Cómo cambia nuestra personalidad según vamos envejeciendo
  1. Alma, Corazón, Vida
SEGÚN LA CIENCIA

Cómo cambia nuestra personalidad según vamos envejeciendo

Los psicólogos creen que "no somos la misma persona durante toda nuestra vida" ya que no solo envejecemos físicamente, sino también mentalmente

placeholder Foto: Las personas no son las mismas durante toda su existencia (Pixabay)
Las personas no son las mismas durante toda su existencia (Pixabay)

Hay muchos memes que hacen bromas sobre cómo cambiamos las personas con el paso del tiempo y es algo muy fácil de comprobar a cualquier edad: con 40 no tienes la misma forma de afrontar los problemas que con 20; con 60 piensas de una manera muy diferente a cuando tenías 30 y con 80 las cosas importantes de la vida son muy distintas a las que parecían prioridades a los 50.

Las personas envejecemos con el discurrir de los años, pero no solo cambiamos físicamente, también en nuestra personalidad, como confirma a la BBC el psicólogo de la Universidad de Edimburgo René Mõttus: "La conclusión es exactamente esta: no somos la misma persona durante toda nuestra vida". Y hay investigaciones científicas que demuestran esta afirmación.

Foto: Si de niño eres cauteloso, de mayor, también lo serás. Foto: Pixabay.

Hay algunas facetas de la personalidad que cambian a mejor con la llegada a la vejez: nos volvemos más agradables y menos neuróticos, personas más altruistas y confiadas (aunque eso provoque algunos problemas), mejora nuestro sentido del humor y tenemos más fuerza de voluntad. Incluso se reduce el narcisismo y la psicopatía, unos rasgos de la personalidad que suelen estar mucho más marcados en la primera mitad de la vida.

Personalidades maleables

Los psicólogos pensaban que la personalidad se asentaba con el paso a la edad adulta y se estabilizaba sobre los 30 años, pero René Mõttus señala que "las personas se vuelven más agradables y más adaptadas socialmente. Son cada vez más capaces de equilibrar sus propias expectativas de vida con las demandas de la sociedad". Un proceso que los profesionales denominan "maduración de la personalidad".

placeholder Con el paso de los años cambian las prioridades (EFE/Sanjay Baid)
Con el paso de los años cambian las prioridades (EFE/Sanjay Baid)

Esos cambios, que comenzarían en la adolescencia y se demostrarían incluso en personas que superen los 80 años, se producen en todas las culturas conocidas, por lo que no es algo que afecte solo a nuestra forma de vida. Eso sí, esa personalidad que muestra cada individuo permanece con él durante toda su vida. Por eso, si de joven era una persona dominante, es posible que en la vejez siga teniendo un carácter dominante, aunque modelado a sus circunstancias.

Lo demostraría una investigación de Wiebke Bleidorn, psicóloga de la Universidad de California. Estudió diversas culturas en las que las personas trabajan, se casan y asumen responsabilidades más rápido de lo normal y descubrió que "sus personalidades tienden a madurar a una edad más temprana". Es decir, nuestra personalidad podría estar marcada por factores genéticos, pero las presiones sociales la irían modelando a lo largo de la existencia.

Aunque hay factores genéticos en la personalidad, ésta cambia con las circunstancias

Los psicólogos están convencidos de que nuestra personalidad está ligada a nuestro bienestar, sobre todo, teniendo en cuenta nuestro proceso de envejecimiento. Sin embargo, el hecho de que los ancianos tengan más control sobre sus emociones demostraría que esa imagen que se tiene de ellos de ser unos gruñones no es cierta, sino que es más que probable que quien se muestre así es que ya lo era muchos años antes.

Psicología Envejecimiento
El redactor recomienda