gato y perro

Para ello, grabaron a 10 parejas de perros que habían vivido juntos durante al menos seis meses. Los dueños afirmaban que, por lo menos, jugaban una vez al día. Los analizaron en tres escenarios distintos: con el dueño ausente, con el dueño presente pero ignorándolos y con el dueño viéndolos, hablándolos y acariciándolos. Repitieron los mismos parámetros tres veces cada día y siempre los mismos resultados.

Si no nos miran, no jugamos

Si los dueños miraban, era más normal que los perros interactuaran entre ellos: "Es realmente sorprendente que los perros que tienen la oportunidad de jugar entre sí cuando quieren, sin embargo, es mucho más probable que se levantan de sus traseros y comienzan a jugar cuando una persona sólo está prestando atención a ellos", ha explicado el coautor el estudio, Clive Wynne, de la Universidad Estatal de Arizona.

"Es uno de esos tipos de estudios que lleva a muchas más preguntas que respuestas"

Pero… ¿por qué? Las conclusiones son varias. "Es uno de esos tipos de estudios que lleva a muchas más preguntas que respuestas", ha asegurado Mehrkam. Apuntan que los perros podrían actuar como los niños pequeños, que cuando están sus padres enseñan todo lo que saben hacer. Incluso también podrían haber aprendido que jugar entre ellos gusta a los dueños, que les recompensan con caricias o incluso uniéndose a ellos. Además, la presencia del humano les da un "chute de oxitocina", la llamada hormona de la felicidad, que les hace estar más activos.

Sin embargo, hay otra explicación completamente contraria. Los perros solo se atreven a jugar delante de un humano que les da seguridad. Cuando interactúan con otros animales fortalecen lazos, pero a veces se les puede ir de las manos y provocar una situación tensa donde empiecen a agredirse de verdad. Los dueños serían una especie de seguro contra una pelea.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Mascotas Animales Psicología Perro
El redactor recomienda